ASTILLERO

La Jornada - - POLÍTICA - JULIO HER­NÁN­DEZ LÓPEZ

Mar­ga­ri­ta: lis­ta pa­ra ne­go­ciar ◗ Cie­rre de fi­las lue­go del de­ba­te In­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca ◗ En CDMX, ten­den­cias sos­te­ni­das

o ha­bían pa­sa­do ni vein­ti­cua­tro ho­ras de la di­fu­sión ma­si­va de su re­nun­cia a una des­in­fla­da can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial sin par­ti­do, cuan­do ya es­ta­ba Mar­ga­ri­ta Za­va­la po­nién­do­se a dis­po­si­ción de ne­go­ciar con el pa­nis­ta Ri­car­do Ana­ya y con el tec­nó­cra­ta de pri­pa­nis­mo sin cre­den­cial, Jo­sé An­to­nio Mea­de: “si quie­ren ha­blar, ha­bla­mos”, di­jo la ex pre­si­den­ta del sis­te­ma DIF en tiem­pos del cal­de­ro­nis­mo.

Aún cuan­do ha di­cho, en prin­ci­pio, que no se de­fi­ni­rá por nin­gún can­di­da­to pre­si­den­cial más que a la ho­ra de emi­tir su vo­to, y que sus co­la­bo­ra­do­res y se­gui­do­res han que­da­do en li­ber­tad pa­ra su­mar­se a las op­cio­nes que deseen, Za­va­la es em­pe­ño­sa­men­te cor­te­ja­da por Ana­ya y Mea­de, quie­nes creen po­si­ble ca­ta­pul­tar­se co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va via­ble con­tra An­drés Ma­nuel López Obra­dor si es que ob­tie­nen el “sí” de una can­di­da­ta que en sus me­jo­res es­ti­ma­cio­nes de vo­to ron­dó los tres pun­tos por­cen­tua­les y que, pa­ra con­se­guir su re­gis­tro co­mo as­pi­ran­te sin par­ti­do, hu­bo de re­cu­rrir al uni­ver­so pa­ra­le­lo de las fo­to­co­pias de cre­den­cia­les de elec­tor, a fal­ta de su­fi­cien­tes mi­li­tan­tes de car­ne y hue­so en su apo­yo.

La re­nun­cia de Mar­ga­ri­ta fue co­lo­ca­da en un mo­men­to tác­ti­co in­tere­san­te, a unos días del se­gun­do de­ba­te en­tre can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, la ci­ta en Ti­jua­na an­te mi­cró­fo­nos y re­flec­to­res a cu­yo fi­nal les gus­ta­ría a em­pre­sa­rios y tác­ti­cos del sis­te­ma con­tar con me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra de­ci­dir cuál per­so­na­je po­dría ser el ga­na­dor de la es­ta­fe­ta de las cú­pu­las pa­ra in­ten­tar el aba­ti­mien­to elec­to­ral del ci­ta­do López Obra­dor.

El tiem­po ya no da pa­ra más, así que la de­ci­sión de­be ace­le­rar­se. En ese es­que­ma de apre­su­ra­mien­to hu­bo pre­sio­nes em­pre­sa­ria­les pa­ra que Za­va­la se re­ti­ra­ra de es­ce­na, aun­que no se con­si­guió que apo­ya­ra ex­pre­sa­men­te a Ana­ya, me­jor co­lo­ca­do en el es­tan­te de la de­mos­co­pía que el re­za­ga­do Mea­de, a quien sos­tie­ne con em­pe­ci­na­mien­to En­ri­que Pe­ña Nie­to, co­mo úni­ca op­ción que él apo­ya­rá con to­do el pe­so del pre­si­den­cia­lis­mo sub­sis­ten­te, aun­que las ten­den­cias de vo­to ha­cia el pen­ta­se­cre­ta­rio tri­do­ri­to sean ba­jas.

La even­tual in­cli­na­ción del fe­li­pe­mar­ga­ris­mo ha­cia Mea­de (López Obra­dor ad­vir­tió ayer del ries­go de la ad­he­sión de Za­va­la al can­di­da­to del PRI, tal co­mo en es­ta co­lum­na tam­bién se ha sos­te­ni­do) pon­dría en sin­to­nía a los di­ver­sos fac­to­res de po­der que desean ya apre­tar en es­tra­te­gia y tác­ti­cas con­tra el na­ci­do en Ma­cus­pa­na. El de­ba­te do­mi­ni­cal se­rá un due­lo ca­si fi­nal en­tre Mea­de y Ana­ya pa­ra de­fi­nir po­si­cio­na­mien­tos, con la es­pe­ran­za de que AMLO vuel­va a mos­trar­se des­en­tre­na­do y fue­ra de rit­mo en la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca a rea­li­zar­se en Ti­jua­na.

La ma­la no­ti­cia pa­ra los as­pi­ran­tes a una con­ju­ra maes­tra con­tra AMLO es que, a pe­sar del mal de­sen­vol­vi­mien­to de és­te en el an­te­rior de­ba­te, se man­tu­vie­ron vir­tual­men­te in­tac­tos sus nú­me­ros con­for­me a las en­cues­tas de opi­nión has­ta aho­ra ge­ne­ral­men­te acep­ta­das y, con su­ce­sos pos­te­rio­res, in­clu­so se ha in­cre­men­ta­do esa ven­ta­ja que man­tie­ne en ja­que a quie­nes no acier­tan a des­ci­frar las cla­ves del cre­ci­mien­to del ta­bas­que­ño.

