El to­rren­te im­pe­ria­lis­ta

La Jornada - - CINES - JOHN SAXE-FER­NÁN­DEZ

s en me­dio del to­rren­te im­pe­ria­lis­ta des­en­ca­de­na­do por el 11/S que aho­ra ema­na la pe­ro­ra­ta del “na­cio­nal-trum­pis­mo” con su su­pre­ma­cis­mo blan­co, anti-la­tino/me­xi­cano, anti-in­mi­gran­te, neo-nazi y mi­li­ta­ri­za­do has­ta la co­ro­ni­lla. Gra­cias al dipu­tado Ron Paul se su­po en su ex­pre­sión pre­su­pues­tal, de la mag­ni­tud y con­tex­to de la mi­li­ta­ri­za­ción, que jun­to al cre­cien­te pe­so de Mnu­chin, de Gold­man Sachs, Wall Street y los tres ge­ne­ra­les “son” el ga­bi­ne­te. Con Trump ellos en­ca­be­zan lo que Naomi Klein lla­mó “ca­pi­ta­lis­mo del desas­tre”, aho­ra en su es­tam­pa neo­fas­cis­ta de “na­cio­nal-trum­pis­mo”: el De­par­ta­men­to de De­fen­sa (DdD), las 37 mil fir­mas bé­li­co-in­dus­tria­les, in­clui­dos po­de­ro­sos con­sor­cios, jun­to a mi­les de sub-con­tra­tis­tas, tie­nen ac­ce­so pri­vi­le­gia­do (cost plus) a la ma­yor asig­na­ción ab­so­lu­ta de re­cur­sos pú­bli­cos en la his­to­ria de EU y en lo que va, de na­ción al­gu­na, des­de el des­pe­gue del mun­do in­dus­trial.

El “to­rren­te im­pe­ria­lis­ta” no es asun­to me­nor ni nue­vo pe­ro se re­cru­de­ce y en­san­grien­ta des­de el 11/S jun­to al ne­ga­cio­nis­mo cli­má­ti­co de Trump de gra­ve ries­go a la bio­ta glo­bal. La su­ya es una ac­ti­tud di­ri­gi­da a “co­rre­gir, cen­su­rar o re­pri­mir a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, pe­ro só­lo cuan­do las ci­fras y con­clu­sio­nes apun­tan a pe­li­gros de cor­to, me­diano o lar­go pla­zo que cho­can con negocios y tec­no­lo­gías (mo­tor de com­bus­tión in­ter­na) y ga­nan­cia de la que­ma de com­bus- ti­bles fó­si­les, eje de las for­tu­nas de Ex­xo­nMo­bil, Che­vron/Te­xa­co, BP, et­cé­te­ra, y pie­za fun­da­men­tal en la vul­ne­ra­bi­li­dad de ciu­da­des co­mo Hous­ton, hoy aho­ga­da con bi­llo­nes (tri­llions) de li­tros de agua, pe­ro que, se­gún el DdD y sus so­cios los com­bus­ti­bles fó­si­les per­ma­ne­ce­rán en fun­ción has­ta me­dia­dos de si­glo XXI” (LJ 6/10/2011), pa­ra cuan­do la ca­tás­tro­fe cli­má­ti­co/am­bien­tal se­rá irre­ver­si­ble. Van por la ga­nan­cia has­ta la ex­tin­ción de las es­pe­cies.

Trump tam­bién cen­su­ra a los ana­lis­tas “cuan­do echan por tie­rra su­pues­tos geo­po­lí­ti­cos y es­tra­té­gi­cos y, ba­jo pre­tex­to del 11/S, EU y sus so­cios en la OTAN pro­si­guen con la ofen­si­va por el con­trol del pe­tró­leo mun­dial, una ha­za­ña neo-nazi de­nun­cia­da en 2007 por el ge­ne­ral Wes­ley Clark, ex co­man­dan­te su­pre­mo de la OTAN. (Ibid)

El ma­si­vo au­men­to al gas­to mi­li­tar es de la mag­ni­tud re­que­ri­da pa­ra li­brar una sui­ci­da gue­rra nu­clear. Los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra esa gue­rra, co­mo mos­tró C. Wright Mills en Las cau­sas de la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, es­tán en mar­cha des­de ha­ce dé­ca­das. Pa­ra 2018 el pre­su­pues­to del Pen­tá­gono es de 696 mil mi­llo­nes de dó­la­res (mmdd). Eso in­clu­ye 54 mmdd pro­pues­to por Trump más 30 mmdd agre­ga­dos por los dipu­tados re­pu­bli­ca­nos. Aun­que exis­te una ley de 2011 que li­mi­ta el gas­to mi­li­tar, ya ese “lí­mi­te” fue re­ba­sa­do en 72 mmdd. Co­mo di­jo Paul, la ley es la­xa y “ya se las arre­gla­rán pa­ra gas­tar­lo to­do.” El sue­ño de magnates.

