Des­de EU, los mi­gran­tes res­ca­tan to­dos los días a Mé­xi­co: Ale­jan­dro So­la­lin­de

Los ins­tó a par­ti­ci­par en el cam­bio ne­ce­sa­rio en am­bos la­dos de la fron­te­ra

La Jornada - - POLÍTICA - DA­VID BROOKS NUE­VA YORK.

El pa­dre Ale­jan­dro So­la­lin­de con­clu­yó es­te viernes una gi­ra de una se­ma­na en la zo­na de Nue­va York, don­de es­cu­chó a in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos y re­co­no­ció que ellos res­ca­tan a su país de ori­gen to­dos los días y los ins­tó a ser par­ti­ci­pan­tes ac­ti­vos en el cam­bio tan ne­ce­sa­rio en am­bos la­dos de la fron­te­ra.

La gi­ra, or­ga­ni­za­da por Mi­gran­te Vo­ta, in­clu­yó más de 20 ac­tos, co­mo reunio­nes en templos, cen­tros comunitarios y sin­di­ca­tos en es­ta me­tró­po­lis, Nue­va Jer­sey y Con­nec­ti­cut, así co­mo fo­ros uni­ver­si­ta­rios en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, y has­ta la par­ti­ci­pa­ción de So­la­lin­de en una protesta de re­li­gio­sos an­te el ho­tel Trump. En la ce­re­mo­nia de de­cla­ra­ción de san­tua­rio pú­bli­co de una in­mi­gran­te gua­te­mal­te­ca y en ca­da lu­gar, re­cor­dó que “to­dos so­mos mi­gran­tes exis­ten­cia­les”.

Más allá de en­fren­tar los sa­cri­fi­cios, do­lo­res y las po­lí­ti­cas an­tin­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos, So­la­lin­de se­ña­ló que en Mé­xi­co se abre “una puerta” a un cam­bio en es­ta co­yun­tu­ra electoral, pe­ro ese cam­bio no se lo­gra­rá sin la ple­na par­ti­ci­pa­ción del pue­blo, in­clu­yen­do a los me­xi­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos.

En una reunión con una am­plia ga­ma de lí­de­res em­pre­sa­ria­les y comunitarios me­xi­ca­nos, en la que tam­bién par­ti­ci­pó el doc­tor Héc­tor Vas­con­ce­los, en­car­ga­do de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Morena, So­la­lin­de ex­pre­só sus pers­pec­ti­vas so­bre es­ta co­yun­tu­ra electoral en un contexto más am­plio.

In­di­có que Mé­xi­co es­tá “su­frien­do el sis­te­ma neo­li­be­ral ca­pi­ta­lis­ta, que nos apar­ta de Dios” por sus efec­tos de de­sigual­dad ex­tre­ma en un país tan ri­co, por la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, co­mo tam­bién por esa “emi­gra­ción iné­di­ta, for­za­da, oca­sio­na­da en par­te por Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, por las es­tra­te­gias de esos dos blo­ques”.

“Mé­xi­co es un desas­tre”

Vas­con­ce­los en­fa­ti­zó que “en el pro­yec­to de na­ción de Morena, el te­ma de los mi­gran­tes es cen­tral” y que el go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor em­pren­de­rá ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra cum­plir ese com­pro­mi­so, in­clu­yen­do crear con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les pa­ra dis­mi­nuir la ne­ce­si­dad de emi­grar, con­ver­tir los con­su­la­dos en “de­fen­so­rías” de las co­mu­ni­da­des in­mi­gran­tes y to­mar el te­ma en to­da ne­go­cia­ción bi­la­te­ral con Was­hing­ton. Con­clu­yó que la pre­gun­ta en es­ta co­yun­tu­ra es sen­ci­lla: “¿quie­ren más de lo mis­mo o que­re­mos cam­bio?”

So­la­lin­de de­cla­ró que “Mé­xi­co es un desas­tre. No es po­si­ble que ten­ga­mos a tan­tos mi­llo­nes de po­bres y que 30 fa­mi­lias ri­cas es­tén tran­qui­las con es­ta si­tua­ción. La se­gu­ri­dad es un desas­tre, sie­te mu­je­res ase­si­na­das dia­ria­men­te; pe­rio­dis­tas, unos 21 sa­cer­do­tes. Si no cam­bia, es­to va a ser aún más desas­tro­so”.

