La cla­se me­dia me­xi­ca­na es me­nos de 25% del to­tal na­cio­nal, re­ve­la in­for­me

Si­gue cre­cien­do el nú­me­ro de po­bres en el país; y los ri­cos tie­nen más, se­ña­la

La Jornada - - POLÍTICA - PA­TRI­CIA MU­ÑOZ RÍOS

En Mé­xi­co la cla­se me­dia se ha re­du­ci­do, drás­ti­ca­men­te ya que ha­ce 10 años la po­bla­ción que es­ta­ba en es­ta con­di­ción eco­nó­mi­ca y so­cial re­pre­sen­ta­ba 33 por cien­to del to­tal na­cio­nal y aho­ra es me­nos de 25 por cien­to. En con­tra­par­te, si­gue cre­cien­do el nú­me­ro de po­bres en el país.

El in­for­me Mé­xi­co, país de po­bres y no de cla­ses me­dias, que die­ron a co­no­cer ayer el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción pa­ra el Desa­rro­llo de la Equi­dad de la Uni­ver­si­dad Ibe- roa­me­ri­ca­na, la fun­da­ción Kon­rad Ade­nauer y el Ob­ser­va­to­rio de los Sa­la­rios, se­ña­la lo an­te­rior y plan­tea que dis­mi­nu­yó la cla­se me­dia en el país, por los ba­jos in­gre­sos de la po­bla­ción, el he­cho de que 56 por cien­to de la mis­ma no tie­ne se­gu­ri­dad so­cial, hay fal­ta de opor­tu­ni­da­des, y ha cre­ci­do la de­sigual­dad.

Mi­guel Re­yes, ca­te­drá­ti­co de es­ta ins­ti­tu­ción y di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Sa­la­rios, pun­tua­li­zó que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial del país no ha si­do la ade­cua­da; no hay vin­cu­la­ción de in­gre­sos con los mer­ca­dos la­bo­ra­les; ni ac­cio­nes n mi ar­tícu­lo an­te­rior que es­cri­bí pa­ra La Jor­na­da del jue­ves 17 de agos­to, pre­sen­té una com­pa­ra­ción cla­ra en­tre los ni­ve­les de sa­la­rios que pa­gan las com­pa­ñías mi­ne­ras en Mé­xi­co, fren­te a los suel­dos que los tra­ba­ja­do­res del mis­mo sec­tor in­dus­trial ob­tie­nen en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y en otras par­tes del mun­do. Pa­ra ilus­trar­lo me­jor se­ña­lé a ma­ne­ra de ejem­plo que “Gru­po Mé­xi­co de Ger­mán Fe­li­ciano La­rrea, Gru­po Pe­ño­les de Al­ber­to Bai­lle­res y Gru­po Acerero del Nor­te de Alonso An­ci­ra Eli­zon­do pa­gan en pro­me­dio a los mi­ne­ros so­me­ti­dos y ame­na­za­dos por esas em­pre­sas, in­gre­sos que fluc­túan en mo­ne­da ex­tran­je­ra en­tre 5 y 10 dó­la­res al día, mien­tras que en Nor­tea­mé­ri­ca va­rían en­tre 35 y 45 dó­la­res la ho­ra”.

Tam­bién in­di­qué que ha­ce 15 días una de las mi­nas de co­bre más gran­des de la pro­vin­cia de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, Ca­na­dá, la High­land Va­lley Cop­per, acep­tó du­ran­te su re­vi­sión de con­tra­to co­lec­ti­vo con los miem­bros de los United Steel­wor­kers del dis­tri­to 3, pa­gar ca­si 53 dó­la­res la ho­ra (52.59) sin con­flic­tos ni ame­na­zas o re­pre­sión, co­mo nor­mal­men­te ocu­rre en Mé­xi­co.

Esas bru­ta­les di­fe­ren­cias de ex­plo­ta­ción, in­de­cen­tes e in­mo­ra­les, han con­ver­ti­do a esos em­pre­sa­rios en los hom­bres más ri­cos pe­ro tam­bién los más mi­se­ra­bles de nues­tro gran país. No hay du­da, es más cla­ro que el agua y no tie­ne más jus­ti­fi­ca­ción que la de la ava­ri­cia y la am­bi­ción des­me­di­da y des­hu­ma­ni­za­da de los ac­cio­nis­tas y sus ab­yec­tos cuer­pos di­rec­ti­vos y ge­ren­cia­les. Los re­cur­sos na­tu­ra­les del sub­sue­lo son pro­pie­dad de la na­ción y esas em­pre­sas los ex­traen ba­jo con­ce­sio­nes ili­mi­ta­das que el pa­ra re­dis­tri­buir el in­gre­so. Por el con­tra­rio los ri­cos del país, ca­da vez son más ri­cos. En tan­to, los pro­gra­mas asis­ten­cia­lis­tas só­lo tra­tan de con­te­ner el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de po­bres, sin éxi­to.

