His­to­ria ne­gra, no­ve­la ne­gra

La Jornada - - OPINIÓN - SER­GIO RA­MÍ­REZ

n las con­ver­sa­cio­nes li­te­ra­rias nun­ca de­ja de apren­der­se, des­de las más esen­cia­les a las ba­na­les. En la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Pa­na­má, don­de he ve­ni­do a re­ci­bir el pre­mio Pa­na­má Ne­gro, se ha dis­cu­ti­do en una me­sa en la que par­ti­ci­po por qué a la no­ve­la poli­cia­ca se la lla­ma no­ve­la ne­gra.

Se ar­gu­ye­ron no po­cas ra­zo­nes, pe­ro uno de los participantes tra­tó de zan­jar el de­ba­te in­for­man­do que to­do vie­ne del co­lor ne­gro que tu­vie­ron des­de el co­mien­zo las ta­pas de los li­bros de la se­rie po­li­cial de la edi­to­rial Ga­lli­mard en Fran­cia. Pe­ro al­guien más ale­gó que ya an­tes, no­ve­li­tas de es­te ti­po se pu­bli­ca­ban en la re­vis­ta Black Mask (Más­ca­ra Ne­gra) en Es­ta­dos Uni­dos, lo cual de­ja abier­ta la com­pe­ten­cia en cuan­to a la de­no­mi­na­ción de ori­gen.

No­ve­la ne­gra es el si­nó­ni­mo más di­fun­di­do, y pre­fe­ri­do, cuan­do que­re­mos de­cir no­ve­la poli­cia­ca, o no­ve­la cri­mi­nal, o no­ve­la so­bre po­li­cías y cri­mi­na­les; y co­mo el am­bien­te en que la tra­ma se desa­rro­lla es ge­ne­ral­men­te os­cu­ro, de ba­jos fon­dos, co­mo el de las no­ve­las del gé­ne­ro en Es­ta­dos Uni­dos en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, con clá­si­cos co­mo Ray­mond Chand­ler y Das­hiell Ham­mett, el nom­bre no le vie­ne mal.

En es­te ti­po de li­te­ra­tu­ra, que la hay des­de la de con­su­mo rá­pi­do, pa­ra leer y ti­rar, has­ta ver­da­de­ras obras de ar­te, el per­so­na­je es por lo ge­ne­ral un detective, ofi­cial o pri­va­do, que re­suel­ve los mis­te­rios que ro­dean un cri­men y ter­mi­na atra­pan­do al he­chor, la ma­yor par­te de las ve­ces de­bi­do a su pro­pia sa­ga­ci­dad, atando cabos, o a lo que co­no­ce­mos co­mo ol­fa­to pro­fe­sio­nal de sa­bue­so.

Y to­do mun­do es­tá de acuer­do en que el gé­ne­ro lo fun­da en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX Ed­gard Allan Poe, cu­yo per­so­na­je, Au­gus­to Du­pin, quien apa­re­ce por pri­me­ra vez en El cri­men de la ca­lle Mor­gue, es el pa­dre de to­dos los de­tec­ti­ves de no­ve­las, sin el cual nun­ca hu­bie­ra exis­ti­do Sher­lock Hol­mes, el sa­gaz in­ves­ti­ga­dor de Art­hur Co­nan Doy­le, o el ama­ne­ra­do detective Hér­cu­les Poi­rot crea­do por la in­fa­ti­ga­ble Agat­ha Ch­ris­tie.

Un detective pro­ta­go­nis­ta de una so­la no­ve­la ne­gra, no tras­cen­de­ría. Es su per­sis­ten­cia, me­dian­te una su­ce­sión de ca­sos re­suel­tos en dis­tin­tos li­bros, co­mo los per­so­na­jes men­cio­na­dos an­te­rior­men­te, que el detective lo­gra con­ver­tir­se en un clá­si­co; o co­mo el fa­mo­so ins­pec­tor Mai­gret crea­do por Geor­ge Si­me­non, el pro­to­ti­po del in­ves­ti­ga­dor tran­qui­lo y bo­na­chón, que de­be ren­dir cuen­tas de sus au­sen­cias a su es­po­sa, y le­jos de ba­la­zos, per­se­cu­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res y es­ce­nas de cru­da vio­len­cia, atra­pa al cri­mi­nal ten­dién­do­le re­des su­ti­les que fa­bri­ca en su ca­be­za.

Un in­ves­ti­ga­dor clá­si­co, que de­ve­la crí­me­nes en In­gla­te­rra o en Fran­cia, par­te en la no­ve­la de un su­pues­to de so­li­dez ins­ti­tu­cio­nal, don­de la ley se ha­lla por en­ci­ma de to­das las co­sas. Son po­li­cías ho­nes­tos, res­pe­tan las es­truc­tu­ras de las en­ti­da­des po­li­cia­les a las que sir­ven, y res­pon­den an­te fis­ca­les in­co­rrup­ti­bles y jue­ces pro­bos. Ape­nas se atre­ven a pro­bar li­cor en ho­ras de ser­vi­cio, co­mo la co­pi­ta de cal­va­dos de Mai­gret, y na­da de gol­pi­zas a los pri­sio­ne­ros en los in­te­rro­ga­to­rios, pa­ra em­pe­zar.