El cie­rre de fi­las con­tra el mo­re­nis­ta in­de­sea­do en las éli­tes tie­ne co­mo con­tex­to la agu­di­za­ción de la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca. Ya no es so­la­men­te la dia­ria an­gus­tia an­te los he­chos vio­len­tos, ca­da vez más sal­va­jes y ca­da vez más im­pu­nes: aho­ra ca­bal­ga el in­ten­cio­nal fan­tas­ma de los ries­gos eco­nó­mi­cos tan in­vo­ca­dos por ca­pi­ta­nes de em­pre­sa que aler­tan a sus em­plea­dos y cua­dros di­rec­ti­vos res­pec­to a los ries­gos de una “equi­vo­ca­ción” a la ho­ra de vo­tar el pró­xi­mo pri­me­ro de julio.

La de­pre­cia­ción del pe­so fren­te al dó­lar es un in­di­ca­ti­vo al­ta­men­te sen­si­ble pa­ra los bol­si­llos po­pu­la­res que no se en­re­dan en de­ma­sia­das in­ter­pre­ta­cio­nes con in­gre­dien­tes in­ter­na­cio­na­les y ma­cro­eco­nó­mi­cos. Lue­go, el ne­go­cia­dor grin­go del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio ha­ce sa­ber que no es­tá cer­ca el cie­rre de esas plá­ti­cas, lo cual agre­ga sus­pen­so y te­mor al cua­dro de por sí preo­cu­pan­te. Y el hac­keo de los sis­te­mas de pa­gos elec­tró­ni­cos ban­ca­rios ge­ne­ra es­pe­cu­la­cio­nes res­pec­to al even­tual uso de esos cen­te­na­res de mi­llo­nes pa­ra fi­nan­ciar frau­des elec­to­ra­les o res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de que se in­duz­can cir­cuns­tan­cias de obs­truc­ción en los pro­ce­sos de co­bros y pa­gos, con el ob­je­to de mul­ti­pli­car el con­ser­va­du­ris­mo elec­to­ral, en una es­pe­cie de pro­mo­ción de un vo­to de mie­do fi­nan­cie­ro.

El de­ba­te en­tre can­di­da­tos a go­ber­nar la Ciu­dad de Mé­xi­co trans­cu­rrió en­tre las coor­de­na­das pre­vi­si­bles: ata­ques a la pun­te­ra: Clau­dia Shein­baum, quien de ma­ne­ra en­ten­di­ble pre­fi­rió no en­re­dar­se; ar­ti­lle­ría del ter­cer lu­gar, el de­ci­mo­nó­ni­co Mi­kel Arrio­la, a nom­bre del PRI, con­tra la ocu­pan­te del se­gun­do lu­gar, Ale­jan­dra Ba­rra­les, siem­pre en­vuel­ta en dí­ce­res y ver­da­des in­mo­bi­lia­rias. Mar­co Ras­cón, sin po­si­bi­li­da­des de triun­fo, con el dis­cur­so me­jor ar­ma­do en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, y las de­más can­di­da­tu­ras per­di­das en la in­tras­cen­den­cia.

Na­da pa­re­ce al­te­rar la ru­ta elec­to­ral chi­lan­ga: Shein­baum, im­pul­sa­da por el efec­to López Obra­dor, par­ti­cu­lar­men­te fuer­te en la ca­pi­tal del país, no es afec­ta­da ni si­quie­ra por los dar­dos in­sis­ten­tes re­la­cio­na­dos con la tra­ge­dia del co­le­gio En­ri­que Réb­sa­men; Ale­jan­dra Ba­rra­les, es­pe­ran­za­da en la fuer­za del apa­ra­to clien­te­lar de lo que que­da del Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca, y Mi­kel Arrio­la en cul­ti­vo del vo­to de la de­re­cha in­con­for­me con la alian­za del PAN con el PRD, car­ga­do abier­ta­men­te a la ex­tre­ma de­re­cha co­mo úni­co ni­cho ex­plo­ta­ble pa­ra su can­di­da­tu­ra sin ex­pec­ta­ti­va de ma­yor ga­nan­cia.

ASTILLAS

Arre­cian las pre­sio­nes en el tri­bu­nal elec­to­ral fe­de­ral, en bus­ca de que no sea apro­ba­da la can­di­da­tu­ra del po­lé­mi­co di­ri­gen­te mi­ne­ro Na­po­león Gómez Urru­tia, a quien Mo­re­na ha pos­tu­la­do pa­ra que sea se­na­dor por la vía au­to­má­ti­ca de un lu­gar pre­fe­ren­te en la lis­ta del par­ti­do, lo que le per­mi­ti­ría re­gre­sar de Ca­na­dá a Mé­xi­co con fue­ro, sin el ries­go de una de­ten­ción in­me­dia­ta por te­mas re­la­cio­na­dos con el ma­ne­jo de cuo­tas sin­di­ca­les y, en es­pe­cial, de una fa­mo­sa par­ti­da de más de 50 mi­llo­nes de dó­la­res ¡Has­ta ma­ña­na!

Rodríguez

An­drés Ma­nuel López Obra­dor, can­di­da­to de la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, ob­tu­vo 70 por cien­to de los vo­tos en el si­mu­la­cro elec­to­ral que ce­le­bra­ron es­te jue­ves alum­nos de seis uni­ver­si­da­des. Ri­car­do Ana­ya, de Por Mé­xi­co al Fren­te, lo­gró 19 por...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.