Dio a co­no­cer es­ta­dís­ti­cas que se­ña­lan que el in­gre­so po­co ha avan­za­do en 10 años, ya que el sa­la­rio mí­ni­mo es de 80.04 pe­sos y ten­dría que ser 353 pe­sos pa­ra que los tra­ba­ja­do­res al­can­za­ran a ad­qui­rir la ca­nas­ta ali­men­ta­ria y no ali­men­ta­ria bá­si­ca; en tan­to la po­bla­ción que se en­cuen­tra por de­ba­jo de la lí­nea de bie­nes­tar, es 51.7 por go­bierno en turno les en­tre­ga, con pa­go mí­ni­mo de im­pues­tos por hec­tá­rea y no por el va­lor ex­traí­do, ade­más de que ac­túan co­mo ca­ci­ques re­gio­na­les con to­do el po­der y el chan­ta­je so­bre los go­bier­nos lo­ca­les en don­de ope­ran.

Ma­ni­pu­lan a la vez a esas au­to­ri­da­des y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra ha­blar en su fa­vor y en con­tra del Sin­di­ca­to Mi­ne­ro, uti­li­zan­do a la Cá­ma­ra Mi­ne­ra de Mé­xi­co y a la Cá­ma­ra Na­cio­nal del Ace­ro, que no son más que apén­di­ces de La­rrea, Bai­lle­res y An­ci­ra, pa­ra ex­ter­nar opi­nio­nes ne­ga­ti­vas y uti­li­zar pa­ra sus fi­nes per­ver­sos a to­das las de­más pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

Pa­ra col­mo, las em­pre­sas na­cio­na­les y ex­tran­je­ras de la mi­ne­ría uti­li­zan la mis­ma ma­qui­na­ria y equi­po, así co­mo si­mi­lar tec­no­lo­gía pa­ra ex­traer los mi­ne­ra­les y trans­for­mar­los en me­ta­les in­dus­tria­les, ya que son pro­ce­sos uni­ver­sa­les. Los pre­cios de los pro­duc­tos fi­na­les son prác­ti­ca­men­te igua­les pa­ra to­dos, ya que se co­ti­zan en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. ¿Qué no se dan cuen­ta los fun­cio­na­rios del go­bierno ac­tual que es­tán pre­mian­do a las em­pre­sas que vi­ven de la ex­plo­ta­ción in­hu­ma­na de la fuer­za de tra­ba­jo pa­gan­do sa­la­rios de mi­se­ria, y ex­tra­yen­do los re­cur­sos na­tu­ra­les no re­no­va­bles, con­ta­mi­nan­do el me­dio am­bien­te, los ríos y los ma­res y des­tru­yen­do la na­tu­ra­le­za con ac­ti­vi­da­des sin con­trol cien­to; in­clu­so, 49.09 por cien­to de los em­pre­sa­rios es­tán por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za mo­ne­ta­ria, que son los pe­que­ños y me­dia­nos.

De 1996 y has­ta 2006 el por­cen­ta­je de po­bla­ción de cla­se me­dia cre­ció en for­ma im­por­tan­te en Mé­xi­co, pe­ro a par­tir de esa fe­cha vol­vió a des­cen­der sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, por ca­ren­cia ali­men­ta­ria, de ac­ce­so a la se­gu­ri­dad so­cial, a los ser­vi­cios bá­si­cos, vi­vien­da y edu­ca­ción.

Hi­zo ver que es ne­ce­sa­rio pa­ra el país un cam­bio de mo­de­lo de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­dus­trial, so­cial, fis­cal; gas­to re­dis­tri­bu­ti­vo, dar ac- e irre­ver­si­bles, con una deu­da so­cial muy ele­va­da?

Ade­más, el cos­to de la vi­da en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá se­rá más ele­va­do que en Mé­xi­co, qui­zás al do­ble, lo cual no justifica las di­fe­ren­cias en sa­la­rios de 10, 50, 100 o más ve­ces por en­ci­ma de los de Mé­xi­co. Es­to de aquí se lla­ma abu­sar, apro­ve­char­se y ac­tuar con to­tal im­pu­ni­dad.

