NAICM: lo que mal co­mien­za...

La Jornada - - OPINIÓN - EN­RI­QUE CAL­DE­RÓN ALZATI

a his­to­ria del Nue­vo Ae­ro­puer­to de Ciu­dad de Mé­xi­co se re­mon­ta a 2002, cuan­do lue­go de dis­cu­tir­se las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de cons­truir­lo en la zo­na de Tex­co­co, es­ta­do de Mé­xi­co o en Ti­za­yu­ca, Hi­dal­go, el go­bierno de Vi­cen­te Fox se in­cli­nó por la op­ción de Tex­co­co, lo cual mo­ti­vó un gran des­con­ten­to so­cial en el mu­ni­ci­pio de San Sal­va­dor Aten­co, cu­yos ha­bi­tan­tes se per­ca­ta­ron de que el in­te­rés del go­bierno del es­ta­do de Mé­xi­co se de­bía a los gran­des ne­go­cios de es­pe­cu­la­ción con las tie­rras pa­ra ese ae­ro­puer­to y sus zo­nas ale­da­ñas, ne­gán­do­se a ven­der sus tie­rras, pa­tri­mo­nio y me­dio de sub­sis­ten­cia, dan­do lu­gar a gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes de protesta.

Lue­go de fe­ro­ces ata­ques y ame­na­zas de re­pre­sión a la po­bla­ción de Aten­co, por par­te de los go­bier­nos fe­de­ral y es­ta­tal, Vi­cen­te Fox de­ci­dió can­ce­lar el pro­yec­to y en su lu­gar ha­cer al­go más mo­des­to y ra­zo­na­ble: cons­truir una se­gun­da ter­mi­nal de pa­sa­je­ros en el ae­ro­puer­to exis­ten­te, con el pro­pó­si­to de in­cre­men­tar su ca­pa­ci­dad de ope­ra­ción. La nue­va ter­mi­nal co­men­zó a cons­truir­se en 2004, con un cos­to cer­cano a los 10 mil mi­llo­nes de pesos, en­tran­do en ope­ra­ción en el año 2007.

Por ello, lla­mó la aten­ción pú­bli­ca que en la ma­dru­ga­da del 3 de ma­yo de 2006, fuer­zas po­li­cia­cas del es­ta­do de Mé­xi­co irrum­pie­ran en el po­bla­do de San Sal­va­dor Aten­co sa­can­do de sus ca­sas a hom­bres y mu­je­res, lle­ván­do­se­los de­te­ni­dos por los di­ver­sos ac­tos de protesta, ocu­rri­dos en res­pues­ta a las pre­ten­sio­nes de los fun­cio­na­rios del nue­vo go­bierno del es­ta­do de apo­de­rar­se de sus tie­rras, no obs­tan­te que el pro­yec­to del ae­ro­puer­to en Tex­co­co ha­bía si­do can­ce­la­do. Des­pués se sa­bría que el ata­que al po­bla­do en el que ha­bían muer­to dos jó­ve­nes y va­rias mu­je­res ha­bían si­do gol­pea­das, tor­tu­ra­das y vio­la­das, ha­bía si­do or­de­na­do por el nue­vo go­ber­na­dor del es­ta­do de Mé­xi­co, lla­ma­do En­ri­que Pe­ña Nie­to, quien fue de­nun­cia­do por las mu­je­res agre­di­das an­te la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos. ¿Cuál era la ra­zón de es­te ata­que ca­rac­te­ri­za­do por el abu­so de fuer­za co­me­ti­do por quien su­pues­ta­men­te de­bía ve­lar por el bie­nes­tar de sus go­ber­na­dos?

Es­te he­cho dio lu­gar a la re­cep­ción que le die­ron los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na seis años des­pués, cuan­do Pe­ña Nie­to rea­li­za­ba su cam­pa­ña electoral pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, quien no pu­do res­pon­der sus pre­gun­tas e in­cre­pa­cio­nes. Otro as­pec­to os­cu­ro, re­la­cio­na­do con las lí­neas de avia­ción, es el re­fe­ren­te a la ven­ta de la em­pre­sa Me­xi­ca­na de Avia­ción al se­ñor Gas­tón Az­cá­rra­ga, due­ño de Ho­te­les Mi­sión, quien lue­go de ad­qui­rir la em­pre­sa, de­ci­dió po­ner en ven­ta las ru­tas que te­nía con­ce­sio­na­da la ae­ro­lí­nea, en­tre Ciu­dad de Mé­xi­co y las ciu­da­des más im­por­tan­tes del país, así co­mo de Es­ta­dos Uni­dos, La­ti­noa­mé­ri­ca y Eu­ro­pa pa­ra lue­go de­cla­rar­la en quie­bra (con el apo­yo del go­bierno de Fe­li­pe Cal­de­ron). El re­sul­ta­do de di­chas ope­ra­cio­nes fue la con­cen­tra­ción de los pa­sa­je­ros en el Ae­ro­puer­to de Ciu­dad de Mé­xi­co, cuan­do las ae­ro­lí­neas exis­ten­tes op­ta­ron por ce­rrar sus ru­tas pe­ri­fé­ri­cas, obli­gan­do a los pa­sa­je­ros que via­ja­ban de una ciu­dad a otra, a vo­lar a Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra ha­cer allí la co­ne­xión a su des­tino, in­cre­men­tan­do con ello los in­gre­sos de esas ae­ro­lí­neas en de­tri­men­to de la po­bla­ción.

