LA MUES­TRA

Lucky

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - CAR­LOS BONFIL

n va­que­ro cre­pus­cu­lar. El pro­ta­go­nis­ta del pri­mer lar­go­me­tra­je del ac­tor vuelto rea­li­za­dor John Ca­rroll Lynch, lle­va el mis­mo nombre de la pe­lí­cu­la en la que es due­ño ab­so­lu­to de ca­si todas las es­ce­nas, Lucky (Harry Dean Stan­ton). Vi­ve en un pue­blo per­di­do en el de­sier­to es­ta­du­ni­den­se, es ve­te­rano de una guerra en la que tu­vo la suer­te de no ha­ber com­ba­ti­do ja­más, es sol­te­rón em­pe­der­ni­do a sus 90 años, prac­ti­ca ejer­ci­cios todas las ma­ña­nas, no tie­ne ni hi­jos ni mas­co­tas, guar­da en su ro­pe­ro ca­mi­sas a cua­dros todas idén­ti­cas y man­tie­ne una ru­ti­na co­ti­dia­na que le ha ga­ran­ti­za­do una sa­lud y una lon­ge­vi­dad en­vi­dia­bles. Un ma­reo sú­bi­to y una caí­da sin gra­ves con­se­cuen­cias le anun­cian, sin em­bar­go, que el fin de ese mi­la­gro de lo­za­nía cre­pus­cu­lar bien pu­die­ra es­tar muy cer­ca.

Lucky es una cin­ta cau­ti­va­do­ra de prin­ci­pio a fin. Un po­co en el es­ti­lo de Pa­ter­son, de Jim Jar­musch, con su pau­sa­do re­gis­tro de las ac­cio­nes dia­rias del pro­ta­go­nis­ta, idén­ti­cas todas en sus ri­tua­les reite­ra­ti­vos, y con las vi­si­tas obli­ga­das al res­tau­ran­te o al bar que fre­cuen­tan sus co­no­ci­dos. En la cin­ta de Ca­rroll Lynch, sin em­bar­go, el an­ciano no­na­ge­na­rio (que Dean Stan­ton in­ter­pre­ta con maes­tría) vi­ve esas ru­ti­nas con una lu­ci­dez y un sen­ti­do del hu­mor ale­ja­dos siem­pre de to­do en­si­mis­ma­mien­to ta­ci­turno o tris­te, due­ño de una se­re­ni­dad desafian­te que pa­re­cie­ra res­guar­dar­le de cual­quier des­ven­tu­ra. En su ca­li­dad de ateo con­fe­so, Lucky ci­fra to­da su ener­gía en dis­fru­tar la vi­da en es­ta tie­rra, sin guar­dar ilu­sión al­gu­na frente a los im­pro­ba­bles cas­ti­gos o re­com­pen­sas ul­tra­te­rre­na­les. Es un vie­jo re­bel­de irre­duc­ti­ble que sin ha­ber com­ba­ti­do en reali­dad en el frente del Pa­cí­fi­co, po­si­ble­men­te sea el ven­ce­dor in­dis­cu­ti­ble de esa ba­ta­lla ma­yor que con­sis­te en pre­ser­var una ex­ce­len­te ca­li­dad de vi­da y so­bre­po­ner­se dig­na­men­te a la so­le­dad y a la du­ra reali­dad del en­ve­je­ci­mien­to. Sus ami­gos se lo re­co­no­cen y lo res­pe­tan, y per­ma­ne­cen ca­lla­dos cuan­do él se em­pe­ña en des­obe­de­cer los re­gla­men­tos y fu­mar don­de le vie­ne en ga­na. Su in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca es par­te de su en­can­to, y su ma­ne­ra de re­zon­gar y de gru­ñir es tam­bién una eficaz es­tra­te­gia de de­fen­sa. Pre­sin­tien­do la cer­ca­nía del fi­nal, Lucky ha de­ci­di­do no pri­var­se nun­ca ya de na­da, y la pe­lí­cu­la es el re­gis­tro pun­tual del cum­pli­mien­to de sus úl­ti­mos des­plan­tes im­pe­rio­sos, de sus sen­ci­llos go­ces y tam­bién de to­dos sus ca­pri­chos.

Una de las me­jo­res sor­pre­sas de la pe­lí­cu­la es la pre­sen­cia del rea­li­za­dor Da­vid Lynch, en una ac­tua­ción no­ta­ble, in­ter­pre­tan­do el pa­pel del vie­jo Ho­ward, el hom­bre que pa­de­ce la huí­da de su tor­tu­ga lla­ma­da Fran­klin D. Roo­sel­velt con la que ha con­vi­vi­do lar­gos años. Una tor­tu­ga ca­paz de vi­vir en­tre 100 y 200 años y que es to­do un mo­de­lo de lon­ge­vi­dad en ese de­sier­to don­de mu­chos se­res hu­ma­nos adi­vi­nan ya el fin ineluc­ta­ble. Lucky com­bi­na, en do­sis muy pa­re­jas,

Fo­to­gra­ma de la cin­ta de John Ca­rroll Lynch

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.