Se ace­le­ra la re­for­ma que da muer­te al de­re­cho la­bo­ral

La Jornada - - OPINIÓN - ARTURO AL­CAL­DE JUSTINIANI

l leer el dic­ta­men de re­for­ma la­bo­ral que se pre­ten­de vo­tar la pró­xi­ma se­ma­na en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res, uno con­clu­ye que en nues­tro país la reali­dad siem­pre supera las ex­pec­ta­ti­vas. A me­dia hora de ini­ciar el lar­go des­can­so de Se­ma­na San­ta, el se­na­dor ex ver­de, aho­ra priís­ta, Jo­sé Ma­ría Ta­pia Fran­co, quien fue­ra im­pues­to dos días an­tes en el car­go de pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Tra­ba­jo y Pre­vi­sión So­cial, pre­sen­tó un dic­ta­men de 339 pá­gi­nas, que ob­via­men­te ela­bo­ró el Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral, con la in­ten­ción de que fue­ra apro­ba­do con ur­gen­cia.

De na­da sir­vie­ron los fo­ros, los even­tos aca­dé­mi­cos, las me­sas re­don­das y con­fe­ren­cias, los diá­lo­gos con las au­to­ri­da­des; tam­po­co la ini­cia­ti­va de ley del PRD, apo­yan­do un tex­to ela­bo­ra­do por la Unión Na­cio­nal de Trabajadores, ni la pro­pues­ta de ley del PAN. Fue­ron ig­no­ra­dos los com­pro­mi­sos con­traí­dos en el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP), así co­mo los con­ve­nios de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), in­clu­yen­do el res­pe­to al es­ta­do de de­re­cho y la independencia en la im­par­ti­ción de jus­ti­cia. Fi­nal­men­te, se sos­la­ya­ron las preo­cu­pa­cio­nes en el en­torno de la ne­go­cia­ción del TLCAN y de más de 180 le­gis­la­do­res es­ta­du­ni­den­ses que con ra­zón ex­pre­sa­ron preo­cu­pa­cio­nes por el mo­de­lo la­bo­ral me­xi­cano. Al fi­nal se im­pu­so la pro­pues­ta que im­pi­de la li­ber­tad de aso­cia­ción y de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va de­cen­te y el ob­je­ti­vo de man­te­ner sa­la­rios ba­jos e in­de­fen­sión la­bo­ral.

El go­bierno priís­ta op­tó por ha­cer nu­la la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de un año atrás, en con­tra­po­si­ción de todas las vo­ces que ad­vir­tie­ron so­bre los gra­ves ries­gos que se ten­drían no só­lo pa­ra el país, sino tam­bién pa­ra su can­di­da­to pre­si­den­cial Jo­sé An­to­nio Mea­de, quien se­gu­ra­men­te for­ma par­te de es­te bru­tal gol­pe a las y los trabajadores me­xi­ca­nos. La pri­sa pa­ra la pre­sen­ta­ción del dic­ta­men se ex­pli­ca por­que tan só­lo en cua­tro se­ma­nas con­clu­ye el pe­rio­do le­gis­la­ti­vo y el PRI cal­cu­la que per­de­rá la elec­ción, por lo que és­te es el úl­ti­mo mo­men­to pa­ra cum­plir las pro­me­sas al sec­tor em­pre­sa­rial con el cual mu­chos de los in­te­gran­tes de es­te go­bierno com­par­ten ne­go­cios. Po­co les im­por­ta im­po­ner la vo­ta­ción en un Con­gre­so que va de sa­li­da, no les in­tere­sa la le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca.

El pro­yec­to de ley que pre­ten­de im­po­ner el PRI y sus alia­dos, se sos­tie­ne en tres pi­la­res bá­si­cos: el pri­me­ro plan­tea blin­dar los con­tra­tos co­lec­ti­vos de pro­tec­ción pa­tro­nal es­ta­ble­cien­do re­qui­si­tos in­sal­va­bles pa­ra aque­llos trabajadores que pre­ten­dan or­ga­ni­zar­se de­mo­crá­ti­ca­men­te y ac­ce­der a una ne­go­cia­ción que pue­da me­jo­rar sus con­di­cio­nes sa­la­ria­les y de vi­da. Se les exi­ge co­mo con­di­ción pre­via cons­tan­cias do­cu­men­ta­les de las que ca­re­cen pa­ra jus­ti­fi­car la ne­ga­ti­va a que lo­gren la fir­ma de un con­tra­to co­lec­ti­vo o que pue­dan cam­biar al sin­di­ca­to im­pues­to por el pa­trón. Pri­me­ro, de­be­rán con­fe­sar por es­cri­to con que sin­di­ca­to es­tán, pa­ra que lue­go el pa­trón los pue­da des­pe­dir; des­pués, po­drán ini­ciar un jui­cio pa­ra as­pi­rar a un re­cuen­to secreto que ca­re­ce­rá de sen­ti­do.

El se­gun­do, crea un mu­ro de con­ten­ción que ha­ce la ta­rea de blo­quear por la vía ad­mi­nis­tra­ti­va cual­quier ges­tión, trá­mi­te o in­ten­to de cam­bio; pa­ra ello, el go­bierno pro­po­ne que los ór­ga­nos crea­dos por la Cons­ti­tu­ción pa­ra im­pul­sar la con­ci­lia­ción, se con­vier­tan en una es­pe­cie de tri­bu­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo, que sin su­je­tar­se al de­bi­do pro­ce­so, con­tro­la­rá los as­pec­tos esen­cia­les en el ejer­ci­cio de los de­re­chos co­lec­ti­vos: re­gis­tros sin­di­ca­les, fir­mas de con­tra­tos co­lec­ti­vos, em­pla­za­mien­tos a huel­ga o in­ten­tos por cam­biar al sin­di­ca­to im­pues­to por el pa­trón (jui­cios de ti­tu­la­ri­dad). Es­tos nue­vos Fran­kes­tein de­ci­di­rán dis­cre­cio­nal­men­te quién pa­sa a la se­gun­da eta­pa, an­te el Po­der Ju­di­cial. Si no lo au­to­ri­zan, los de­man­dan­tes ni si­quie­ra le ve­rán la ca­ra al juez (basta ver los ar­tícu­los 1010, 1027 y su re­fe­ren­cia al 1008); en otras pa­la­bras, de­ja­rán a los ver­da­de­ros jue­ces sin ma­te­ria de tra­ba­jo. Pa­ra re­ma­te, el nue­vo mons­truo se­rá con­tro­la­do por los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.