El go­bierno de Her­mo­si­llo de­be va­lo­rar la cul­tu­ra ya­qui y re­po­ner­le es­pa­cios: INAH

La et­nia fue des­pla­za­da de te­rre­nos don­de ce­le­bra­ban ri­tua­les de Cua­res­ma, acu­san

La Jornada - - ESTADOS - CRIS­TI­NA GÓ­MEZ LI­MA HER­MO­SI­LLO, SON.

Fun­cio­na­rios del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (INAH), ex­hor­ta­ron al go­bierno de es­ta ca­pi­tal a va­lo­rar las tra­di­cio­nes de la tri­bu ya­qui, asen­ta­da en es­te mu­ni­ci­pio des­de el si­glo XVIII, y otor­gar­le es­pa­cios que por dé­ca­das han de­man­da­do pa­ra rea­li­zar sus ri­tua­les cua­res­ma­les.

En días pa­sa­dos, la tri­bu de­nun­ció que el ayun­ta­mien­to los des­pla­zó de los te­rre­nos don­de ha­cían sus ce­re­mo­nias, pues las au­to­ri­da­des pon­de­ra­ron el desa­rro­llo co­mer­cial a la cul­tu­ra.

Ale­jan­dro Agui­lar Zé­leny, an­tro­pó­lo­go del INAH, di­jo que el mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­lino cre­ció con la mo­der­ni­dad y el co­mer­cio; sin em­bar­go, es una ciu­dad que ca­re­ce de es­pa­cios cul­tu­ra­les y de iden­ti­dad ét­ni­ca.

“Los ya­quis re­cla­man es­pa­cios, bus­can re­co­no­ci­mien­to a su cul­tu­ra, tra­di­ción que es en be­ne­fi­cio de to­da la ciu­dad y es­pa­cios que la mo­der­ni­dad les ha qui­ta­do con el tiem­po.

“La ciu­dad es muy gran­de, con po­cos es­pa­cios cul­tu­ra­les, y la tra­di­ción ya­qui per­mi­te va­lo­rar nues­tro ori­gen”, re­sal­tó Agui­lar Zé­leny.

“El INAH –sos­tu­vo– ve que la tra­di­ción de los fa­ri­seos de­be ser va­lo­ra­da por la po­bla­ción, al ser una de las et­nias más ex­ten­sas en el no­roes­te del país y con la que se re­cuer­da el sa­cri­fi­cio, pa­sión y muer­te de Je­su­cris­to”.

El ex­per­to des­ta­có que es­ta tra­di­ción “es ad­mi­ra­da por per­so­nas de otros paí­ses, que viajan a So­no­ra pa­ra ser tes­ti­gos de es­te pro­ce­so, so­bre to­do en la Se­ma­na Ma­yor; las au­to­ri­da­des ig­no­ran el cre­ci­mien­to que pu­die­ran te­ner en el tu­ris­mo si apo­yan a las et­nias”.

En un co­mu­ni­ca­do, el INAH re­fi­rió que la cul­tu­ra ya­qui es pa­tri­mo­nio de So­no­ra, y aun con sus ca­ren­cias va en cre­ci­mien­to; pe­ro es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer­se pa­ra que tras­cien­da.

“Ca­da año, du­ran­te la Cua­res­ma y la Se­ma­na San­ta, los ya­quis ayu­dan a que el bien im­pe­re en es­ta ciu­dad, que es el tras­fon­do de to­da la re­pre­sen­ta­ción; la lu­cha en­tre el bien y el mal, ellos nos apor­tan his­to­ria, cul­tu­ra, iden­ti­dad y en­se­ñan­zas de con­vi­ven­cia; no­so­tros mu­chas ve­ces les res­pon­de­mos con ri­sas, bur­las, crí­ti­cas, con pie­dras, ex­pli­có el an­tro­pó­lo­go.

En días pa­sa­dos, los ya­quis asen­ta­dos en Her­mo­si­llo mar­cha­ron por las ca­lles del cen­tro pa­ra exi­gir su de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal, se­gún el cual los pue­blos indígenas o pro­ve­nien­tes de la épo­ca prehis­pá­ni­ca ubi­ca­dos en te­rri­to­rio na­cio­nal son due­ños de sus tie­rras.

Ma­nuel Ren­te­ría Ja­ques, te­nien­te pri­me­ro de la co­lo­nia Re­vo­lu­ción, re­cor­dó que des­de 1994 se han vis­to afec­ta­das las fies­tas de Se­ma­na San­ta por fal­ta de un es­pa­cio, por­que en ese en­ton­ces, el go­bierno a car­go de Man­lio Fa­bio Bel­tro­nes, pro­yec­tó va­rios edi­fi­cios en el asen­ta­mien­to in­dí­ge­na, en­tre ellos el Cen­tro de Go­bierno Fe­de­ral.

“Es in­dis­pen­sa­ble que ten­ga­mos un lu­gar fi­jo pa­ra se­guir con la tra­di­ción, a los her­mo­si­llen­ses les gus­tan nues­tras fies­tas, por­que sa­ben que tam­bién les per­te­ne­cen, no son aje­nos co­mo el go­bierno lo cree”, ex­pre­só Ren­te­ría quien li­de­ra a 400 ya­quis.

Ya­quis asen­ta­dos en Her­mo­si­llo, So­no­ra, du­ran­te sus fes­te­jos cua­res­ma­les con mo­ti­vo de la Se­ma­na San­ta. La et­nia ha pe­di­do a la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal res­pe­tar los es­pa­cios que tra­di­cio­nal­men­te ha ocu­pa­do pa­ra sus ce­le­bra­cio­nes, con­si­de­ra­das por el INAH...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.