¿Que tan­to ha cre­ci­do el trá­fi­co de pa­sa­je­ros en el ae­ro­puer­to de Ciu­dad de Mé­xi­co, a partir de es­te es­tra­te­gia co­mer­cial? ¿Por qué no se ha op­ta­do por el di­se­ño de una red de ru­tas pe­ri­fé­ri­cas que im­pul­sen el desa­rro­llo equi­li­bra­do del país, en lu­gar de in­sis­tir en el es­que­ma cen­tra­lis­ta que ha he­cho de Ciu­dad de Mé­xi­co una de las ciu­da­des más gran­des e in­efi­cien­tes del mun­do? En es­te sen­ti­do, vale la pe­na re­co­dar que la pues­ta en ser­vi­cio del ae­ro­puer­to ac­tual en 1952, tu­vo co­mo efec­to que en esa dé­ca­da se die­ra el ma­yor cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal de Ciu­dad de Mé­xi­co, pa­san­do de 3.1 a 4.9 mi­llo­nes (lo cual im­pli­có un cre­ci­mien­to de 61 por cien­to) y que ese cre­ci­mien­to se die­ra ma­yo­ri­ta­ria­men­te en el en­torno de ese ae­ro­puer­to.

En es­te ex­tra­ño contexto, el go­bierno ac­tual, en un ac­to pre­si­di­do por el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña y su se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes, Ge­rar­do Ruiz Es­par­za, anun­ció en 2013, la cons­truc­ción del NAICM co­mo al­go de­ci­di­do de ma­ne­ra si­mi­lar al pro­yec­to de un tren de al­ta velocidad en­tre las ciu­da­des de Mé­xi­co y Que­ré­ta­ro, sin la exis­ten­cia co­no­ci­da de es­tu­dios de im­pac­to am­bien­tal, eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co, ni de li­ci­ta­cio­nes re­la­cio­na­das con am­bos pro­yec­tos. ¿Se tra­ta­ba de una sor­pre­sa del go­bierno pa­ra mos­trar su enor­me ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y lo­gís­ti­ca pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de mo­der­ni­za­ción del país an­te el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción que im­pli­ca­ba el in­cre­men­to sus­tan­ti­vo de la com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal y de atrac­ción de ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros? ¿O era el sim­ple de­seo de rea­li­zar ne­go­cios de al­to ren­di­mien­to, tan­to pa­ra los fun­cio­na­rios al am­pa­ro del po­der, co­mo pa­ra los em­pre­sa­rios que ha­bían fi­nan­cia­do bue­na par­te de la cam­pa­ña electoral que ha­bía lle­va­do a Pe­ña Nie­to a la Pre­si­den­cia?

El com­por­ta­mien­to que han mos­tra­do los al­tos fun­cio­na­rios del ac­tual go­bierno, en­vuel­tos en to­do ti­po de es­cán­da­los y ac­tos de co­rrup­ción, in­clu­yen­do el del tren de al­ta velocidad a Que­ré­ta­ro, los te­mas re­la­cio­na­dos con OHL y Ode­brecht, así co­mo el del pa­so ex­prés de Cuer­na­va­ca, nos lle­va a pen­sar ne­ce­sa­ria­men­te, que el pro­yec­to NAICM de­be ser re­vi­sa­do con cui­da­do an­te la pers­pec­ti­va de po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des y de­li­tos co­me­ti­dos en ese pro­yec­to fas­tuo­so. Las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por el equi­po de Car­men Aris­te­gui nos han per­mi­ti­do co­no­cer ya el ex­tra­ño ca­so de la bar­da pe­ri­me­tral de es­te ae­ro­puer­to, que la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes “en­car­gó” a la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal con el pro­pó­si­to apa­ren­te de eli­mi­nar la ne­ce­si­dad de li­ci­tar ese pro­yec­to, uti­li­zan­do a esa se­cre­ta­ría co­mo pan­ta­lla que per­mi­tie­se a la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes, con­tra­tar li­bre­men­te a va­rias em­pre­sas “ami­gas” con el re­sul­ta­do del en­ca­re­ci­mien­to de 90 por cien­to en el desa­rro­llo de es­ta obra. ¿Qué otras irre­gu­la­ri­da­des exis­ten? No le fal­tan ra­zo­nes a Ló­pez Obra­dor pa­ra exi­gir cla­ri­dad, co­mo tam­po­co fal­tan pa­ra ex­pli­car las ne­ga­ti­vas de Mea­de y Ana­ya pa­ra que el pro­yec­to se in­ves­ti­gue.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.