AS­TI­LLE­RO

La Jornada - - EDITORIAL - JU­LIO HER­NÁN­DEZ LÓ­PEZ

Pe­ña, Clau­dio X y la crí­ti­ca ◗ Ca­pi­tal pri­va­do, So­ros: pe­rio­dis­mo ◗ Mon­real man­tie­ne sus­pen­so ◗ Cri­men su­pera a ins­ti­tu­cio­nes

na ver­sión pu­bli­ca­da en la pri­me­ra pla­na de The New York Ti­mes apun­ta ha­cia la in­dis­po­si­ción de la ca­sa pre­si­den­cial a la crí­ti­ca y da re­fe­ren­cia de ro­ces o dis­tan­cia­mien­tos ex­plí­ci­tos en las éli­tes me­xi­ca­nas. En ma­yo del pre­sen­te año, du­ran­te una reunión con los prin­ci­pa­les em­pre­sa­rios del país, En­ri­que Pe­ña Nie­to ha­bría di­cho a Clau­dio X Gon­zá­lez La­por­te (uno de los hom­bres más ri­cos del país, má­xi­mo di­rec­ti­vo du­ran­te dé­ca­das de Kim­berly-Clark en Mé­xi­co, siem­pre cer­cano a Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri): “Tu hi­jo de­be­ría de­jar de ser tan crí­ti­co con el go­bierno”. En­se­gui­da, ha­bría di­cho el ac­tual ocu­pan­te de la si­lla pre­si­den­cial me­xi­ca­na: “La so­cie­dad ci­vil no de­be pa­sar tan­to tiem­po ha­blan­do de co­rrup­ción” (el vo­ce­ro pre­si­den­cial, Eduar­do Sán­chez, des­min­tió la ver­sión del dia­rio neo­yor­quino y re­pro­chó que és­te no re­pro­du­je­ra la ver­sión ofi­cial de las pa­la­bras de Pe­ña, que se le ha­bría en­tre­ga­do a un re­por­te­ro de di­cho pe­rió­di­co). El hi­jo del em­pre­sa­rio es Clau­dio X Gon­zá­lez Gua­jar­do, quien ha de­di­ca­do lar­gos años de su vi­da a pro­mo­ver or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Me­xi­ca­nos Pri­me­ro y, ac­tual­men­te, Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción. Con la pri­me­ra fir­ma (cu­yo le­ma es “Só­lo la edu­ca­ción de ca­li­dad cam­bia a Mé­xi­co”) ha apo­ya­do la re­for­ma edu­ca­ti­va del go­bierno pe­ñis­ta, a tal gra­do que se le ha con­si­de­ra­do de ma­ne­ra cons­tan­te co­mo un alia­do de di­cho go­bierno y una es­pe­cie de vo­ce­ro de los in­tere­ses de Te­le­vi­sa en esa ma­te­ria. Lue­go de 10 años, Gon­zá­lez Gua­jar­do de­jó en abril pa­sa­do la pre­si­den­cia de Me­xi­ca­nos Pri­me­ro (el su­ce­sor es Ale­jan­dro Ra­mí­rez, di­rec­tor de Ci­né­po­lis) y se con­cen­tró en Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción, don­de fue­ron con­tra­ta­dos pe­rio­dis­tas des­ta­ca­dos (en­tre ellos, Sal­va­dor Ca­ma­re­na, Da­niel Li­zá­rra­ga y Raúl Ol­mos) y se han pro­du­ci­do re­por­ta­jes e in­ves­ti­ga­cio­nes que, co­mo se ve, han pro­vo­ca­do mo­les­tias en Los Pi­nos. Apar­te de las aris­tas re­la­cio­na­das con la preo­cu­pan­te pre­sión del ocu­pan­te de la si­lla pre­si­den­cial con­tra un em­pre­sa­rio in­du­da­ble­men­te ado­sa­do al po­der po­lí­ti­co, pa­ra que fre­ne las ac­ti­vi­da­des de un hi­jo que su­pera el me­dio si­glo de vi­da, y de las im­pli­ca­cio­nes que ello ten­ga en las re­la­cio­nes en­tre gru­pos co­mo el pe­ñis­ta y el sa­li­nis­ta, el epi­so­dio per­mi­te asomarse al fe­nó­meno de la cre­cien­te to­ma de las tri­bu­nas pe­rio­dís­ti­cas tra­di­cio­na­les por par­te de nue­vas for­mas de tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co, co­mo Me­xi­ca­nos con­tra la co­rrup­ción y, re­cien­te­men­te, en el ca­so de Ode­brecht y Lo­zo­ya, Quin­to Ele­men­to Lab. De pron­to, la agen­da pe­rio­dís­ti­ca y po­lí­ti­ca que de ma­ne­ra na­tu­ral han bus­ca­do im­po­ner los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les ha si­do mo­de­la­da por en­ti­da­des nue­vas, con fi­nan­cia­mien­to pri­va­do y ob­je­ti­vos no so­la­men­te pe­rio­dís­ti­cos, las cua­les pro­du­cen ma­te­rial in­tere­san­te que a su vez es re­pro­du­ci­do ca­si de ma­ne­ra acrí­ti­ca por me­dios tra­di­cio­na­les, que así tras­la­dan even­tua­les enojos del po­der ha­cia la fuen­te pri­mi­ge­nia del re­por­ta­je o no­tas in­có­mo­das o, sim­ple­men­te, su­plen su fal­ta de pro­duc­ción pro­pia con apor­ta­cio­nes ex­ter­nas. En es­te pro­ce­so es no­ta­ble, en di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes y