Pac­to de si­len­cio e im­pu­ni­dad en la Iglesia ca­tó­li­ca, de­trás de la pe­de­ras­tia cle­ri­cal

Es­pe­cia­lis­ta, ex cu­ra y víc­ti­ma cri­ti­can el “sim­plis­mo” de Aguiar Re­tes an­te el fe­nó­meno

La Jornada - - POLÍTICA - FER­NAN­DO CA­MA­CHO Y JES­SI­CA XANTOMILA

Ad­ju­di­car a la de­sin­te­gra­ción fa­mi­liar el sur­gi­mien­to de sa­cer­do­tes pe­de­ras­tas es una for­ma sim­plis­ta e in­com­ple­ta de ex­pli­car di­cho fe­nó­meno, que se de­be en mu­cha ma­yor me­di­da al pac­to de si­len­cio e im­pu­ni­dad que ha exis­ti­do en la Iglesia ca­tó­li­ca frente a di­chos agra­vios, se­ña­la­ron es­pe­cia­lis­tas, ex sa­cer­do­tes y víc­ti­mas.

Con­sul­ta­do acer­ca de las de­cla­ra­cio­nes del ar­zo­bis­po pri­ma­do de Mé­xi­co, Car­los Aguiar Re­tes, de que la pe­de­ras­tia cle­ri­cal es re­sul­ta­do de la par­ti­ci­pa­ción co­mo sa­cer­do­tes de hi­jos de ma­dres sol­te­ras o pa­dres se­pa­ra­dos, Ber­nar­do Ba­rran­co –ex­per­to en te­mas re­li­gio­sos– ase­ve­ró que di­cha hi­pó­te­sis es muy li­mi­ta­da, pues pa­sa por al­to ele­men­tos co­mo la fal­ta de cas­ti­go a los agre­so­res.

“Creo que Aguiar es­tá tra­tan­do de res­pon­der a es­ta gran pe­sa­di­lla que acom­pa­ñó al ex car­de­nal Nor­ber­to Ri­ve­ra, que es la pro­tec­ción a la pe­de­ras­tia, pe­ro su diag­nós­ti­co no es del to­do co­rrec­to, por­que los gran­des pe­de­ras­tas, co­mo Mar­cial Ma­ciel o Ni­co­lás Agui­lar, son de otras ge­ne­ra­cio­nes y vie­nen de es­truc­tu­ras familiares in­clu­so rí­gi­das”, apun­tó.

“El te­ma de la pe­de­ras­tia cle­ri­cal es mu­cho más com­ple­jo y es­tá apa­re­ja­do con la concepción que tie­ne la Iglesia so­bre la se­xua­li­dad, con una no­ción ne­ga­ti­va del pla­cer. Hay es­tu­dios que mues­tran que es­ta ne­ga­ción de la se­xua­li­dad ge­ne­ra un con­jun­to de pa­to­lo­gías” que dan pie en al­gu­nos ca­sos a la agresión con­tra me­no­res de edad.

Sin em­bar­go, un as­pec­to que fa­vo­re­ce aún más la apa­ri­ción de cu­ras pe­de­ras­tas “es el si­len­cio cóm­pli­ce que du­ran­te mu­cho tiem­po en la vi­da de la Iglesia fa­vo­re­ció ex­pre­sio­nes de abu­so se­xual, por­que (los agre­so­res) sen­tían que en la Iglesia ha­bía una pro­tec­cion es­truc­tu­ral y cor­po­ra­ti­va”.

Mien­tras, el ex sa­cer­do­te Al­ber­to At­hié in­di­có que “se tra­ta de ex­pli­car la pe­de­ras­tia co­mo un pro­ble­ma ex­terno a la Iglesia”, cuan­do es­tá re­la­cio­na­do con la ins­ti­tu­ción y el en­cu­bri­mien­to a los agre­so­res se­xua­les.

Men­cio­nó que el ar­zo­bis­po Aguiar “no ha en­ten­di­do bien de qué se tra­ta”, pues “es un pro­ble­ma de quien ejer­ce la au­to­ri­dad y la fun­ción que tie­ne, se apro­ve­cha de la con­fian­za, y en es­te ca­so, mu­chas ve­ces de la vul­ne­ra­bi­li­dad de las ni­ñas y ni­ños pa­ra so­me­ter­los se­xual­men­te”.

Por ello, “la pe­de­ras­tia no es un pro­ble­ma fa­mi­liar que se va a re­sol­ver aten­dien­do me­jor a los chi­cos que en­tran al se­mi­na­rio y vien­do sus ten­den­cias afec­ti­vas; ese es un as­pec­to y no es el más re­le­van­te fi­nal­men­te”, afir­mó.

Je­sús Ro­me­ro Co­lín, víc­ti­ma de abu­so se­xual por par­te del ex sa­cer­do­te Car­los Ló­pez Val­dez, in­di­có que las de­cla­ra­cio­nes de Aguiar “si­guen la mis­ma ló­gi­ca” que se ha man­te­ni­do en la Iglesia.

Agre­gó que el abu­so se­xual a me­no­res “ha si­do fo­men­tan­do por en­cu­brir. A los sa­cer­do­tes los cam­bian de pa­rro­quia, los pro­te­gen y pi­den a la víc­ti­ma que los per­do­ne”.

An­te es­ta si­tua­ción lla­mó a que an­tes de rea­li­zar re­for­mas en los se­mi­na­rios que for­man a los can­di­da­tos a sa­cer­do­tes, “de­be ha­ber una lim­pia de los que es­tán ahí en la Iglesia y han ope­ra­do de es­ta ma­ne­ra”.

El ar­zo­bis­po pri­ma­do de Mé­xi­co, Car­los Aguiar Re­tes, al pre­si­dir la li­tur­gia de la Pa­sión de Cris­to, ayer en la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe, oró por los go­ber­nan­tes pa­ra que se afian­ce en el mun­do “un au­tén­ti­co pro­gre­so so­cial, una paz du­ra­de­ra y una ver­da­de­ra li­ber­tad re­li­gio­sa” ■ Foto Ro­ber­to Gar­cía Or­tiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.