Arre­me­ten en el Se­na­do con­tra el ar­zo­bis­po

La Jornada - - POLÍTICA - AN­DREA BECERRIL

La pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos del Se­na­do, Angélica de la Pe­ña, con­si­de­ró que las de­cla­ra­cio­nes del ar­zo­bis­po pri­ma­do de Mé­xi­co, Car­los Aguiar Re­tes, so­bre la su­pues­ta “cri­sis de la fa­mi­lia” que pro­pi­cia­ría la pe­de­ras­tia cle­ri­cal, só­lo mues­tran “una enor­me ig­no­ran­cia y dis­cri­mi­na­ción” y un “afán de dar la vuel­ta” al gra­ve pro­ble­ma.

La pe­rre­dis­ta re­sal­tó que el pro­ble­ma real es que la Iglesia ca­tó­li­ca ha per­mi­ti­do que cu­ras pe­de­ras­tas ac­túen con to­da im­pu­ni­dad, ya que los pro­te­ge pa­ra im­pe­dir que sean san­cio­na­dos.

Por se­pa­ra­do, la se­na­do­ra Lay­da San­so­res (PT-Morena) de­plo­ró que Aguiar con­si­de­re que quie­nes han pa­de­ci­do abu­so se­xual por sa­cer­do­tes son res­pon­sa­bles de ello por pro­ve­nir de ho­ga­res dis­fun­cio­na­les: “Es un ab­sur­do”.

De la Pe­ña in­sis­tió en que la res­pon­sa­ble de que ha­ya cre­ci­do la ci­fra de cu­ras pe­de­ras­tas, no só­lo en Mé­xi­co, sino en el mun­do, es la pro­pia Iglesia ca­tó­li­ca, “que co­bi­ja a esos de­lin­cuen­tes, ya sea al cam­biar­los de pa­rro­quia, al bus­car tra­tos eco­nó­mi­cos con la fa­mi­lia del me­nor agre­di­do, aun me­dian­te ame­na­zas pa­ra que se re­trac­ten”.

Hi­zo no­tar que los abu­sos con­tra jó­ve­nes y sa­cer­do­tes sa­lie­ron a re­lu­cir por las de­nun­cias de quie­nes por años los su­frie­ron o por in­for­ma­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas, pe­ro po­cos son los cu­ras san­cio­na­dos, so­bre to­do en Mé­xi­co.

“Le pe­di­ría al ar­zo­bis­po Aguiar que no dé la vuel­ta al asun­to de fon­do, que es la exis­ten­cia de cu­ras pe­de­ras­tas y la res­pon­sa­bi­li­dad de la je­rar­quía ca­tó­li­ca que los ha de­ja­do ac­tuar”, in­sis­tió la pe­rre­dis­ta.

Lo que se tie­ne que ha­cer, di­jo, so­bre to­do en los paí­ses ca­tó­li­cos, es que ya no im­pe­re el de­re­cho ca­nó­ni­co, sino la ley, y ha­cer que la Iglesia en­tien­da que la pe­de­ras­tia y la vio­len­cia con­tra ni­ños son de­li­tos que de­ben ser san­cio­na­das por la jus­ti­cia ci­vil. Con­si­de­ró que se equi­vo­ca Aguiar cuan­do sos­tie­ne que la pe­de­ras­tia es “una des­via­ción afec­ti­va”, ya que abu­sar de me­no­res es una per­ver­sión se­xual, que de­be ser aten­di­da co­mo en­fer­me­dad si­quiá­tri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.