pro­yec­tos, ca­da vez más, la par­ti­ci­pa­ción mo­ne­ta­ria de Open So­ciety, la or­ga­ni­za­ción del mul­ti­mi­llo­na­rio Geor­ge So­ros, que fi­nan­cia en Mé­xi­co, así sea par­cial­men­te, al­gu­nas for­mas de in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca e in­clu­so la ela­bo­ra­ción de una “agen­da” de tra­ba­jo y or­ga­ni­za­ción de pe­rio­dis­tas me­xi­ca­nos. En otro te­ma: los re­dac­to­res de dis­cur­sos hi­cie­ron a Pe­ña Nie­to pro­nun­ciar una fra­se re­bus­ca­da pa­ra de­cir, sin de­cir, que el cri­men or­ga­ni­za­do es­tá por en­ci­ma de los go­bier­nos de es­te país: “hay que re­co­no­cer que el di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal vi­gen­te de des­cen­tra­li­za­ción de las la­bo­res de se­gu­ri­dad ha si­do re­ba­sa­do por los desafíos del si­glo XXI”. Ex­pli­có que, mien­tras las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les han adop­ta­do avan­ces tec­no­ló­gi­cos y se han vuel­to su­ma­men­te com­ple­jas, mu­chas ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les de se­gu­ri­dad no han evo­lu­cio­na­do. Ah, pues sí. Las pa­la­bras de Pe­ña Nie­to se pro­du­je­ron du­ran­te una se­sión del Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca y tie­nen co­mo con­tex­to los es­fuer­zos en bus­ca de que sea apro­ba­da la ley de se­gu­ri­dad in­te­rior (pa­ra apa­ci­guar in­quie­tu­des en ám­bi­tos mi­li­ta­res) y de que se sos­ten­ga el pa­se au­to­má­ti­co del priís­ta Raúl Cer­van­tes An­dra­de, de la ac­tual Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca a la nue­va Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción, don­de el miembro del gru­po de Pe­ña Nie­to se man­ten­dría du­ran­te nue­ve años, “au­tó­no­mo” de quien ocu­pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en ese lap­so. Ri­car­do Mon­real Ávi­la pro­nun­ció ayer un dis­cur­so en la ex­pla­na­da de las ofi­ci­nas de la de­le­ga­ción Cuauh­té­moc pa­ra alar­gar el mo­men­to de la to­ma de de­ci­sio­nes res­pec­to de la en­cues­ta ofi­cial de Mo­re­na, en la que no se le de­ter­mi­nó co­mo ga­na­dor. El ex go­ber­na­dor de Za­ca­te­cas dio un gi­ro sus­tan­cial a la pos­tu­ra que ha­bía man­te­ni­do un día an­tes, en un ma­ra­tón de de­cla­ra­cio­nes an­te me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Ne­gó que es­té con un pie fue­ra de Mo­re­na, in­sis­tió en que desea se­guir en es­te par­ti­do y se es­me­ró en mos­trar­se con­ci­lia­dor y elo­gio­so res­pec­to de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor. Sin em­bar­go, pro­pu­so que se re­pu­sie­ra la en­cues­ta que dio co­mo triun­fa­do­ra a Clau­dia Shein­baum, con ejer­ci­cios ad­jun­tos, “es­pe­jo”, o que se reali­ce una con­sul­ta a po­bla­ción abier­ta. En la mis­ma reunión, in­for­mó que ha re­ci­bi­do in­vi­ta­cio­nes de cin­co par­ti­dos pa­ra ser aban­de­ra­do en la bús­que­da del go­bierno ca­pi­ta­lino. Pe­ro, aña­dió Mon­real, él es de Mo­re­na. El gran ca­pi­tal anun­cia su vo­to. Jai­me Reus­che, ana­lis­ta so­be­rano pa­ra Mé­xi­co de Moody’s In­ves­tors Ser­vi­ce, di­jo ayer: “Ha­brá vo­la­ti­li­dad muy in­ten­sa por­que los mer­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos sí es­tán muy preo­cu­pa­dos por una vic­to­ria de Ló­pez Obra­dor. Si es que ga­na, sa­be­mos que ha­brá un cho­que bru­tal, pe­ro se­rá tem­po­ral y de cor­to pla­zo. Se va a dis­pa­rar el pe­so, se van a te­ner que su­bir ta­sas de in­te­rés, ha­brá mu­cha vo­la­ti­li­dad en los flu­jos, no só­lo cam­bia­rios, sino tam­bién de in­ver­sión y ha­brá al­go de pá­ni­co ini­cial”. ¡Has­ta ma­ña­na!

In­te­gran­tes de la Cam­pa­ña Na­cio­nal con­tra la Des­apa­ri­ción For­za­da rea­li­za­ron un ac­to pa­ra hon­rar a las víc­ti­mas de ese de­li­to, exi­gie­ron a la Cá­ma­ra de Dipu­tados que in­te­gre las ob­ser­va­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil en la nue­va nor­ma y que aprue­be la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.