Esos des­ho­nes­tos em­pre­sa­rios, co­mo La­rrea, Bai­lle­res y An­ci­ra, en­tre otros más, han pro­vo­ca­do las peo­res tra­ge­dias en la his­to­ria de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra del país, co­mo el ho­mi­ci­dio in­dus­trial y la ne­gli­gen­cia cri­mi­nal de Gru­po Mé­xi­co en la mi­na de car­bón de Pas­ta de Con­chos, don­de mu­rie­ron 65 tra­ba­ja­do­res, 63 to­da­vía hoy, a 11 años de dis­tan­cia, sin res­ca­tar. O bien la con­ta­mi­na­ción de los ríos So­no­ra y Ba­ca­nu­chi en Ca­na­nea, afec­tan­do con cán­cer y otras en­fer­me­da­des a más de 22 mil per­so­nas de la re­gión. Igual su­ce­de con las mis­mas y otras com­pa­ñías se­ña­la­das, que con­ta­mi­nan y en­ve­ne­nan el me­dio am­bien­te de Fres­ni­llo y To­rreón (Gru­po Pe­ño­les de Bai­lle­res) Na­co­za­ri, Ca­na­nea, Tax­co y Som­bre­re­te (Gru­po Mé­xi­co de La­rrea), Mon­clo­va y la re­gión car­bo­ní­fe­ra de Coahui­la (Gru­po Acerero del Nor­te de An­ci­ra), don­de a los ni­ños, a los ha­bi­tan­tes y a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes les es­tán im­pi­dien­do un sano cre­ci­mien­to fí­si­co, men­tal e in­te­lec­tual. ce­so a ser­vi­cios y de­re­chos so­cia­les a más po­bla­ción; que fis­cal­men­te se apo­ye los pe­que­ños em­pre­sa­rios y no a las gran­des cor­po­ra­cio­nes; dar op­cio­nes a los jó­ve­nes que ven que en 10 años el in­gre­so pro­me­dio ha caí­do de 8 mil a 5 mil pe­sos men­sua­les; des­apa­ri­ción de re­gí­me­nes fis­ca­les es­pe­cia­les y otras.

Mi­guel Re­yes y el maes­tro Mi­guel Ló­pez Ló­pez, coor­di­na­dor de la li­cen­cia­tu­ra en Eco­no­mía y Fi­nan­zas de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Pue­bla, sos­tu­vie­ron que el Ine­gi ya es­tá tru­quean­do sus es­ta­dís­ti­cas y des­de 2014 de un plu­ma­zo re­du­jo los por­cen­ta­jes de de­sigual­dad en Mé­xi­co y lo con­vir­tió en un país de cla­ses me­dias inexis­ten­tes, con lo que pu­so en ries­go su cre­di­bi­li­dad.

Ese ins­ti­tu­to sos­tu­vo que en los dos úl­ti­mos años cre­ció el in­gre­so de los po­bres en 22 por cien­to y se re­du­jo el de los ri­cos en 8 por cien­to “Quién va a creer eso?” cues­tio­na­ron.

¿Qué su­ce­de con las au­to­ri­da­des? Es­tán con­de­nan­do a la mi­se­ria, la mar­gi­na­ción y el su­fri­mien­to a mi­les o mi­llo­nes de me­xi­ca­nos. Pa­ra col­mo de la in­com­pe­ten­cia y la co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal, se­gún la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal Wood Mac­ken­zies Me­tals Coast Lea­gue, en un aná­li­sis de los gas­tos en­tre las em­pre­sas mi­ne­ras más gran­des del mun­do, la mi­na La Ca­ri­dad del cé­le­bre y cí­ni­co Ger­mán La­rrea ubi­ca­da en Na­co­za­ri, So­no­ra, tie­ne los cos­tos más ba­jos de to­das las com­pa­ñías des­de el año 2012, que va­rían des­de 11 cen­ta­vos de dólar por pro­du­cir una libra de co­bre, has­ta 51 cen­ta­vos de la mis­ma mo­ne­da en 2017. El pre­cio del me­tal en la ac­tua­li­dad es­tá en po­co más de 3 dó­la­res la libra en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Eso no es efi­cien­cia, eso se lla­ma abu­so y ex­plo­ta­ción des­ca­ra­da, a la que tie­nen so­me­ti­dos a los mi­ne­ros a ni­ve­les ca­si de sub­sis­ten­cia y que los go­bier­nos pa­nis­tas y priís­tas por in­tere­ses crea­dos no han que­ri­do ver, mu­cho me­nos co­rre­gir.

No es mi­la­gro ni ca­sua­li­dad que los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros ha­yan con­ti­nua­do es­ta­ble­cien­do y pro­mo­vien­do nue­vas ac­ti­vi­da­des en nues­tro país y que tie­nen tan de­ses­pe­ra­do al go­bierno con­ser­va­dor del pre­si­den­te Trump, quien an­te esa po­lí­ti­ca fa­lli­da y esa es­tra­te­gia des­hu­ma­ni­za­da del go­bierno me­xi­cano que no crea em­pleos dig­nos ni obli­ga a las em­pre­sas a pa­gar los sa­la­rios jus­tos, ha in­sis­ti­do en le­van­tar un ab­sur­do y de­ni­gran­te mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra me­xi­ca­na. Le que­da po­co más de un año al go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to y se­gu­ra­men­te es­ta deu­da so­cial his­tó­ri­ca con­traí­da con el pue­blo de Mé­xi­co se va a in­cre­men­tar en es­tos úl­ti­mos 14 me­ses de su cues­tio­na­da ad­mi­nis­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.