Con­fían ac­ti­vis­tas en que la ley sir­va pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la ver­dad

Co­men­zó ayer la Se­ma­na del De­te­ni­do De­sa­pa­re­ci­do

La Jornada - - POLÍTICA - EMIR OLIVARES ALONSO

La vio­len­cia con­ti­núa en una alar­man­te es­ca­la­da en Amé­ri­ca La­ti­na, y en Mé­xi­co se ex­pre­sa con la sis­te­má­ti­ca ocu­rren­cia de la des­apa­ri­ción for­za­da, que es uti­li­za­da “co­mo uno de los me­ca­nis­mos coer­ci­ti­vos y de con­trol que ha pro­vo­ca­do do­lor e in­dig­na­ción en di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad”, afir­mó el di­rec­tor del Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Fray Fran­cis­co de Vi­to­ria, Mi­guel Con­cha.

Al dar la bien­ve­ni­da al ini­cio de ac­ti­vi­da­des en Ciu­dad de Mé­xi­co por la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal del De­te­ni­do De­sa­pa­re­ci­do, que con­clu­ye el 30 de ma­yo, Con­cha Ma­lo se­ña­ló que da­da la fal­ta de ac­cio­nes efec­ti­vas de autoridades e ins­ti­tu­cio­nes, los fa­mi­lia­res y co­lec­ti­vos se han te­ni­do que or­ga­ni­zar pa­ra rea­li­zar la bús­que­da de sus se­res que­ri­dos y acom­pa­ñar so­li­da­ria­men­te a las víc­ti­mas en los pro­ce­sos de exi­gen­cia de ver­dad y jus­ti­cia.

Con­fió en que la ley en ma­te­ria de des­apa­ri­ción for­za­da sir­va co­mo he­rra­mien­ta “pa­ra ga­ran­ti­zar ple­na­men­te el de­re­cho de ac­ce­so a la jus­ti­cia, a la me­mo­ria y a la ver­dad, don­de la vo­lun­tad po­lí­ti­ca y la ge­ne­ra­ción de diá­lo­gos in­te­gra­les y fruc­tí­fe­ros con las víc­ti­mas y las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les po­si­bi­li­ten la cons­truc­ción de con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra pre­ve­nir, in­ves­ti­gar, san­cio­nar y erra­di­car es­te cri­men de le­sa hu­ma­ni­dad”.

Las ac­ti­vi­da­des por la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal del De­te­ni­do De­sa­pa­re­ci­do, or­ga­ni­za­das por el Co­mi­té Ce­re­zo, co­men­za­ron con la con­fe­ren­cia El de­re­cho a la ver­dad en los ca­sos de des­apa­ri­ción for­za­da.

Ca­ro­li­na Ro­ble­do, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Es­tu­dios Su­pe­rio­res en An­tro­po­lo­gía So­cial –quien ha tra­ba­ja­do des­de ha­ce va­rios años el te­ma de des­apa­ri­cio­nes en el país–, ase­ve­ró que el de­re­cho a la ver­dad es cen­tral en la dis­cu­sión so­bre la for­ma có­mo de­ben ser en­fren­ta­dos los crí­me­nes atro­ces, es­pe­cial­men­te en con­tex­tos don­de se eje­cu­tan de for­ma ma­si­va.

Hi­zo un aná­li­sis de las for­ta­le­zas y los lí­mi­tes de las co­mi­sio­nes de la ver­dad con­tra la ver­dad ju­di­cial, y sub­ra­yó que en el te­ma de des­apa­ri­ción for­za­da el de­re­cho a la ver­dad se tra­du­ce en al me­nos los si­guien­tes ele­men­tos: re­co­no­cer que se tra­ta de un fe­nó­meno sis­te­má­ti­co y ge­ne­ra­li­za­do; co­no­cer el pa­ra­de­ro de las per­so­nas des­apa­re­ci­das; sa­ber qué su­ce­dió me­dian­te un ejer­ci­cio de es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos de iden­ti­fi­ca­ción de los res­pon­sa­bles; iden­ti­fi­car el pa­drón de des­apa­ri­cio­nes for­za­das, y que el Es­ta­do re­co­noz­ca su res­pon­sa­bi­li­dad.

Ro­ble­do ci­tó va­rios ele­men­tos pa­ra ha­blar del ac­ce­so a la ver­dad y des­ta­có que el ejer­ci­cio de cons­truc­ción de és­ta só­lo es po­si­ble si hay ga­ran­tías bá­si­cas de se­gu­ri­dad, de li­ber­tad de pen­sa­mien­to y ex­pre­sión. Y en Mé­xi­co “no es­ta­mos fren­te a ese pa­no­ra­ma”, con­clu­yó.

Na­dín Re­yes, del Co­mi­té de Fa­mi­lia­res de De­te­ni­dos y De­sa­pa­re­ci­dos Has­ta En­con­trar­los, hi­zo un lla­ma­do de aler­ta an­te la in­ten­ción de las autoridades de “di­luir” su res­pon­sa­bi­li­dad en los de­li­tos de des­apa­ri­ción for­za­da, pues se tra­ta de un cri­men co­me­ti­do por agen­tes del Es­ta­do y co­mo tal de­be ser san­cio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.