El PRD en su la­be­rin­to

La Jornada - - OPINIÓN - OC­TA­VIO RO­DRÍ­GUEZ ARAU­JO

an­to al­gu­nos pe­rre­dis­tas co­mo pa­nis­tas se han ma­ni­fes­ta­do por un Fren­te Am­plio De­mo­crá­ti­co. La idea, so­bre to­do de los pe­rre­dis­tas de Nue­va Iz­quier­da y otras co­rrien­tes cer­ca­nas, es for­mar un go­bierno de coa­li­ción y, se­gún di­cen, im­pe­dir que el ré­gi­men po­lí­ti­co si­ga sien­do pre­si­den­cia­lis­ta. La de­di­ca­to­ria im­plí­ci­ta (y en oca­sio­nes ex­plí­ci­ta) de su pro­pues­ta es tra­tar de evi­tar que tan­to el PRI co­mo Mo­re­na logren ga­nar la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Se­gún ellos, y así lo han di­cho, el pre­si­den­cia­lis­mo es la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de un ré­gi­men po­lí­ti­co ob­so­le­to y au­to­ri­ta­rio, pues des­can­sa en la vo­lun­tad de una so­la per­so­na, el je­fe del Po­der Eje­cu­ti­vo de la na­ción.

Dos cues­tio­nes pa­re­cen ha­ber pa­sa­do por al­to: los go­bier­nos de coa­li­ción son ca­rac­te­rís­ti­cos de re­gí­me­nes par­la­men­ta­rios y no pre­si­den­cia­lis­tas. Una co­sa es que un go­ber­nan­te for­me su ga­bi­ne­te con per­so­nas de di­ver­sos par­ti­dos y otra que se tra­te de un go­bierno de coa­li­ción en el sen­ti­do de los re­gí­me­nes par­la­men­ta­rios. Es fa­cul­tad del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca op­tar, en cual­quier mo­men­to, por un go­bierno de coa­li­ción con uno o va­rios de los par­ti­dos po­lí­ti­cos re­pre­sen­ta­dos en el Con­gre­so de la Unión (ar­tícu­lo 89, XVII de la Cons­ti­tu­ción). Y se aña­de que el go­bierno de coa­li­ción se re­gu­la­rá por el con­ve­nio y el pro­gra­ma res­pec­ti­vos, los cua­les de­be­rán ser apro­ba­dos por ma­yo­ría de los miem­bros pre­sen­tes de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res. Y tam­bién se di­ce que el con­ve­nio es­ta­ble­ce­rá las cau­sas de la di­so­lu­ción del go­bierno de coa­li­ción. En otras pa­la­bras, pri­me­ro se eli­ge al Pre­si­den­te y lue­go és­te, sí así lo es­ti­ma per­ti­nen­te, for­ma­rá un go­bierno de coa­li­ción con el con­cur­so de los se­na­do­res y me­dian­te un con­ve­nio y un pro­gra­ma acor­da­dos.

Lo an­te­rior quie­re de­cir que en la di­vi­sión de po­de­res de la Re­pú­bli­ca el Eje­cu­ti­vo no de­ja­rá de ser uni­per­so­nal y que quien sea su ti­tu­lar po­drá for­mar o no un go­bierno de coa­li­ción. No se al­te­ra, por lo tan­to, el pre­si­den­cia­lis­mo sino que de­pen­de de su ti­tu­lar que su go­bierno no sea uni­par­ti­dis­ta sino plu­ri­par­ti­dis­ta.

Los pe­rre­dis­tas, más que los pa­nis­tas, nos es­tán tra­tan­do de ven­der la idea de que el ré­gi­men po­lí­ti­co me­xi­cano se ca­rac­te­ri­za por ser pre­si­den­cia­lis­ta, que es só­lo uno de los en­fo­ques en el aba­ni­co de ca­rac­te­ri­za­cio­nes de re­gí­me­nes po­lí­ti­cos; en se­gun­do lu­gar que el pre­si­den­cia­lis­mo es una for­ma au­to­ri­ta­ria por sí mis­ma y que si tan­to el PRI co­mo Mo­re­na ga­nan el Po­der Eje­cu­ti­vo el re­sul­ta­do se­rá un go­bierno au­to­ri­ta­rio ul­tra­cen­tra­li­za­do, y en ter­ce­ro, que si triun­fa una coa­li­ción de par­ti­dos, pa­ra el ca­so el PRD con el PAN, la con­se­cuen­cia se­rá au­to­má­ti­ca­men­te un go­bierno de coa­li­ción.