Es­ta am­plia­ción pre­su­pues­tal pa­ra la ma­si­va pro­yec­ción mi­li­tar de EU se di­ri­ge al mun­do en ge­ne­ral y a la pe­ri­fe­ria ca­pi­ta­lis­ta en par­ti­cu­lar, se­de de lo­ca­li­za­cio­nes es­tra­té­gi­cas co­mo Af­ga­nis­tán y gran­des y co­di­cia­dos ya­ci­mien­tos mi­ne­ra­les y de los com­bus­ti­bles fó­si­les que, ad­vier­te la cien­cia, ace­le­ran el ca­len­ta­mien­to glo­bal (Ve­ne­zue­la, Irak, Li­bia, Mé­xi­co, Ca­na­dá, Ni­ge­ria, etc). Es un di­se­ño de su­bro­ga­ción vin­cu­la­do al in­te­rés cor­po­ra­ti­vo por el in­ten­so con­tra­tis­mo del ti­po “Re­cons­truc­ción y Es­ta­bi­li­za­ción” pues­to en prác­ti­ca lue­go de la bru­tal de­vas­ta­ción de po­bla­ción e in­fra­es­truc­tu­ra de Irak y de la “es­ta­bi­li­za­ción” lo­gra­da con bru­tal re­pre­sión. En sus ini­cios el di­se­ño es­tu­vo a car­go de Car­los Pas­cual, ex em­ba­ja­dor de EU en Ucra­nia y Mé­xi­co. Aho­ra el con­tra­tis­mo vin­cu­la la ad­mi­nis­tra­ción del gas­to mi­li­tar al le­ma trum­pis­ta del Ame­ri­ca First por me­dio de la “su­bro­ga­ción mer­ce­na­ria” (cost plus) de las gue­rras de agre­sión, pues­ta en mar­cha en Irak.

Mat­tis pro­po­ne el es­ta­ble­ci­mien­to de “ba­ses per­ma­nen­tes” cuan­do ya EU tie­ne en­tre 800 y mil ba­ses des­ple­ga­das cer­ca de Ru­sia y Chi­na que EU con­si­de­ra re­ta­do­res he­ge­mó­ni­cos sea en lo nu­clear/ba­lís­ti­co in­ter-con­ti­nen­tal o en lo co­mer­cial/in­dus­trial/ban­ca­rio/fi­nan­cie­ro. Tam­bién hay ba­ses pró­xi­mas a gran­des ya­ci­mien­tos de re­cur­sos na­tu­ra­les. En te­rri­to­rio na­cio­nal de EU el DdD cuen­ta con ¡6 mil ba­ses y campos de adies­tra­mien­to! lo­ca­li­za­dos en es­ta­dos, con­da­dos o dis­tri­tos, puer­tos y ae­ro­puer­tos (ci­vil/mi­li­ta­res) de im­pac­to so­bre la ecua­ción po­lí­ti­co elec­to­ral re­la­cio­na­da a la asig­na­ción de gran­des con­tra­tos bé­li­co-in­dus­tria­les.

El plan­teo de Mat­tis no se li­mi­ta a la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca de ba­ses de EU so­bre los po­los ca­pi­ta­lis­tas de­vas­ta­dos ha­ce más de 70 años lue­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Aho­ra se in­for­ma que el pre­si­den­te Ma­cri de Ar­gen­ti­na pien­sa fa­ci­li­tar ba­ses a EU al nor­te, fren­te a Bra­sil y al sur, en di­rec­ción a la An­tár­ti­da, por lo que los di­chos de di­plo­má­ti­cos al ser­vi­cio del me­ne­mis­mo en­tre­guis­ta de que el re­cha­zo po­pu­lar a ins­ta­lar ba­ses ex­tran­je­ras en te­rri­to­rio na­cio­nal “es co­sa de se­ten­te­ros”, son una his­tó­ri­ca des­fa­cha­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.