El ata­que a Ja­vier Val­dez fue di­rec­to; no opu­so re­sis­ten­cia

Re­ve­lan en au­dien­cia tes­ti­mo­nios de tes­ti­gos pre­sen­cia­les

La Jornada - - POLÍTICA - CULIACÁN, SIN.

Se so­li­ci­tó au­xi­lio al C-4 quin­ce mi­nu­tos des­pués de la agre­sión

Al cum­plir­se un año del ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­vier Val­dez Cár­de­nas las in­ves­ti­ga­cio­nes han es­ta­ble­ci­do que el corresponsal de La Jor­na­da no lu­chó, no for­ce­jeó ni se de­fen­dió de sus agre­so­res, quie­nes le dis­pa­ra­ron a me­nos de 90 cen­tí­me­tros de dis­tan­cia lue­go de gri­tar­le en tres oca­sio­nes “¡Bá­ja­te a la ver­ga!” y “¡Da­me lo que traes en la bol­sa!”

Los tes­ti­mo­nios reuni­dos por las autoridades, que se ven­ti­la­ron en las au­dien­cias de vin­cu­la­ción a pro­ce­so de He­ri­ber­to “N”, El Koa­la –uno de los pre­sun­tos au­to­res ma­te­ria­les del ho­mi­ci­dio de Val­dez–, re­fie­ren que cin­co mi­nu­tos des­pués del ho­mi­ci­dio cir­cu­la­ron por la zo­na dos po­li­cías mu­ni­ci­pa­les en mo­to­ci­cle­ta, pe­ro fue has­ta 15 mi­nu­tos más tar­de de lo su­ce­di­do que se ge­ne­ró un re­por­te de au­xi­lio en el C-4.

En los re­por­tes se con­fir­mó que nin­gu­na cá­ma­ra de vi­deo­vi­gi­lan­cia del go­bierno mu­ni­ci­pal o es­ta­tal fun­cio­na­ba y só­lo las imá­ge­nes ob­te­ni­das de cá­ma­ras de em­pre­sas y co­mer­cios per­mi­tie­ron co­no­cer el tra­yec­to y ob­te­ner imá­ge­nes del si­ca­rio que, tras la agre­sión, con­du­jo el au­to­mó­vil del pe­rio­dis­ta 15 ca­lles.

En las in­da­ga­to­rias que reali­zó la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Jus­ti­cia (FGJ) de Si­na­loa, los pe­ri­tos con­clu­ye­ron que el ata­que con­tra el corresponsal de La Jor­na­da fue di­rec­to y él ni si­quie­ra opu­so re­sis­ten­cia cuan­do dos si­ca­rios le dis­pa­ra­ron en 12 oca­sio­nes, el 15 de ma­yo de 2017, y que ni en su per­so­na ni en su vehícu­lo el in­for­ma­dor te­nía con qué ha­cer­les fren­te.

La in­for­ma­ción ver­ti­da por re­pre­sen­tan­tes de la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da pa­ra la Aten­ción de De­li­tos co­me­ti­dos con­tra la Li­ber­tad de Ex­pre­sión (Fead­le) an­te el juez fe­de­ral Gui­ller­mo To­rres, re­fie­re que la fe­cha en que fue ase­si­na­do, Ja­vier Val­dez lle­gó, co­mo era su cos­tum­bre, po­co des­pués de las sie­te de la ma­ña­na al res­tau­ran­te Bis­tro Mi­ró, en el cen­tro de Culiacán, bro­meó con los em­plea­dos, pi­dió ca­fé, sa­có su compu­tado­ra y co­men­zó a tra­ba­jar.

El au­tor de Miss Nar­co, se re­ti­ró del Bis­tro al­re­de­dor de las 10 de la ma­ña­na. Na­die no­tó al­gu­na con­duc­ta ex­tra­ña en él. Tam­po­co si al­guien lo se­guía o ha­cia dón­de ca­mi­nó. Las in­da­ga­to­rias lo ubi­can an­tes de las 10:30 ho­ras en las ins­ta­la­cio­nes del se­ma­na­rio Río­do­ce, don­de tu­vo una reunión de tra­ba­jo.

