Is­rael: im­pu­ni­dad ho­mi­ci­da

La Jornada - - EDITORIAL -

l ejér­ci­to is­rae­lí ma­tó ayer a 16 hom­bres pa­les­ti­nos que par­ti­ci­pa­ban en la Gran Mar­cha del Re­torno, una se­rie de pro­tes­tas or­ga­ni­za­das pa­ra re­cal­car el de­re­cho del pue­blo pa­les­tino a re­gre­sar a sus tie­rras, de don­de fue­ron ex­pul­sa­dos o de don­de de­bie­ron huir pa­ra sal­var sus vi­das tras la crea­ción de Is­rael en 1948. Ade­más de los muer­tos, más de mil 400 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das por el me­ro mo­ti­vo de circular en las in­me­dia­cio­nes de la va­lla fron­te­ri­za que di­vi­de a Is­rael de la Fran­ja de Ga­za, en la cual fue­ron apos­ta­dos 100 fran­co­ti­ra­do­res de dis­tin­tas cor­po­ra­cio­nes ar­ma­das is­rae­líes.

Es­te enési­mo epi­so­dio del mar­ti­ro­lo­gio de los pa­les­ti­nos que lu­chan pa­ra vol­ver a sus ho­ga­res con­fis­ca­dos por el Es­ta­do ocu­pan­te vuel­ve a ex­po­ner la in­di­fe­ren­cia de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal an­te los sis­te­má­ti­cos atro­pe­llos de Is­rael. En efec­to, aun­que la in­men­sa ma­yo­ría de las vi­das se­ga­das en el con­flic­to son pa­les­ti­nas, se in­sis­te en tra­tar los he­chos co­mo un en­fren­ta­mien­to en­tre dos fuer­zas ar­ma­das y no co­mo lo que es, la re­sis­ten­cia de un pue­blo an­te la ocupación per­ma­nen­te y vio­len­ta de sus te­rri­to­rios.

Si his­tó­ri­ca­men­te Is­rael ha de­fen­di­do las ac­cio­nes le­ta­les de sus sol­da­dos en ra­zón de la de­fen­sa pro­pia an­te los ata­ques te­rro­ris­tas per­pe­tra­dos por las fac­cio­nes ra­di­ca­les pa­les­ti­nas, el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos –in­clui­das las de­cla­ra­cio­nes ex­plí­ci­tas del mi­nis­tro de De­fen­sa is­rae­lí, Avig­dor Lie­ber­man, en el sen­ti­do de que la me­ra cer­ca­nía de una per­so­na pa­les­ti­na a la va­lla fron­te­ri­za “po­ne en ries­go su vi­da”– des­po­ja de cual­quier jus­ti­fi­ca­ción el pro­ce­der de las fuer­zas ocu­pan­tes. En cam­bio, se ma­ni­fies­ta con cru­de­za el de­sig­nio de usar la aplas­tan­te su­pe­rio­ri­dad mi­li­tar de Tel Aviv co­mo úni­co ar­gu­men­to en la dispu­ta te­rri­to­rial.

Si es­tos crí­me­nes no han de­ja­do de su­ce­der­se des­de que ha­ce 70 años se es­ta­ble­ció el Es­ta­do is­rae­lí, hoy la pre­po­ten­cia de és­te se ve azu­za­da por la pre­sen­cia en la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.