Mé­xi­co de­be re­cu­rrir a la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal, afir­ma Muñoz Le­do

De­be exi­gir que EU acla­re lo que qui­so de­cir su pre­si­den­te

La Jornada - - EDITORIAL - ROBERTO GARDUÑO

El go­bierno de Mé­xi­co tie­ne una lis­ta inaca­ba­ble de re­cur­sos di­plo­má­ti­cos pa­ra res­pon­der a las bra­vu­co­na­das de Do­nald Trump: que exi­ja al De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos que “pon­ga en blan­co y ne­gro” lo que su pre­si­den­te qui­so de­cir y de in­me­dia­to que re­cu­rra a la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia por el de­li­to de vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos, ex­pu­so el ex em­ba­ja­dor de Mé­xi­co an­te la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das Por­fi­rio Muñoz Le­do.

Co­no­ce­dor de las re­la­cio­nes Mé­xi­co-Es­ta­dos Uni­dos, se le di­jo que las autoridades me­xi­ca­nas pre­ten­den en­viar una no­ta di­plo­má­ti­ca a su ve­cino.

“In­de­pen­dien­te­men­te de la ig­no­ran­cia de Trump hay una to­le­ran­cia ab­sur­da del go­bierno de Mé­xi­co an­te una ofen­sa de ese ti­po. Mé­xi­co no rom­pe re­la­cio­nes se­gún la Doc­tri­na Es­tra­da. Mé­xi­co re­ti­ra a sus re­pre­sen­tan­tes di­plo­má­ti­cos, los lla­ma a con­sul­ta. ¡Mé­xi­co no rom­pió ni con Pi­no­chet, man­dó lla­mar a su em­ba­ja­dor! Mé­xi­co des­de ha­ce ra­to que de­bió ha­ber lla­ma­do a con­sul­ta a su em­ba­ja­dor.”

–El país enfrenta la ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), ¿a Mé­xi­co le con­vie­ne acre­di­tar­lo con es­tas con­duc­tas o no?

–Ob­via­men­te no. Hay mu­chas co­sas que se que­da­ron en el tin­te­ro, los te­mas de se­gu­ri­dad na­cio­nal, de mi­gra­ción, es­tá a os­cu­ras el te­ma del pe­tró­leo. Lo que a Mé­xi­co le con­vie­ne es un nue­vo go­bierno que ne­go­cie el TLCAN. ¿A qué le tie­nen mie­do? ¿Cuál es el te­mor?

–¿Con una no­ta di­plo­má­ti­ca que­da re­suel­to el di­fe­ren­do?

–Se va­len las no­tas di­plo­má­ti­cas. Ya no se usan, pe­ro es la tra­di­ción. Es muy im­por­tan­te que el go­bierno de Mé­xi­co exi­ja al De­par­ta­men­to de Es­ta­do que pon­ga en pa­la­bras di­plo­má­ti­cas lo que su je­fe de Es­ta­do di­jo, que es­cla­rez­ca qué qui­so de­cir. Que pon­ga en blan­co y ne­gro lo que qui­so de­cir ese se­ñor.

–Se en­mar­can las agre­sio­nes de Trump en el su­pues­to de ame­na­zas gra­ves con­tra un Es­ta­do ve­cino –se le in­qui­rió.

–Mé­xi­co pue­de lla­mar a de­ba­te en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad. ¡Lo hi­ci­mos en el ca­so de Cen­troa­mé­ri­ca! En el ca­so de de­li­tos gra­ves en Amé­ri­ca La­ti­na, Mé­xi­co plan­teó es­tas hi­pó­te­sis. En úl­ti­ma ins­tan­cia Mé­xi­co pue­de re­cu­rrir a la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia, ya no es po­si­ble ne­go­ciar con ellos (los es­ta­du­ni­den­ses) en lo os­cu­ri­to.

–¿Es­tá en ma­nos de Trump el fu­tu­ro de la re­la­ción Mé­xi­coEs­ta­dos Uni­dos?

–Se nos ol­vi­da que el sis­te­ma nor­te­ame­ri­cano es muy com­ple­jo. A Trump ha­bría que ha­cer­le me­nos ca­so. Hay un sis­te­ma de agen­cias de in­te­li­gen­cia, de di­plo­ma­cia de ca­rre­ra, de con­tra­pe­sos par­la­men­ta­rios en los que Trump no es la úl­ti­ma pa­la­bra. No sir­ve de na­da con ser ge­nu­fle­xo tar­dío. Las ac­cio­nes le­ga­les que Mé­xi­co pue­de in­ter­po­ner en los tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les son inaca­ba­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.