Mo­men­tos an­tes de las 12 ho­ras aban­do­nó Río­do­ce con la bol­sa de piel en la que lle­va­ba su compu­tado­ra y su te­lé­fono ce­lu­lar. Sus agre­so­res –se­gún las cons­tan­cias men­cio­na­das por los fis­ca­les du­ran­te las au­dien­cias ju­di­cia­les–, lo es­pe­ra­ban a me­dia ca­lle del se­ma­na­rio y tres mi­nu­tos des­pués lo ata­ca­ron.

La agre­sión se per­pe­tró fren­te a la es­tan­cia in­fan­til Los Jar­di­nes, ubi­ca­da en el nú­me­ro 229 de la ave­ni­da Vi­cen­te Ri­va Pa­la­cio. A esa ho­ra el per­so­nal se pre­pa­ra­ba pa­ra ser­vir la co­mi­da del me­dio­día: “Se em­pe­zó a es­cu­char un rui­do muy fuer­te en la ca­lle, de de­to­na­cio­nes”. La di­rec­to­ra or­de­nó a las pro­fe­so­ras que se co­lo­ca­ran jun­to con los ni­ños a ras de pi­so. Así nos man­tu­vi­mos apro­xi­ma­da­men­te de 10 a 15 mi­nu­tos, has­ta que el rui­do (de los ba­la­zos) pa­só y se es­cu­cha­ron las si­re­nas de pa­tru­llas. En ese mo­men­to lle­va­mos a los ni­ños a un lu­gar más se­gu­ro y al­gu­nos sa­li­mos a ver qué ha­bía ocu­rri­do”.

En el mo­men­to de la agre­sión con­tra Ja­vier Val­dez, un tes­ti­go al­can­zó a es­cu­char lo que le gri­ta­ron los si­ca­rios: “Una per­so­na de­cía en voz agre­si­va: ‘¡Bá­ja­te a la ver­ga!’ Fra­se reite­ra­da en tres oca­sio­nes”. Era un hom­bre de com­ple­xión del­ga­da “pe­ro ejer­ci­ta­do”, es­ta­tu­ra apro­xi­ma­da de 1.75 me­tros, con ca­pu­cha de co­lor ne­gro, pan­ta­lón de mez­cli­lla azul y pla­ye­ra de man­ga cor­ta de co­lor ne­gro o azul. Es­ta­ba del la­do del co­pi­lo­to de un co­che Ver­sa de co­lor gris pla­ta.

El tes­ti­go al­can­zó a ver a otro hom­bre en­ca­pu­cha­do, tam­bién ar­ma­do, en la puer­ta del con­duc­tor del au­to­mó­vil Ver­sa apun­tan­do a una per­so­na de quien só­lo al­can­zó a ver de las ro­di­llas ha­cia aba­jo (Ja­vier Val­dez).

El tes­ti­go se es­con­dió en­tre los au­to­mó­vi­les es­ta­cio­na­dos, di­jo a las autoridades que ca­mi­nó co­mo 30 me­tros, cuan­do es­cu­chó dis­pa­ros y se­gun­dos des­pués ob­ser­vó que se ale­ja­ba el au­to­mó­vil Ver­sa gris y so­bre la ca­lle Ri­va Pa­la­cio el cuer­po de Ja­vier Val­dez. Cin­co mi­nu­tos des­pués, mien­tras ca­mi­na­ba ha­cia una es­qui­na cer­ca­na vio pa­sar a dos po­li­cías mu­ni­ci­pa­les en sus mo­to­ci­cle­tas, pe­ro de es­tos agen­tes ya no se re­por­tó na­da.

Mu­ral ubi­ca­do en la co­lo­nia Cen­tro, de Culiacán, Si­na­loa, que mues­tra el ros­tro del pe­rio­dis­ta Ja­vier Val­dez Cár­de­nas, ase­si­na­do ha­ce un año en esa ciu­dad ■ Fo­to Car­los Ra­mos Ma­mahua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.