De­pen­den, por tan­to, de su pro­pio in­te­lec­to, y de su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal pa­ra lle­var ade­lan­te una in­ves­ti­ga­ción, sin tras­gre­dir lí­mi­tes. To­do lo con­tra­rio de Amé­ri­ca La­ti­na, don­de de­be­mos par­tir de su­pues­tos di­fe­ren­tes, o más bien con­tra­rios.

En es­te ca­so, la deu­da es más con la no­ve­la ne­gra de Es­ta­dos Uni­dos, que con la eu­ro­pea, ba­sa­da en pre­su­pues­tos car­te­sia­nos. Per­so­na­jes co­mo los de­tec­ti­ves pri­va­dos Sam Spa­de de Das­hiell Ham­mett, o Phi­lip Mar­lo­we de Ray­mond Chand­ler, son ellos mis­mos sór­di­dos, mar­ca­dos por el des­tino co­mo per­de­do­res, in­cli­na­dos al al­coho­lis­mo, y con una vi­sión cí­ni­ca, o ne­gra, de su pro­pio ofi­cio, y del mun­do. Y de­ben en­fren­tar­se a po­li­cías o jue­ces ve­na­les, ca­pi­ta­lis­tas sin es­crú­pu­los, y en ge­ne­ral, al pe­so co­rrup­to del po­der.

En la no­ve­la ne­gra de Amé­ri­ca La­ti­na, los de­tec­ti­ves, ya sea que tra­ba­jen pa­ra el Es­ta­do o lo ha­gan por su cuen­ta, de­ben mo­ver­se en aguas in­fec­ta­das; y co­mo la lí­nea en­tre el bien y el mal ape­nas de dis­tin­gue, tam­po­co ellos pue­den te­ner cla­ra su pro­pia rec­ti­tud de con­duc­ta, y no po­cas ve­ces ter­mi­nan con­ta­mi­nán­do­se. Las ins­ti­tu­cio­nes es­tán mi­na­das por el po­der del cri­men or­ga­ni­za­do, y la po­li­cía y las es­truc­tu­ras ju­di­cia­les han si­do to­ma­das por el nar­co­trá­fi­co. Y los que quie­ren com­por­tar­se co­mo hé­roes sa­ben que lo ha­cen por su pro­pia cuen­ta y ries­go.

Des­de que se pre­sen­tan en el lu­gar de los he­chos, sa­ben que to­do hue­le a po­dri­do, y que de­be­rán mar­char con­tra­co­rrien­te, abrién­do­se pa­so en­tre una ma­ra­ña de tram­pas. Un ca­mino que con­du­ce al de­sen­ga­ño, y de allí al ci­nis­mo, co­mo el Zur­do Men­die­ta, el hé­roe, o an­ti­hé­roe, de las no­ve­las de El­mer Men­do­za, cu­yo tea­tro de ope­ra­cio­nes es na­da me­nos que el es­ta­do de Si­na­loa, don­de los cár­te­les del nar­co­trá­fi­co son los que de­fi­nen las fron­te­ras de la éti­ca.

En­ton­ces el gé­ne­ro sir­ve, co­mo en nin­gu­na otra li­te­ra­tu­ra, pa­ra re­tra­tar las so­cie­da­des en que vi­vi­mos, co­mo una nue­va ma­ne­ra de rea­lis­mo li­te­ra­rio, más efi­caz que cual­quier otro. O una es­pe­cie de na­tu­ra­lis­mo del si­glo XXI, lo ne­gro, lo su­cio, lo des­car­na­do. Des­ta­par el al­ba­ñal. La no­ve­la poli­cia­ca se con­vier­te así en un vehícu­lo pa­ra con­tar­nos có­mo son los paí­ses en que vi­vi­mos, o pa­ra re­cor­dár­nos­lo.

La no­ve­la ne­gra se con­vier­te en el es­pe­jo de la co­rrup­ción tras­na­cio­nal, co­mo la alen­ta­da des­de Bra­sil por Ode­brecht, por ejem­plo; el trá­fi­co de dro­gas, un ne­go­cio tam­bién tras­na­cio­nal, la con­ver­sión a ojos vis­ta de no po­cos es­ta­dos de de­re­cho en es­ta­dos fa­lli­dos, o en nar­coes­ta­dos. El pi­lla­je des­ca­ra­do con los bie­nes pú­bli­cos, el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, el di­ne­ro fá­cil, el fra­ca­so de la ley y el arrin­co­na­mien­to de la jus­ti­cia al des­ván de los tras­tos in­ser­vi­bles. La im­pu­ni­dad.

Ca­da so­cie­dad tie­ne la li­te­ra­tu­ra que se me­re­ce, o la que ne­ce­si­ta. En es­te sen­ti­do, no pa­re­cie­ra sino que la no­ve­la ne­gra es­tá des­ti­na­da a rei­nar en Amé­ri­ca La­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.