Tin­tin­na­bu­li

La Jornada - - DEPORTES -

n los es­tan­tes de no­ve­da­des dis­co­grá­fi­cas es­plen­de el ál­bum Dvo­rak. Sta­bat Ma­ter (Dec­ca), la más re­cien­te gra­ba­ción de esa par­ti­tu­ra mo­nu­men­tal.

La versión es oriun­da: Ji­ri Be­loh­la­vek di­ri­ge a la Fi­lar­mó­ni­ca Che­ca con su co­ro y de­co­ro mien­tras el cuar­te­to ca­no­ro so­lis­ta es de pri­vi­le­gio: Eri Na­ka­mu­ra, Eli­sa­beth Kull­man, Mi­chael Sy­res y Jag­min Park; so­prano, mez­zo, te­nor y ba­jo.

Es cos­tum­bre na­cio­nal en la Re­pú­bli­ca Che­ca po­ner en ebu­lli­ción en vi­vo es­ta reflexión hon­da so­bre la exis­ten­cia.

La his­to­ria de es­ta par­ti­tu­ra es cru­da: Dvo­rak ini­ció su es­cri­tu­ra co­mo res­pues­ta a la pér­di­da de su hi­ja Jo­se­fa, en 1875; aban­do­nó el pro­yec­to y lo re­to­mó frente a nue­va sa­cu­di­da: su otra hi­ja, Ru­ze­na, tam­bién ex­pi­ró me­ses des­pués y ape­nas trans­cu­rrie­ron se­ma­nas cuan­do el úl­ti­mo hi­jo so­bre­vi­vien­te, Ota­kar, tam­bién mu­rió.

Sta­bat Ma­ter sig­ni­fi­ca: Es­ta­ba la ma­dre (de pie frente a la muer­te de su hi­jo), es de ori­gen me­die­val e in­nú­me­ros com­po­si­to­res han to­ma­do tex­to y te­ma pa­ra es­cri­bir eté­rea­men­te. El ca­so más (li­te­ral­men­te) so­na­do es el de Gio­van­ni Bat­tis­ta Per­go­les­si, cu­yo Sta­bat Ma­ter es apre­cia­do por su be­lle­za, gra­cia y ca­pa­ci­dad de con­sue­lo.

Cuan­do mue­re el pa­dre, la ma­dre, se lla­ma huér­fano. Cuan­do mue­re un hi­jo, no hay pa­la­bras. No tie­ne nombre.

Do­lor del al­ma.

An­to­nin Dvo­rak es­cri­bió un Sta­bat Ma­ter, co­mo lo hi­zo des­pués con su Re­quiem, en un es­ta­do de me­di­ta­ción pro­fun­da: su te­ma es la vi­da, el es­pa­cio que ha­bi­ta­mos, el tiem­po que vi­vi­mos. Y tam­bién la in­mi­nen­cia de la muer­te. Su muy pró­xi­ma lle­ga­da.

Cier­to, hay un sen­ti­do de tra­ge­dia épi­ca; tal es el es­ti­lo de es­te gran sin­fo­nis­ta. Ocu­rren clí­max con­ti­nuos, es­ta­lli­dos or­ques­ta­les, vas­tos te­rri­to­rios pre­ña­dos de in­ten­si­dad.

En par­ti­cu­lar, el uso de las vio­las (Dvo­rak fue vio­lis­ta) otor­ga el tono se­pia cohe­ren­te; los con­tra­pun­tos en­tre oboe y te­nor, en­tre fa­go­tes y mez­zo, to­do el con­jun­to de alien­tos-ma­de­ras con el co­ro, pro­por­cio­nan una at­mós­fe­ra eté­rea.

Dos mo­de­los guían a Dvo­rak: su ama­do Bach y su ad­mi­ra­do Ver­di; en el pri­mer ca­so, la for­tu­na lo acom­pa­ña: se­cuen­cias com­ple­tas flu­yen cual arro­yo (eso sig­ni­fi­ca bach en ale­mán, por cier­to: arro­yo) mien­tras en el se­gun­do el re­sul­ta­do es una ópe­ra ver­dia­na, con sus res­pec­ti­vos pa­sa­jes so­lis­tas en su­ce­sión del cuar­te­to ca­no­ro.

El for­ma­to ora­to­rio im­pe­ra, em­pe­ro.

La ma­sa ca­no­ra supera en la versión ori­gi­nal a la ins­tru­men­tal, es­tre­na­da la no­che an­te­rior a la Na­vi­dad de 1880; los nú­me­ros cre­cie­ron cuan­do Dvo­rak com­ple­tó la or­ques­ta­ción que es­tre­nó su ami­go (in­te­gran­te del triun­vi­ra­to che­co con Sme­ta­na y Dvo­rak) Ar­vo Pärt ha­ce so­nar una cam­pa­na: Leos Ja­na­cek en Lon­dres, tres años más tar­de.

