Co­rrup­ción y de­re­chos hu­ma­nos

La Jornada - - OPINIÓN - MI­GUEL CON­CHA

ntre el 13 y 14 de abril ten­drá lu­gar en Li­ma, Pe­rú, con el te­ma de La go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca frente a la co­rrup­ción, la VIII Cum­bre de las Amé­ri­cas. La Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) apro­bó con esa opor­tu­ni­dad a comienzos de es­te mes una re­so­lu­ción ti­tu­la­da Co­rrup­ción y De­re­chos Hu­ma­nos. En ella re­cuer­da que el año pa­sa­do for­mu­ló una re­so­lu­ción so­bre los de­re­chos hu­ma­nos y la im­pu­ni­dad, en la que afir­mó que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción “es­tá in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­da al ejer­ci­cio y dis­fru­te de los de­re­chos hu­ma­nos”, y que por lo mis­mo el es­ta­ble­ci­mien­to de me­ca­nis­mos efec­ti­vos pa­ra erra­di­car la co­rrup­ción “es una obli­ga­ción ur­gen­te pa­ra lo­grar un ac­ce­so efec­ti­vo a una jus­ti­cia in­de­pen­dien­te e im­par­cial, y ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos”. Da­da la im­por­tan­cia del te­ma, y más allá del uso im­pe­ria­lis­ta y fac­cio­so que en efec­to pue­de ha­cer­se de la pró­xi­ma cum­bre con­tra go­bier­nos que en la prác­ti­ca de­fien­den la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va y par­ti­ci­pa­ti­va o di­rec­ta en Amé­ri­ca La­ti­na, me pa­re­ce in­tere­san­te dar a co­no­cer es­ta nue­va re­so­lu­ción de la CIDH, que por pri­me­ra vez pro­por­cio­na una apro­xi­ma­ción in­te­gral al te­ma.

En el diag­nós­ti­co so­bre sus efec­tos, la CIDH es­ta­ble­ce que la co­rrup­ción “es un com­ple­jo fe­nó­meno que afecta a los de­re­chos hu­ma­nos en su in­te­gra­li­dad, de­bi­li­ta la go­ber­na­bi­li­dad y las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, fo­men­ta la im­pu­ni­dad, so­ca­va el es­ta­do de de­re­cho y exa­cer­ba la de­sigual­dad”. Di­ce tam­bién que “se ca­rac­te­ri­za por el abu­so o des­via­ción del po­der, pú­bli­co o pri­va­do, que des­pla­za el in­te­rés pú­bli­co por un be­ne­fi­cio pri­va­do (per­so­nal o pa­ra un ter­ce­ro), y de­bi­li­ta las ins­ti­tu­cio­nes de con­trol, ad­mi­nis­tra­ti­vas y ju­di­cia­les”. Re­co­no­ce que la co­rrup­ción tie­ne un im­pac­to gra­ve y di­fe­ren­cia­do en el go­ce y ejer­ci­cio de los de­re­chos hu­ma­nos de gru­pos his­tó­ri­ca­men­te dis­cri­mi­na­dos, y que fre­cuen­te­men­te, co­mo con­se­cuen­cia de in­ves­ti­gar, in­for­mar y de­nun­ciar ac­tos de co­rrup­ción, “fun­cio­na­rios pú­bli­cos, ope­ra­do­res de jus­ti­cia, pe­rio­dis­tas, per­so­nas de­fen­so­ras de de­re­chos hu­ma­nos, lí­de­res so­cia­les, jó­ve­nes y lí­de­res de pue­blos indígenas y de co­mu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes son víc­ti­mas de ata­ques con­tra su vi­da, su in­te­gri­dad, li­ber­tad y se­gu­ri­dad per­so­nal”.

Pa­ra la CIDH, la co­rrup­ción se ge­ne­ra me­dian­te esquemas di­ver­sos, mu­chos de los cua­les co­no­ce­mos bien en Mé­xi­co. En­tre ellos, la adop­ción irre­gu­lar de de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les, co­mo con­tra­tos u obras pú­bli­cas, nom­bra­mien­tos o as­cen­sos, y le­yes o exo­ne­ra­cio­nes tri­bu­ta­rias que afec­tan los prin­ci­pios de igual­dad, trans­pa­ren­cia, de­bi­do pro­ce­so e im­par­cia­li­dad. Ade­más de la va­lo­ra­ción de con­tra­tos u obras pú­bli­cas de ma­ne­ra des­via­da, pa­ra fa­vo­re­cer el in­te­rés pri­va­do so­bre el pú­bli­co, afec­tan­do con ello los re­cur­sos con que cuen­ta el Es­ta­do, y el re­que­rir a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos pre­ben­das in­de­bi­das a cam­bio de ser­vi­cios pú­bli­cos (mo­ches). “In­fluir en los pro­ce­sos elec­to­ra­les me­dian­te el fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to de cam­pa­ñas y can­di­da­tu­ras” es otro de los esquemas de co­rrup­ción es­truc­tu­ral que cap­tu­ra a las en­ti­da­des es­ta­ta­les.

