SA­LUD MENTAL, PADECIMIENTO CRUEL QUE ENFRENTA INDIFERENCIA

La Jornada - - EDITORIAL -

Ha re­sul­ta­do muy opor­tuno el ar­tícu­lo de Asa Cristina Lau­rell pu­bli­ca­do en su pres­ti­gia­do pe­rió­di­co so­bre la fal­ta de pro­yec­tos con­cre­tos que tien­dan a re­sol­ver el la­men­ta­ble es­ta­do en que se en­cuen­tran los sis­te­mas de sa­lud en Mé­xi­co, uno de los sec­to­res más per­ju­di­ca­dos por las po­lí­ti­cas de re­cor­tes al gas­to pú­bli­co ins­tru­men­ta­das por los su­ce­si­vos go­bier­nos neo­li­be­ra­les del PAN y del PRI; sin em­bar­go, en su lar­ga lis­ta de en­fer­me­da­des epi­de­mio­ló­gi­cas de sa­lud pú­bli­ca que de­ben ser aten­di­das de ma­ne­ra in­me­dia­ta fal­ta el que tie­ne que ver con la sa­lud mental de los me­xi­ca­nos, uno de los pa­de­ci­mien­tos más crue­les a los que se pue­de en­fren­tar cual­quier ser hu­mano an­te la indiferencia o in­com­pren­sión de sus se­me­jan­tes, in­clu­yen­do a su pro­pia fa­mi­lia, cual­quier per­so­na que pa­de­ce una de­pre­sión o tras­torno de an­sie­dad enfrenta un sis­te­ma don­de los cen­tros de sa­lud mental no exis­ten o es­tán sien­do des­man­te­la­dos, don­de la es­pe­ra pa­ra con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta en el Isss­te o el Se­gu­ro So­cial pue­de tar­dar va­rios me­ses mien­tras el in­di­vi­duo su­fre ca­da día sin que­rer ver el si­guien­te de su vi­da. El he­cho de que la Se­cre­ta­ría de Sa­lud no quie­ra ver­lo co­mo un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca es por­que apa­ren­te­men­te no ha­ce au­men­tar la mor­ta­li­dad, co­mo el cán­cer o un in­far­to, sin em­bar­go, se­gún el es­pe­cia­lis­ta Joa­quín Gu­tié­rrez So­riano, del de­par­ta­men­to de si­quia­tría y sa­lud mental de la UNAM (Ga­ce­ta UNAM 4,957) sí pue­den em­pu­jar a la muer­te. Fren­te a las de­ce­nas de es­pe­cia­lis­tas, si­quia­tras, neu­ró­lo­gos, que no en­cuen­tran tra­ba­jo o se tie­nen que ir del país, se en­cuen­tran de­ce­nas de en­fer­mos men­ta­les que qui­sie­ran co­no­cer las fa­mo­sas te­ra­pias cog­ni­ti­vo-con­duc­tua­les, el mé­to­do Mind­ful­ness y to­dos los que pue­dan ali­viar es­te cruel do­lor. El tras­torno de an­sie­dad se ase­me­ja a cuan­do una per­so­na sien­te que se es­tá aho­gan­do y ve a to­das las de­más res­pi­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.