Error me­to­do­ló­gi­co y con­cep­tual. En 2012 el PRD hi­zo un fren­te con el PT y MC de­no­mi­na­do Mo­vi­mien­to Pro­gre­sis­ta. Y el PRI, por cier­to, tam­bién lo hi­zo con el PVEM. Ni un con­jun­to ni el otro ma­ne­ja­ron la idea de un go­bierno de coa­li­ción, ga­na­ra quien ga­na­ra. El PAN y Nue­va Alian­za, que iban so­los, me­nos. Nin­guno de los par­ti­dos participantes cri­ti­có el pre­si­den­cia­lis­mo ni co­sa se­me­jan­te. Pe­ro des­pués de esas elec­cio­nes el PRD se de­bi­li­tó co­mo nun­ca an­tes lo ha­bía es­ta­do, y más cuan­do su can­di­da­to pre­si­den­cial de 2006 y 2012 re­sol­vió fun­dar su pro­pio par­ti­do y mu­chos pe­rre­dis­tas mu­da­ron de ca­sa. Si bien es cier­to que el PRD ha rea­li­za­do alian­zas con el PAN des­de 1991, 22 en to­tal, tam­bién es co­rrec­to de­cir que só­lo en la mi­tad han sa­li­do vic­to­rio­sos, y es un de­cir por­que en to­dos los ca­sos los pe­rre­dis­tas han es­ta­do a la za­ga del blan­quia­zul. Por lo de­más, di­chas alian­zas só­lo han si­do pa­ra elec­cio­nes es­ta­ta­les que de nin­gu­na ma­ne­ra equi­va­len a la elec­ción pre­si­den­cial.

Di­je que era tam­bién un error con­cep­tual, pues en las ca­rac­te­ri­za­cio­nes de re­gí­me­nes po­lí­ti­cos hay va­rias: dic­ta­du­ra con­tra de­mo­cra­cia, mo­nar­quía con­tra re­pú­bli­ca, par­la­men­ta­ris­mo con­tra pre­si­den­cia­lis­mo, fe­de­ra­lis­mo con­tra cen­tra­lis­mo, in­ter­ven­cio­nis­mo de Es­ta­do con­tra li­be­ra­lis­mo (neo­li­be­ra­lis­mo), et­cé­te­ra. Y en to­das esas com­bi­na­cio­nes de opues­tos se dan gra­dos y ma­ti­ces. Sin em­bar­go, lo que im­por­ta es el ejer­ci­cio del po­der y a quié­nes be­ne­fi­cia prin­ci­pal­men­te, pe­ro es­to lo sos­la­yan. No es ca­sual que en Amé­ri­ca La­ti­na la ma­yor par­te de su po­bla­ción es­té más in­tere­sa­da en los pro­ble­mas aso­cia­dos a las de­sigual­da­des y la po­bre­za que a la de­mo­cra­cia o el au­to­ri­ta­ris­mo (no ne­ce­sa­ria­men­te dic­ta­to­rial). En Mé­xi­co, se­gún el In­for­me de La­ti­no­ba­ró­me­tro 2016, el apo­yo a la de­mo­cra­cia es de 48 por cien­to, es de­cir no le im­por­ta a la ma­yo­ría de la po­bla­ción, más preo­cu­pa­da por la sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas que el neo­li­be­ra­lis­mo le ha res­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te. La co­rrup­ción, ca­da vez más inocul­ta­ble, ha ca­la­do tam­bién en la po­bla­ción al igual que la inseguridad pú­bli­ca que en Mé­xi­co, go­bier­ne el PRI, el PAN o el PRD, es cre­cien­te y no se le ve so­lu­ción a cor­to pla­zo.

¿Qué ré­gi­men po­lí­ti­co pre­fie­ren los me­xi­ca­nos? Me te­mo que les tie­ne sin cui­da­do si es pre­si­den­cia­lis­ta, se­mi­par­la­men­ta­rio o par­la­men­ta­rio. Lo que les in­tere­sa es la me­jor ofer­ta en tér­mi­nos an­ti­neo­li­be­ra­les, es de­cir un go­bierno dis­tin­to a los ne­fas­tos priís­tas y pa­nis­tas, so­los o acom­pa­ña­dos pe­ro los dos neo­li­be­ra­les. Si el PRD in­sis­te en ir en alian­za con el PAN, no de­be­rá ex­tra­ñar­le que sea vis­to co­mo un par­ti­do no só­lo en de­cli­ve sino tam­bién neo­li­be­ral. Si pa­ra los pe­rre­dis­tas el pre­si­den­cia­lis­mo es la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca del ré­gi­men po­lí­ti­co que di­cen com­ba­tir, se to­pan con una Car­ta Mag­na que lo con­sa­gra y que no po­drá ser mo­di­fi­ca­da an­tes de las elec­cio­nes de 2018. Así las co­sas, ¿qué quie­ren en reali­dad, ade­más de tra­tar de evi­tar que el PRI o Mo­re­na triun­fen? No lo di­cen, pe­ro to­dos sa­be­mos que su as­pi­ra­ción es man­te­ner su re­gis­tro, ob­te­ner vo­tos a la som­bra del PAN y, de ser po­si­ble y ba­jo el su­pues­to de que el fren­te que es­tán im­pul­san­do se con­cre­te y ga­ne, con­se­guir car­gos en el ga­bi­ne­te que re­sul­te. El prin­ci­pal pro­ble­ma del PRD es, sin du­da, que so­lo y sin alian­zas, no po­dría ga­nar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ni pro­ba­ble­men­te las es­ta­ta­les por ve­nir (las pre­fe­ren­cias en su fa­vor son las más ba­jas de su his­to­ria). És­te es su di­le­ma y su la­be­rin­to del que no ha sa­bi­do sa­lir.

De lo an­te­rior, acla­ro, no de­be in­ter­pre­tar­se que no vea de­fec­tos en Mo­re­na o en Ló­pez Obra­dor; al­gu­nos ya los he pu­bli­ca­do en es­tas páginas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.