Con el pro­pó­si­to de en­fren­tar es­te cáncer de nues­tra vi­da pú­bli­ca y pri­va­da, la CIDH pro­po­ne cua­tro ejes fun­da­men­ta­les, ha­cien­do en ca­da uno de ellos una se­rie de per­ti­nen­tes recomendaciones. 1. Independencia, im­par­cia­li­dad, au­to­no­mía y ca­pa­ci­dad de los sis­te­mas de jus­ti­cia, en el que re­co­mien­da en­tre otras co­sas el es­ta­ble­ci­mien­to nor­ma­ti­vo de pro­ce­sos de se­lec­ción y nom­bra­mien­to de ope­ra­do­res de jus­ti­cia con cri­te­rios ob­je­ti­vos de se­lec­ción o de­sig­na­ción, así co­mo re­qui­si­tos y pro­ce­di­mien­tos pre­vi­si­bles pa­ra to­da per­so­na que desee par­ti­ci­par, y me­ca­nis­mos de trans­pa­ren­cia en esos pro­ce­sos, in­clu­yen­do a las al­tas cor­tes. 2. Trans­pa­ren­cia, ac­ce­so a la in­for­ma­ción y li­ber­tad de ex­pre­sión, en el que re­co­mien­da “es­ta­ble­cer obli­ga­cio­nes de aque­lla in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la efec­ti­va ren­di­ción de cuen­tas y la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, en par­ti­cu­lar en re­la­ción con, a) sis­te­mas de con­vo­ca­to­ria, con­tra­ta­ción, em­pleo y sa­la­rios de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos; b) me­ca­nis­mos pa­ra pre­ve­nir con­flic­tos de in­te­rés; c) con­tra­ta­ción pú­bli­ca y ges­tión del pre­su­pues­to e in­ver­sio­nes de infraestructura; d) ac­ti­vi­da­des de lobby; e) iden­ti­dad de las per­so­nas ju­rí­di­cas y na­tu­ra­les involucradas en la ges­tión de em­pre­sas del sec­tor pri­va­do, y f) fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les y fun­cio­na­mien­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. 3. De­re­chos Eco­nó­mi­cos, So­cia­les, Cul­tu­ra­les y Am­bien­ta­les, en el que re­co­mien­da “adop­tar me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra po­ner en mar­cha o for­ta­le­cer sis­te­mas de su­per­vi­sión y fis­ca­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des de ex­trac­ción, ex­plo­ta­ción o desa­rro­llo de ma­ne­ra cohe­ren­te con las obli­ga­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, orien­ta­das a evi­tar la vul­ne­ra­ción de los de­re­chos de la po­bla­ción en el área de in­fluen­cia en que es­tas ac­ti­vi­da­des tie­nen lu­gar”.

Es in­dis­pen­sa­ble que di­chas me­di­das con­tem­plen pa­ra todas las per­so­nas, gru­pos y co­lec­ti­vi­da­des que se vean po­ten­cial­men­te afec­ta­dos por un pro­yec­to o ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va o de desa­rro­llo me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes. Me­ca­nis­mos de eva­lua­ción y con­trol que por lo de­más tie­nen que ser “trans­pa­ren­tes e in­de­pen­dien­tes de las es­truc­tu­ras de con­trol de las em­pre­sas y cual­quier ti­po de in­fluen­cia”. Adop­tar ade­más “me­di­das pa­ra pre­ve­nir, in­ves­ti­gar y san­cio­nar agre­sio­nes y hos­ti­ga­mien­tos con­tra di­ri­gen­tes u otras per­so­nas involucradas en pro­ce­sos de de­fen­sa de de­re­chos de las co­mu­ni­da­des, po­bla­ción o pue­blos indígenas y tri­ba­les afec­ta­dos por ac­ti­vi­da­des de ex­trac­ción, ex­plo­ta­ción o desa­rro­llo”, y de per­so­nas que de­nun­cian ac­tos de co­rrup­ción en esos pro­yec­tos, es otra de las pro­pues­tas que ha­ce la CIDH. Y, 4. Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal, me­dian­te la crea­ción de uni­da­des de in­ves­ti­ga­ción mul­ti­la­te­ra­les y me­di­das re­gio­na­les de re­pa­ra­ción pa­ra las víc­ti­mas.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.