An­tó­nio Lo­bo An­tu­nes, as­pi­ran­te al pre­mio No­bel, es­cri­be 12 ho­ras al día

■ Sus lar­gas y poé­ti­cas obras sur­gen de un lá­piz o un bo­lí­gra­fo ■ Lle­va 27 no­ve­las y de aquí a 2020 se pro­po­ne pu­bli­car la nú­me­ro 30; ‘‘des­pués quie­ro pa­rar an­tes de es­tar se­nil’’, afir­ma

La Jornada - - CULTURA - DPA LIS­BOA.

An­tó­nio Lo­bo An­tu­nes (Lis­boa, 1942), en mar­zo de 2010, du­ran­te su in­ter­ven­ción en el pro­gra­ma de ra­dio bro de Pa­rís, en ima­gen to­ma­da de In­ter­net El por­tu­gués An­tó­nio Lo­bo An­tu­nes no se can­sa de es­cri­bir.

‘‘Tra­ba­jo una me­dia de 12 ho­ras al día”, con­ta­ba ha­ce po­co en una de sus cró­ni­cas pa­ra la re­vis­ta Vi­são. As­pi­ran­te al Pre­mio No­bel y prin­ci­pal ex­po­nen­te vi­vo de la li­te­ra­tu­ra lu­si­ta­na, el au­tor cum­ple 75 años es­te vier­nes pri­me­ro de sep­tiem­bre.

En va­rias oca­sio­nes ha ase­gu­ra­do que no ha­ce ‘‘otra co­sa que es­cri­bir”. Y aun­que tam­bién de­di­ca mu­cho tiem­po a leer, lo cier­to es que pro­du­ce sin pa­rar. En su ha­ber tie­ne 27 no­ve­las y en los tiem­pos re­cien­tes pu­bli­ca una al año. La pró­xi­ma es­pe­ra te­ner­la lis­ta pa­ra es­te oto­ño. ‘‘Creo que de pe­que­ño me caí en una mar­mi­ta con po­ción má­gi­ca, co­mo Obé­lix”, el per­so­na­je de có­mic, bro­mea­ba el pa­sa­do fe­bre­ro en una de las ra­ras en­tre­vis­tas que con­ce­de.

La pro­duc­ti­vi­dad de Lo­bo An­tu­nes sor­pren­de aún más te­nien­do en cuen­ta que no uti­li­za compu­tado­ra ni má­qui­na de es­cri­bir. Sus lar­gas y poé­ti­cas obras sur­gen de un lá­piz o bo­lí­gra­fo, a me­nu­do en pe­que­ñas ho­jas ta­ma­ño DIN-A-5. Es co­mo ‘‘es­cri­bir sin con­dón”, lo com­pa­ró en una oca­sión.

Lo­bo An­tu­nes en­can­di­la a sus se­gui­do­res de to­do el mun­do con su len­gua­je enér­gi­co, po­co con­ven­cio­nal y den­so y sus tex­tos lle­nos de at­mós­fe­ra y me­tá­fo­ras. Sus li­bros no son best se­llers, pe­ro se han tra­du­ci­do a 60 idio­mas.

En sus obras con fre­cuen­cia desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te la épo­ca en que ejer­ció de mé­di­co (es­tu­dió si­quia­tría) a prin­ci­pios de los años 70 del si­glo pa­sa­do, en An­go­la, en­ton­ces co­lo­nia por­tu­gue­sa. Pro­ce­den­te de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, el jo- ven Lo­bo An­tu­nes se vio obli­ga­do a par­ti­ci­par en la gue­rra co­lo­nial por el ré­gi­men dic­ta­to­rial por­tu­gués. ‘‘Fue ho­rri­ble, en una gue­rra só­lo hay per­de­do­res. Fue una ex­pe­rien­cia ra­di­cal que cam­bió mi vi­da”, ase­gu­ró. Tras 27 me­ses de ser­vi­cio re­gre­só a Por­tu­gal a prin­ci­pios de 1973.

Du­ran­te mu­cho tiem­po tra­ba­jó de si­quia­tra en un hos­pi­tal y só­lo es­cri­bía en sus po­cos ra­tos li­bres. Has­ta que en 1979 su se­gun­do li­bro, Os cus de Ju­das (En el cu­lo en di­rec­to des­de la Fe­ria del Li- del mun­do) con­si­guió el éxi­to a es­ca­la in­ter­na­cio­nal. Con un pro­fun­do tin­te au­to­bio­grá­fi­co, es­tá pro­ta­go­ni­za­do por un ve­te­rano de gue­rra si­co­ló­gi­ca­men­te de­vas­ta­do.