Abun­dan ma­te­ria­les cro­má­ti­cos, in­ter­lu­dios co­ra­les, pro­so­dia prís­ti­na cuan­do el ver­so ‘‘tui na­ti vul­ne­ra­ti”, y un sen­ti­do ní­ti­do de esperanza.

El Sta­bat Ma­ter de Dvo­rak es el más ex­ten­so de los exis­ten­tes. Hora y me­dia de al­ta in­ten­si­dad. Mu­chos mo­men­tos nos re­mi­ten al be­llo fil­me che­co Kol­ya, don­de sue­na la mú­si­ca de Dvo­rak, la más su­bli­me.

Su­bli­me. Esa pa­la­bra me lle­va al Sta­bat Ma­ter ideal y real, el de Ar­vo Pärt: es tan her­mo­so que na­die al es­cu­char­lo pien­sa en do­lor, muer­te, tri­bu­la­cio­nes. Só­lo ex­pe­ri­men­ta paz, se­re­ni­dad. El do­lor por ins­tan­tes des­apa­re­ce. El más cruen­to do­lor. Un do­lor in­de­ci­ble.

El Sta­bat Ma­ter de Ar­vo es uno de los epi­so­dios tin­tin­na­bu­li más be­llos en su de por sí her­mo­sa ma­ne­ra de es­cri­bir.

Es­cu­char­lo es co­mo to­mar de la mano a quien uno más ama en la vi­da y flo­tar, a sal­vo.

Es­tá cons­trui­do en si­me­trías de es­pe­jo: ele­men­tos de la an­ti­gua Gre­cia, for­mas poé­ti­cas au­da­ces, puen­tes col­gan­tes, es­fe­ras flo­tan­do en al­ta mar. Tin­tin­na­bu­li.

Los ele­men­tos grie­gos: los pies poé­ti­cos, las uni­da­des rít­mi­cas, de­ri­va­das de an­ti­guas dan­zas ri­tua­les: fra­ses de po­cas sí­la­bas, lar­gas y cor­tas en su­ce­sión de olea­je ma­rino.

Ar­vo alar­ga sí­la­bas, las acor­ta, con­vier­te un dis­cur­so de 24 mi­nu­tos de mú­si­ca en la eter­ni­dad, di­vi­di­da en 10 stan­zas, en se­cuen­cias mé­tri­cas de tría­das de notas (la ba­se del sis­te­ma tin­tin­na­bu­li) que viajan jun­tas, aho­ra en pa­re­ja, y na­dan, bra­cean des­pa­cio, se to­man de la mano y una es el es­pe­jo del otro.

Es­cri­bió dos ver­sio­nes, siem­pre pa­ra so­prano, con­tral­to y te­nor con acom­pa­ña­mien­to ins­tru­men­tal, en el pri­mer ca­so tres ins­tru­men­tos en­cor­da­dos: vio­lín, vio­la, vio­lon­che­lo. Esa versión ori­gi­nal, de 1985, se en­ri­que­ció en 2008, cuan­do Ar­vo au­men­tó a or­ques­ta sin­fó­ni­ca, co­ro mix­to y un olea­je cal­mo, a ma­ne­ra de cie­lo pro­tec­tor.

La versión pri­me­ra es magia pu­ra. En las notas al pro­gra­ma, Paul Hi­llier acier­ta, co­mo siem­pre: Ar­vo otor­ga cla­ri­dad. La men­te se acla­ra, sa­le la lu­na, bri­lla el sol, la esperanza se re­nue­va.

De la edi­ción es­pe­cial que de­di­có Hi­llier con su Thea­ter of Voi­ces a los te­so­ros co­ra­les e ins­tru­men­ta­les de Ar­vo, se su­ce­den se­cuen­cias de nu­bes bri­llan­tes, olas pro­tec­to­ras y ha­llaz­gos asom­bro­sos, co­mo el que po­de­mos ac­ti­var en el track 8 del dis­co tres (Crea­tor Spi­ri­tus); si es­cu­cha­mos Una can­ción del pe­re­grino (Ein Wal­fahrstlied), di­ga­mos de ma­ne­ra nor­mal, es­ta­mos en es­tan­cia es­ta­ble; la re­co­men­da­ción de Paul Hi­llier: use­mos el fast for­ward del apa­ra­to re­pro­duc­tor y el re­sul­ta­do es fas­ci­nan­te: la mú­si­ca nos su­mer­ge en un olea­je de co­li­brí: vuela tan rá­pi­do que pa­re­ce que no se mueve: olas en al­ta­mar, cá­li­das, co­mo un man­to de lu­ciér­na­gas que flu­yen aca­ri­cian­tes, tran­qui­li­za­do­ras, en paz.

Sue­na tin­tin­na­bu­li.

Es­cu­char es­ta mú­si­ca es igual a to­mar de la mano a quien uno ama y con la otra mano asir una es­fe­ra bri­llan­te que flo­ta en al­ta­mar, en cal­ma.

Es el amor, mi al­ma.

PA­BLO ES­PI­NO­SA

tin­tin­na­bu­li

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.