Ch­ris­top­her Wal­ken, vi­llano que­ri­do en Holly­wood, cum­ple hoy 75 años

Re­co­no­ci­do ac­tor que ga­nó un Ós­car en 1979 por

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - DPA LOS

ÁN­GE­LES.

El aplau­so fue atro­na­dor cuan­do Ch­ris­top­her Wal­ken subió al es­ce­na­rio en la 90 edi­ción de la ga­la de los Ós­car. El pú­bli­co se pu­so de pie y ofre­ció al ve­te­rano ac­tor una ova­ción y eso que era só­lo uno de los pre­sen­ta­do­res. Wal­ken, quien ce­le­bra hoy su 75 aniver­sa­rio, es ve­ne­ra­do en Holly­wood des­de ha­ce años.

Han pa­sa­do ya ca­si cua­tro dé­ca­das des­de que Wal­ken subió a ese mis­mo es­ce­na­rio pa­ra re­co­ger el Ós­car por The Deer Hun­ter, dra­ma de Mi­chael Ci­mino que ex­plo­ra­ba las con­se­cuen­cias de la guerra de Viet­nam en los ve­te­ra­nos. Es­te tra­ba­jo se lle­vó en 1979 cin­co Ós­ca­res, en­tre ellos el de me­jor pe­lí­cu­la y de me­jor di­rec­tor, así co­mo el ga­lar­dón de Wal­ken por su pa­pel de sol­da­do des­tro­za­do sí­qui­ca­men­te de­bi­do a su pa­so por la guerra. So­bre to­do re­sul­ta es­tre­me­ce­do­ra la es­ce­na en la que Wal­ken y Ro­bert De Ni­ro jue­gan a la ru­le­ta ru­sa.

En un bre­ve y mo­des­to dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to, Wal­ken qui­so ho­me­na­jear al di­rec­tor, Ci­mino, y al co­pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria, De Ni­ro, con quien lo une una es­tre­cha amis­tad, así co­mo va­rias pe­lí­cu­las que hi­cie­ron jun­tos. Aca­ban de ro­dar una co­me­dia de abue­los, The War With Grand­pa, en la que De Ni­ro (74 años) in­ter­pre­ta a un viu­do que tie­ne pro­ble­mas con su nie­to y Wal­ken es su me­jor ami­go.

El ac­tor, co­no­ci­do por su voz gra­ve y su cor­te de pe­lo rec­to y pei­na­do con pe­cu­lia­ri­dad ha­cia atrás, si­gue al pie del ca­ñón. Su pró­xi­mo pa­pel se­rá el de un ar­tis­ta que vi­ve ais­la­do y se ve im­pli­ca­do en una fal­si­fi­ca­ción de ar­te con con­se­cuen­cias le­ta­les. El ro­da­je de The Burnt Oran­ge He­resy, th­ri­ller neo-noir, co­men­za­rá en unos me­ses en Ita­lia, se­gún in­for­mó re­cien­te­men­te The Holly­wood Re­por­ter.

Hi­jo de in­mi­gran­tes

In­can­sa­ble ac­tor de re­par­to, Wal­ken ha par­ti­ci­pa­do en más de un cen­te­nar de pe­lí­cu­las y ca­si el mis­mo nú­me­ro de pro­duc­cio­nes tea­tra­les. Hi­jo del pa­na­de­ro ale­mán Paul Wäl­ken (pos­te­rior­men­te Wal­ken) emi­gra­do a Nue­va York a fi­na­les de los años 20, y una ma­dre de ori­gen es­co­cés, el ac­tor des­cu­brió pron­to su afi­ción por la in­ter­pre­ta­ción. Fue su ma­dre quien en­vió a sus tres hi­jos, Ro­nald (el nombre de pi­la de Ch­ris­top­her), Ken y Glenn, a la es­cue­la de dan­za y bus­có pe­que­ños tra­ba­jos en te­le­vi­sión y tea­tro.

En aque­llos años los ni­ños en Nue­va York acu­dían fre­cuen­te­men­te a las cla­ses de tap, re­la­tó Wal­ken en oc­tu­bre pa­sa­do du­ran­te un Fes­ti­val en An­tal­ya, Tur­quía, don­de se le rin­dió un ho­me­na­je por su tra­yec­to­ria. Pa­ra un hi­jo de in­mi­gran­tes que vi­vía en un ba­rrio de gen­te tra­ba­ja­do­ra, el mun­do del es­pec­tácu­lo cons­ti­tuía una opor­tu­ni­dad úni­ca. “Yo no te­nía notas bue­nas co­mo pa­ra ir a la es­cue­la su­pe­rior. No ha­bía otra co­sa que ha­cer”, di­jo Wal­ken so­bre sus ini­cios, se­gún la re­vis­ta Va­riety.

