Pe­rú: cri­sis po­lí­ti­ca y opor­tu­ni­da­des de nue­va tran­si­ción

La Jornada - - MUNDO - VERÓNIKA MEN­DO­ZA *

ras me­ses de in­ten­sa cri­sis po­lí­ti­ca, Pe­rú cuen­ta con un nue­vo pre­si­den­te: el ex go­ber­na­dor re­gio­nal Mar­tín Viz­ca­rra. Tras la de­sig­na­ción del pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros, las in­ten­sas es­pe­cu­la­cio­nes so­bre su ga­bi­ne­te em­pie­zan a amai­nar, mien­tras las fa­mi­lias des­can­san el fin de se­ma­na lar­go por Pas­cua, es­pe­ran­za­das por los triun­fos de la se­lec­ción de fut­bol ca­mino al Mun­dial. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción apro­ve­chan el cli­ma fes­ti­vo y el has­tío de la gen­te por to­da la po­dre­dum­bre des­pa­rra­ma­da en días re­cien­tes pa­ra tra­tar de en­vol­ver­la con los can­tos de si­re­na de la es­ta­bi­li­dad, la uni­dad na­cio­nal y lla­man con fer­vor a vol­tear la pá­gi­na.

El jue­ves 22 de mar­zo el Par­la­men­to pe­ruano apro­bó la re­nun­cia de Pedro Pa­blo Kuczyns­ki, quien lle­va­ba un año y ocho me­ses en la pre­si­den­cia tras ven­cer a Kei­ko Fu­ji­mo­ri –la hi­ja y, so­bre to­do, he­re­de­ra po­lí­ti­ca del dic­ta­dor Al­ber­to Fu­ji­mo­ri– en la se­gun­da vuel­ta electoral en 2016 por ape­nas 41 mil 57 vo­tos. PPK, co­mo co­no­ce­mos los pe­rua­nos a es­te lo­bis­ta que pa­sa­ba del mun­do em­pre­sa­rial y fi­nan­cie­ro al Es­ta­do cual pe­lo­ta de ping pong, se hi­zo de la pre­si­den­cia más por el ac­ti­vo re­cha­zo ciu­da­dano al fu­ji­mo­ris­mo que por mé­ri­to pro­pio. Si bien en la úl­ti­ma eta­pa de aque­lla cam­pa­ña electoral se des­mar­có del fu­ji­mo­ris­mo, una vez en el po­der no du­dó en arro­di­llar­se an­te és­te ce­dién­do­le im­por­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes, co­mo la su­pe­rin­ten­den­cia tri­bu­ta­ria o el Ban­co Cen­tral de Re­ser­va. Na­da de eso apa­ci­guó la sed de ven­gan­za de Kei­ko Fu­ji­mo­ri ni su afán por con­tro­lar el sis­te­ma de jus­ti­cia pa­ra ma­ni­pu­lar las in­ves­ti­ga­cio­nes en su con­tra. Sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po que ofi­cia­lis­mo y fu­ji­mo­ris­mo se lan­za­ban pu­ya­zos pú­bli­ca­men­te, apro­ba­ban jun­tos re­cor­tes pre­su­pues­ta­les en sa­lud, edu­ca­ción e infraestructura pú­bli­ca. En su­ma, una po­lí­ti­ca de ajus­te a cos­ta de los de­re­chos ciu­da­da­nos.

Pe­ro el peor error de PPK fue, sin du­da, otor­gar un in­dul­to ilegal e in­mo­ral al dic­ta­dor Al­ber­to Fu­ji­mo­ri. An­te un pri­mer in­ten­to de va­can­cia pre­si­den­cial pro­mo­vi­do por Kei­ko Fu­ji­mo­ri, Kuczyns­ki no du­dó en pac­tar con el me­nor de los Fu­ji­mo­ri pa­ra can­jear el in­dul­to por vo­tos con­tra la va­can­cia. Li­be­rar ile­gal­men­te a un co­rrup­to y vio­la­dor de de­re­chos hu­ma­nos sin que hu­bie­ra cum­pli­do su con­de­na ni re­co­no­ci­do ja­más sus de­li­tos fue el ini­cio de su fin. Mi­les de ciu­da­da­nos sa­lie­ron a las ca­lles re­cha­zan­do el in­dul­to y re­pu­dian­do la ac­ti­tud de PPK. Así, hi­zo de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri su prin­ci­pal alia­do y de Ken­ji Fu­ji­mo­ri su prin­ci­pal ope­ra­dor. Cuan­do las evi­den­cias de co­rrup­ción en su con­tra –por ha­cer ase­so­rías fi­nan­cie­ras a em­pre­sas que con­tra­ta­ban con el Es­ta­do mien­tras era mi­nis­tro– hi­cie­ron su si­tua­ción in­sos­te­ni­ble y la ma­yo­ría de pe­rua­nos pe­día que de­ja­ra el car­go, uti­li­zó las prác­ti­cas ma­fio­sas de su prin­ci­pal alia­do: com­prar vo­tos de par­la­men­ta­rios a tra­vés de pre­ben­das, car­gos y obras pú­bli­cas. La re­ve­la­ción de es­tos ac­tos me­dian­te vi­deos gra­ba­dos por ope­ra­do­res de Kei­ko Fu­ji­mo­ri fue la go­ta que de­rra­mó el va­so y obli­gó a PPK a re­nun­ciar pa­ra ce­der el car­go a su vi­ce­pre­si­den­te.