Co­men­tó que an­te es­to, Ló­pez Obra­dor y Morena re­pre­sen­tan “una puerta al cam­bio”, ya que las otras op­cio­nes se­rían más de lo mis­mo. Pe­ro ad­vir­tió: “Ol­vi­dé­mo­nos de los can­di­da­tos y par­ti­dos me­siá­ni­cos, los que operarán el cam­bio son los ciu­da­da­nos y, en­tre ellos, los in­mi­gran­tes”. Rei­te­ró: “Us­te­des es­tán sos­te­nien­do a Mé­xi­co; Mé­xi­co es­tá vi­vien­do de los in­mi­gran­tes, y por ello, us­te­des tie­nen to­do el de­re­cho de in­ci­dir”, ya que “el cam­bio de­pen­de, a fin de cuen­tas, de us­te­des co­mo ciu­da­da­nos”, y pa­ra ello se requiere una voz ca­da vez más in­for­ma­da.

En reunión con mi­gran­tes de un gru­po de Morena en Nue­va York, So­la­lin­de sos­tu­vo que el que ema­ne de es­te par­ti­do se­rá “un go­bierno que va­mos a dis­fru­tar, pe­ro no co­mo ni­ños, sino co­mo co­go­ber­na­do­res”.

So­la­lin­de no só­lo ha­bló, sino que tam­bién in­vi­tó a to­dos a co­men­tar y dia­lo­gar, y los es­cu­chó. Par­ti­ci­pan­tes de Morena (co­mo en los otros fo­ros, a los que asis­tie­ron es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, co­mer­cian­tes y obre­ros de va­rias par­tes de Nue­va York) ofre­cie­ron un mo­sai­co de sus es­pe­ran­zas y su ira.

Uno sos­tu­vo que es­tá con­ven­ci­do de que “en el go­bierno que vie­ne por pri­me­ra vez se­re­mos in­clui­dos; va­mos a te­ner voz, to­dos ne­ce­si­ta­mos par­ti­ci­par”. Y ad­vir­tió que no ha­brá per­dón pa­ra quie­nes co­me­ten co­rrup­ción, así sean im­por­tan­tes o cer­ca­nos al Pre­si­den­te. Una mu­jer se­ña­ló que su sue­ño “es re­gre­sar a mi país; quie­ro en­con­trar­me con un Mé­xi­co cam­bia­do, y co­mo mi pa­dre quie­ro con­tri­buir con mi gra­ni­to de are­na a eso”. In­di­có que ins­ta­ba a la uni­dad pa­ra “ex­pre­sar nues­tro co­ra­je” y “atre­ver­nos a cam­biar”.

Un hom­bre in­dí­ge­na, cu­yo se­gun­do idio­ma es el es­pa­ñol, co­men­tó so­bre el en­fren­ta­mien­to en Mé­xi­co en­tre las fuer­zas os­cu­ran­tis­tas y las del re­na­ci­mien­to, y de la ofen­si­va con­tra Ló­pez Obra­dor por va­rios de los prin­ci­pa­les me­dios de in­for­ma­ción. “En los cam­pos pa­re­ce que no hay so­lu­ción, uno tra­ba­ja su par­ce­la al la­do de la muer­te; ca­mi­na­do a la ca­sa uno se en­cuen­tra con tres o cua­tro muer­tos... Eso ya es nor­mal”, y agre­gó que los indígenas son los más hu­mi­lla­dos del país, co­mo tam­bién las mu­je­res. Con­clu­yó que Ló­pez Obra­dor “es la úni­ca sa­li­da”. Otro más re­cor­dó que es uno de los ex­pul­sa­dos por el TLC, pe­ro acu­di­rá a las ur­nas, y lo que es aún más im­por­tan­te: pro­mo­ve­rá “el voto de las fa­mi­lias en Mé­xi­co de los que es­tán aquí, y de­cir­les que no se ven­dan”.

En los di­fe­ren­tes ac­tos, or­ga­ni­za­dos por Mi­gran­te Vo­ta y coor­di­na­dos por Ro­ber­to Val­do­vi­nos y el re­ve­ren­do Juan Car­los Ruiz, se rei­te­ró que la par­ti­ci­pa­ción no só­lo se li­mi­ta al voto des­de el ex­te­rior, sino a lo que Val­do­vi­nos lla­mó el “voto pro­fun­do”, el de los familiares y las co­mu­ni­da­des en Mé­xi­co de los in­mi­gran­tes de aquí.

En es­ta Se­ma­na San­ta, So­la­lin­de re­pi­tió que “los con­sen­ti­dos de Dios son los in­mi­gran­tes”, y re­cor­dó que Je­sús es “el in­mi­gran­te más fa­mo­so de la his­to­ria”.

Du­ran­te una gi­ra que du­ró una se­ma­na en Nue­va York, el sa­cer­do­te Ale­jan­dro So­la­lin­de se reunió con uni­ver­si­ta­rios, co­mer­cian­tes, obre­ros y lí­de­res em­pre­sa­ria­les y comunitarios ■ Foto La Jor­na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.