A tra­vés de la dan­za lle­gó al tea­tro y de ahí al ci­ne. Su de­but en la gran pan­ta­lla fue en 1971, con un pe­que­ño pa­pel jun­to a Sean Con­nery en The An­der­son Ta­pes, th­ri­ller di­ri­gi­do por Sid­ney Lu­met. Pe­ro lla­mó la aten­ción ha­cien­do de her­mano de Dia­ne Kea­ton con ten­den­cias sui­ci­das en An­nie Hall (1977) y dos años des­pués lle­gó el re­con­ci­mien­to mun­dial con el Ós­car en The Deer Hun­ter.

Fue “sen­ci­lla­men­te una gran suer­te” cuan­do le hi­cie­ron el cas­ting pa­ra in­ter­pre­tar a un sol­da­do en una pe­lí­cu­la an­ti­be­li­cis­ta, di­jo Wal­ken du­ran­te el fes­ti­val en Tur­quía. A su vez tam­bién se des­mar­có de la for­ma de tra­ba­jar de otros co­le­gas al ase­gu­rar que su ma­ne­ra de in­ter­pre­tar con­sis­te úni­ca­men­te en si­mu­lar ser otra per­so­na. Y sin du­da lo con­si­gue, so­bre to­do cuan­do ha­ce esos pa­pe­les que se han con­ver­ti­do en su es­pe­cia­li­dad: vi­lla­nos, ti­pos chi­fla­dos o re­tor­ci­dos. Fue el mal­va­do en la en­tre­ga de Ja­mes Bond A View to a Kill, un ca­po de la dro­ga en King of New York, un mi­llo­na­rio co­rrup­to en Bat­man Re­turns y un ve­te­rano de Viet­nam en Pulp Fic­tion (1994). En la co­me­dia ne­gra Se­ven Psy­cho­paths, del di­rec­tor Mar­tin McDo­nagh, in­ter­pre­ta a un hom­bre que se­cues­tra pe­rros y lue­go se ha­ce pa­sar por la per­so­na que en­cuen­tra al ani­mal pa­ra así co­brar una re­com­pen­sa.

Pe­ro Wal­ken tam­bién ha de­mos­tra­do que tie­ne otros re­gis­tros. En la co­me­dia Ame­ri­ca’s Sweet­hearts in­ter­pre­ta a un ex­cén­tri­co di­rec­tor de Holly­wood jun­to a Ju­lia Ro­berts, y en Wed­ding Cras­hers a un es­tre­sa­do pa­dre de la no­via. Ade­más bri­lló en el mu­si­cal Hairs­pray dan­do vi­da al ma­ri­do de un John Tra­vol­ta ves­ti­do de mu­jer.

El ac­tor se man­tie­ne ale­ja­do de to­do el ba­ru­llo de Holly­wood. Ca­sa­do des­de ha­ce ca­si 50 años con una di­rec­to­ra de cas­ting, Wal­ken no tie­ne hi­jos y re­si­de en el es­ta­do de Con­nec­ti­cut, en el no­res­te de Nue­va York.

El ca­so Wag­ner-Wood

Pe­ro no pu­do evi­tar ver­se im­pli­ca­do en una de las gran­des tra­ge­dias de la me­ca del ci­ne. En 1981 ro­dó con Na­ta­lie Wood (West Si­de Story) la pe­lí­cu­la Brains­torm. Po­co an­tes de que fi­na­li­za­ra el ro­da­je, él y Wood fue­ron in­vi­ta­dos por el ma­ri­do de la ac­triz, Ro­bert Wag­ner, a sa­lir al mar en bar­co. Du­ran­te la no­che, la ac­triz de 43 años ca­yó al mar y mu­rió aho­ga­da. Su muer­te fue ca­li­fi­ca­da de accidente en­ton­ces, pe­ro en 2011 la po­li­cía re­abrió la in­ves­ti­ga­ción del ca­so.

En fe­bre­ro, el mis­te­rio­so ca­so vol­vió a ser no­ti­cia cuan­do las au­to­ri­da­des se­ña­la­ron a Wag­ner co­mo “per­so­na de in­te­rés”. Se­gún re­ve­ló el ca­pi­tán del ya­te Splen­do­ur, Wag­ner y Wood tu­vie­ron una fuer­te dis­cu­sión esa no­che. Se con­si­de­ra­ron sos­pe­cho­sos los he­ma­to­mas ha­lla­dos en el ca­dá­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.