En for­ma de mo­nó­lo­go, el per­so­na­je cuen­ta a una prostituta en un bar de Lis­boa to­dos sus re­cuer­dos, an­he­los y amar­gu­ras.

Hi­jo de un repu­tado mé­di­co, An­tó­nio Lo­bo An­tu­nes vino al mun­do el pri­me­ro de sep­tiem­bre de 1942 en Lis­boa. A la edad de tres años en­fer­mó de tu­bercu­lo- sis y tu­vo que pa­sar un año en ca­ma. En 2007 su­peró un cán­cer y des­pués otros dos, y des­de 2010 es­tá ca­sa­do en ter­ce­ras nup­cias con una pe­rio­dis­ta 21 años más jo­ven que él.

Mie­do, muer­te, en­fer­me­dad y vio­len­cia apa­re­cen en sus obras

El mie­do, la muer­te, la en­fer­me­dad y la vio­len­cia apa­re­cen en sus obras, co­mo tam­bién las pe­que­ñas co­sas de la vi­da y una mi­ra­da me­lan­có­li­ca. En­tre sus re­fe­ren­tes es­tán Sar­tre, He­ming­way, Mal­raux, Ca­mus, Faulk­ner y Tols­toi. Y de sus con­tem­po­rá­neos ad­mi­ra­ba so­bre to­do al ale­mán Gün­ter Grass, fa­lle­ci­do en 2015, ‘‘co­mo es­cri­tor pe­ro tam­bién co­mo per­so­na”.

Có­mo se des­cri­bi­ría co­mo es­cri­tor? ‘‘Lo que es­cri­bo no pue­de lla­mar­se no­ve­las. No cuen­to his­to­rias, no quie­ro en­tre­te­ner, no in­ten­to re­sul­tar di­ver­ti­do o in­tere­san­te”, ex­pli­có en una de sus cró­ni­cas. Lo que le in­tere­sa es in­ten­tar me­ter to­da la vi­da en­tre las ta­pas de un li­bro, di­jo en una oca­sión. No tie­ne tar­je­ta de cré­di­to, au­to­mó­vil ni te­lé­fono ce­lu­lar y los crí­ti­cos le con­si­de­ran un ge­nio li­te­ra­rio úni­co. Cuan­do en 2007 re­ci­bió el Pre­mio Ca­mões, el ga­lar­dón más im­por­tan­te de las le­tras lu­si­ta­nas, lo des­cri­bie­ron co­mo ‘‘maes­tro de la len­gua por­tu­gue­sa”.

Al­gu­nos lo con­si­de­ran sin em­bar­go arro­gan­te y tes­ta­ru­do, al­go que él no con­tra­di­ce. ‘‘Soy in­tro­ver­ti­do, re­ser­va­do. Lleno de du­das so­bre mí mis­mo. No es fá­cil vi­vir con­mi­go. Es co­mo si es­tu­vie­se con­ti­nua­men­te en una gue­rra ci­vil”, ad­mi­te. Más allá de al­gu­nas en­tre­vis­tas y fes­ti­va­les li­te­ra­rios y cul­tu­ra­les, ha­ce años que ape­nas se de­ja ver en pú­bli­co. Prác­ti­ca­men­te so­lo sa­le de ca­sa pa­ra com­prar ci­ga­rri­llos.

‘‘No ten­go vi­da so­cial, no voy a ce­nas ni al ci­ne, ca­si no veo a mis ami­gos, vi­vo so­lo pa­ra los li­bros”, ase­gu­ra. De aquí a 2020 quie­re pu­bli­car su li­bro nú­me­ro 30. ‘‘Des­pués quie­ro pa­rar. Lo ten­go de­ci­di­do. Quie­ro lle­gar a la ci­fra re­don­da y pa­rar an­tes de es­tar se­nil”.

En el No­bel ni si­quie­ra pien­sa, di­jo ha­ce po­co en una en­tre­vis­ta. ‘‘Ese pre­mio só­lo des­pier­ta tan­ta aten­ción por el di­ne­ro (unos 850 mil eu­ros). No sig­ni­fi­ca na­da pa­ra la his­to­ria. ¿Quién ga­nó ha­ce cin­co años? Ni si­quie­ra me acuer­do...”

Cos­mo­po­li­tai­ne,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.