El Es­ta­do es pri­va­do

La Jornada - - OPINIÓN - ABRAHAM NUNCIO

abi­do es hoy que Aris­tó­te­les vi­vió equi­vo­ca­do. Mien­tras re­don­dea­ba su idea de que los se­res hu­ma­nos na­cen unos pa­ra man­dar y otros pa­ra obe­de­cer, su dis­cí­pu­lo Ale­jan­dro con­ver­tía a los que man­da­ban, des­pués de de­rro­tar­los, en va­sa­llos si no es que en es­cla­vos. Nun­ca con­si­de­ró Aris­tó­te­les pa­ra sus teo­rías par­me­ní­deas de la so­cie­dad que en otra era, an­tes de que apa­re­cie­ra el Es­ta­do, no exis­tían ejér­ci­tos ni con qué sos­te­ner­los mien­tras se en­fren­ta­ban a otros en el afán de am­pliar los do­mi­nios de una ca­sa rei­nan­te y su mo­nar­ca.

El Es­ta­do es un fe­nó­meno que tie­ne ape­nas unos cin­co mil años en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Una his­to­ria de al­re­de­dor de 200 mil años ya con in­di­vi­duos cla­si­fi­ca­dos co­mo Ho­mo sa­piens. Su trans­for­ma­ción de tri­bus don­de hay guías y una asam­blea es­pon­tá­nea que to­ma las de­ci­sio­nes bá­si­cas en asen­ta­mien­tos hu­ma­nos que han do­mes­ti­ca­do ani­ma­les y desa­rro­lla­do la agri­cul­tu­ra, cier­tas ar­tes y ofi­cios y, por su­pues­to, ex­ce­den­tes ma­te­ria­les cons­ti­tui­dos en ob­je­to de apro­pia­ción he­re­di­ta­ria y una ri­que­za acu­mu­la­da por un gru­po mi­no­ri­ta­rio cu­ya ten­den­cia a ser in­cre­men­ta­da re­qui­rió de la for­ma­ción de ejér­ci­tos ca­da vez más pro­fe­sio­na­les, to­mó mi­les de años.

El cam­bio más ace­le­ra­do y sor­pren­den­te que he en­con­tra­do es el de los az­te­cas. Des­pués de ser una tri­bu en­tre nó­ma­da y se­mi­nó­ma­da se con­vier­ten, tras di­ver­sas ac­cio­nes mi­li­ta­res exi­to­sas, en un im­pe­rio que só­lo se­rá de­rro­ta­do por el ejér­ci­to de otro im­pe­rio –el es­pa­ñol– y con las mis­mas con­se­cuen­cias: los que man­da­ban aho­ra te­nían que obe­de­cer. En­tre su asen­ta­mien­to co­mo tri­bu en el va­lle cen­tral de Mé­xi­co y su de­rro­ta a ma­nos de Cor­tés só­lo trans­cu­rrie­ron po­co me­nos de dos si­glos.

El Es­ta­do es un fe­nó­meno que al­gún au­tor ( Phillip Abrams) ha de­cla­ra­do di­fí­cil de es­tu­diar. Con el tiem­po, la apa­ri­ción de mi­nu­cio­sas es­pe­cia­li­za­cio­nes, gru­pos le­ga­les e ile­ga­les ex­plo­ran­do in­só­li­tas for­mas de ex­plo- ta­ción, tec­no­lo­gías ca­da vez más so­fis­ti­ca­das, com­ple­jos mo­dos de in­ter­cam­bio y de vi­da, el Es­ta­do se tor­na en una en­ti­dad de apa­ren­te abs­trac­ción in­abar­ca­ble.

Los jó­ve­nes, cuan­do no sa­ben, in­tu­yen lo real de las co­sas. En 1921 tu­vo lu­gar en la Ciu­dad de Mé­xi­co el Pri­mer Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Es­tu­dian­tes, un even­to in­jus­ta­men­te ol­vi­da­do, co­mo lo se­ña­la Fa­bio Mo­ra­ga. En una de sus con­clu­sio­nes se con­vo­ca a lu­char por “la abo­li­ción del ac­tual con­cep­to del Po­der Pú­bli­co, que su­po­nien­do al Es­ta­do una en­ti­dad mo­ral, so­be­ra­na, di­ver­sa de los hom­bres que lo cons­ti­tu­yen, se tra­du­ce en un con­cep­to sub­je­ti­vo de do­mi­na­ción de los me­nos so­bre los más”.

Es ese el Es­ta­do de la bur­gue­sía, que con fre­cuen­cia se con­fun­de con el go­bierno o con el te­rri­to­rio po­bla­do y enar­ca­do por cier­tas nor­mas y un po­der su­pues­ta­men­te san­cio­na­do por és­tas. No. El Es­ta­do es el con­jun­to de or­ga­ni­za­cio­nes –una de ellas el go­bierno– que res­pon­den a la ma­yor fuer­za eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de una so­cie­dad o con­jun­to de so­cie­da­des. Siem­pre ha pro­pen­di­do, co­mo sum­mus fi­nis, en fa­vo­re­cer los in­tere­ses pri­va­dos del gru­po que po­see esa fuer­za: no los de la po­lis ni los de la ma­yo­ría ni los del so­be­rano co­lec­ti­vo –se pre­su­po­nía que el pue­blo– ni los del al­to in­te­rés pú­bli­co o de la na­ción. Y sí, lue­go de sa­tis­fa­cer los in­tere­ses pri­va­dos de ese gru­po, se de­ja que el re­ma­nen­te ad­quie­ra ca­rác­ter pú­bli­co pa­ra fi­nes de le­gi­ti­ma­ción.

En el mo­men­to que vi­ve Mé­xi­co, eso se pue­de pro­bar en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.