Pe­ro es­ta su­ce­sión de he­chos no es sino el re­sul­ta­do de un pro­ble­ma más es­truc­tu­ral. PPK era el sue­ño he­cho reali­dad de los gru­pos de po­der eco­nó­mi­co, uno de los su­yos, un agente neo­li­be­ral sin pu­dor ni an­ti­faz. Y si ha caí­do en des­gra­cia no es só­lo por sus erro­res, sino por­que los gru­pos de po­der que lo res­pal­da­ban tam­bién es­tán afec­ta­dos. Con el es­cán­da­lo La­va­ja­to no só­lo son to­dos los úl­ti­mos pre­si­den­tes elec­tos pos­dic­ta­du­ra y la can­di­da­ta Fu­ji­mo­ri los que hoy es­tán pro­ce­sa­dos por co­rrup­ción, sino tam­bién los más in­sig­nes re­pre­sen­tan­tes de la cla­se em­pre­sa­rial, co­mo por ejem­plo los re­pre­sen­tan­tes de gran­des cons­truc­to­ras alia­das de Ode­brecht. Es prác­ti­ca­men­te to­da la cla­se po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial tra­di­cio­nal la que es­tá in­vo­lu­cra­da. No se tra­ta, pues, de una sim­ple ca­sua­li­dad. Es, más bien, la prue­ba de que sub­ya­ce un sis­te­ma que ha per­mi­ti­do y pro­mo­vi­do es­ta co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da. Es el sis­te­ma con­sa­gra­do en la Cons­ti­tu­ción fu­ji­mo­ris­ta del 93 que ha man­te­ni­do nues­tra de­mo­cra­cia se­cues­tra­da por el po­der del di­ne­ro y las ma­fias.

Hoy, en Pe­rú, tenemos un Es­ta­do arrin­co­na­do a un rol sub­si­dia­rio, sin ca­pa­ci­dad de pla­ni­fi­car ni re­gu­lar, un mer­ca­do capturado por mo­no­po­lios y oli­go­po­lios abu­si­vos, una mer­can­ti­li­za­ción de la sa­lud y la edu­ca­ción, una pre­ca­ri­za­ción del em­pleo, un ex­trac­ti­vis­mo exa­cer­ba­do que man­tu­vo una ma­triz pri­ma­rio ex­por­ta­do­ra sin di­ver­si­fi­ca­ción de la pro­duc­ción y con de­pre­da­ción de la na­tu­ra­le­za. Du­ran­te años es­te sis­te­ma fun­cio­nó a fuer­za de coimas, lob­bies, fi­nan­cia­mien­to mi­llo­na­rio a las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, puer­tas gi­ra­to­rias y de­cre­tos de ur­gen­cia. Si no cam­bia­mos ese sis­te­ma va­mos a re­pe­tir la mis­ma his­to­ria. En la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca de 2000, lue­go de la caí­da de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, si bien se lo­gró san­cio­nar a los co­rrup­tos y vio­la­do­res de de­re­chos hu­ma­nos, se man­tu­vo ese an­da­mia­je fu­ji­mo­ris­ta cu­yos efec­tos ve­mos en la cri­sis ac­tual.

Hoy, los pe­rua­nos es­ta­mos an­te una nue­va opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia pa­ra po­ner­la al ser­vi­cio de la gen­te. Se de­be abrir una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca que em­pie­ce esa re­cu­pe­ra­ción con –por lo me­nos– al­gu­nas re­for­mas en el sis­te­ma electoral. Por ello no po­de­mos per­mi­tir que se vol­tee la pá­gi­na rá­pi­da­men­te, co­mo pre­ten­den los que se sien­ten due­ños del país pa­ra po­der se­guir ha­cien­do sus ne­go­cios a cos­ta de los de­re­chos de la gen­te y pre­ser­var su im­pu­ni­dad. Nues­tra pre­ca­ria ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­tá que­bra­da y des­le­gi­ti­ma­da, no basta po­ner­le par­ches y cu­ñas. Tie­ne que re­cons­truir­se so­bre ba­ses nue­vas. Por ello des­de las fuer­zas de iz­quier­da plan­tea­mos la ne­ce­si­dad de un nue­vo pac­to fun­da­cio­nal po­lí­ti­co, so­cial y ciu­da­dano so­bre la ba­se de la so­be­ra­nía, la jus­ti­cia, la igual­dad y la so­li­da­ri­dad, una nue­va Cons­ti­tu­ción pa­ra un nue­vo Pe­rú. Es una ta­rea que requiere de am­plio de­ba­te, mo­vi­li­za­ción y or­ga­ni­za­ción con pro­ta­go­nis­mo po­pu­lar. En esa ta­rea es­ta­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.