Co­lap­so

La Jornada - - OPINIÓN - GILBERTO LÓPEZ RIVAS

uran­te el re­cien­te se­mi­lle­ro­con­ver­sa­to­rio “Mi­ra­das, es­cu­chas y pa­la­bras: ¿Prohi­bi­do pen­sar?”, el sub­co­man­dan­te in­sur­gen­te Ga­leano hi­zo fre­cuen­tes re­fe­ren­cias y co­men­ta­rios re­fle­xi­vos en torno al li­bro de Car­los Tai­bo, Co­lap­so: Ca­pi­ta­lis­mo ter­mi­nal, tran­si­ción eco­so­cial, eco­fas­cis­mo (Bue­nos Ai­res: Li­bros de Ana­rres, 2017), por lo que en las re­des de acom­pa­ña­mien­to al CIG-CNIEZLN, la obra ha cir­cu­la­do pro­fu­sa­men­te con la re­co­men­da­ción de es­tu­diar­lo a pro­fun­di­dad y dis­cu­tir­lo co­lec­ti­va­men­te. Se tra­ta de una obra im­pac­tan­te, per­tur­ba­do­ra e in­elu­di­ble, que ha­ce com­pren­si­bles y ur­gen­tes los lla­ma­dos cons­tan­tes de los ma­yas za­pa­tis­tas a or­ga­ni­zar­nos an­te la tor­men­ta que se ave­ci­na. Una tor­men­ta que no es ni me­ta­fó­ri­ca ni sim­bó­li­ca y que alu­de no a una vi­sión apo­ca­líp­ti­ca o de vo­ca­cio­nes pro­fé­ti­cas mi­le­na­ris­tas, sino a la po­si­bi­li­dad real y fun­da­da cien­tí­fi­ca­men­te de una ca­tás­tro­fe de es­ca­la mun­dial en un fu­tu­ro no muy le­jano, que Tai­bo de­no­mi­na co­lap­so, es­to es, el hun­di­mien­to ge­ne­ral y ma­si­vo del sis­te­ma do­mi­nan­te, ca­rac­te­ri­za­do por re­duc­cio­nes sus­tan­cia­les en la pro­duc­ción in­dus­trial; el de­rrum­be si­mul­tá­neo y com­bi­na­do de ca­rác­ter fi­nan­cie­ro, co­mer­cial, po­lí­ti­co, so­cial, cul­tu­ral y eco­ló­gi­co, de­bi­do a sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes y reali­da­des ve­ri­fi­ca­bles que es­tán te­nien­do lu­gar: el cam­bio cli­má­ti­co, el ago­ta­mien­to de las ma­te­rias pri­mas ener­gé­ti­cas, la agre­sión irre­ver­si­ble con­tra la bio­di­ver­si­dad, las con­di­cio­nes so­cia­les de des­em­pleo, po­bre­za, ham­bre, des­pla­za­mien­tos for­za­dos ma­si­vos, in­cre­men­to ex­po­nen­cial de la mor­ta­li­dad por en­fer­me­da­des cu­ra­bles, gue­rras por ma­te­rias pri­mas y el agua, ge­no­ci­dios, et­no­ci­dios, eco­ci­dios, te­rro­ris­mos de Es­ta­do, pro­li­fe­ra­ción de ar­mas nu­clea­res, de­rrum­be de las me­ga­ur­bes y el pa­so a las ne­cró­po­lis, ex­ten­sión de la de­lin­cuen­cia y las ban­das cri­mi­na­les.

La obra cuen­ta con un es­cla­re­ce­dor pró­lo­go a la edi­ción ar­gen­ti­na, es­cri­to por Juan Car­los Pu­jal­te, un pre­fa­cio y sie­te ca­pí­tu­los. En el pri­me­ro se ex­po­ne el con­cep­to de co­lap­so y se ex­traen en­se­ñan­zas de otros co­lap­sos re­gis­tra­dos en el pa­sa­do, que, a di­fe­ren­cia del que es­tá en cur­so, no fue­ron glo­ba­les. Es­cu­dri­ña dis­tin­tas de­fi­ni­cio­nes del tér­mino, pa­ra tra­tar de de­li­mi­tar­lo; exa­mi­na va­rios pro­ble­mas que ro­dean el con­cep­to; so­pe­sa los es­tu­dios que han abor­da­do los co­lap­sos del pa­sa­do, y to­ma en con­si­de­ra­ción dos co­lap­sos con­tem­po­rá­neos.

En el se­gun­do ca­pí­tu­lo se ex­plo­ran las cau­sas de un co­lap­so sis­té­mi­co de ca­rác­ter glo­bal, po­nien­do én­fa­sis en el cam­bio cli­má­ti­co y el ago­ta­mien­to de las ma­te­rias pri­mas. Ex­pli­ca cuá­les son los da­tos por los que el au­tor con­si­de­ra que el co­lap­so glo­bal es per­fec­ta­men­te ima­gi­na­ble. Su­bra­ya que, a di­fe­ren­cia del pa­sa­do, cuan­do las prin­ci­pa­les ame­na­zas de ca­tás­tro­fes es­ta­ban aso­cia­das con fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, a par­tir del si­glo XX, la ac­ción hu­ma­na es de­ci­si­va. El au­tor pre­fie­re ha­blar de cam­bio cli­má­ti­co y no de ca­len­ta­mien­to glo­bal. Con­for­me a los da­tos ex­pues­tos se­rá im­po­si­ble evi­tar la subida de 2 a 3 gra­dos en la tem­pe­ra­tu­ra me­dia pla­ne­ta­ria. Sus con­se­cuen­cias, ex­pues­tas so­me­ra­men­te: ele­va­ción del ni­vel del mar, des­apa­ri­ción del hie­lo en el Po­lo nor­te, des­apa­ri­ción y mu­ta­ción de es­pe­cies, de­ser­ti­za­ción, pér­di­da irre­ver­si­ble de bos­ques, cre­ci­mien­to del nú­me­ro e in­ten­si­dad de los hu­ra­ca­nes, di­fi­cul­ta­des cre­cien­tes pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­tos, sur­gi­mien­to de nue­vas en­fer­me­da­des, inun­da­cio­nes im­por­tan­tes y des­apa­ri­ción de tie­rras ha­bi­ta­das en li­to­ra­les con­ti­nen­ta­les e is­las.

En el ter­ce­ro se ana­li­zan las po­si­bles con­se­cuen­cias del co­lap­so, que ne­ce­sa­ria­men­te, ad­vier­te el au­tor, pre­sen­ta una di­men­sión es­pe­cu­la­ti­va inequí­vo­ca e in­sor­tea­ble. Pro­cu­ra ex­pli­car las ca­rac­te­rís­ti­cas del or­den o des­or­den que pro­ba­ble­men­te emer­ge­rá des­pués del co­lap­so. Tai­bo se­ña­la que, de acuer­do con los ex­per­tos, de no mo­di­fi­car­se drás­ti­ca­men­te las re­glas del jue­go, el co­lap­so po­dría ve­ri­fi­car­se en los años que me­dian en­tre 2020 y 2050. Sus ras­gos ge­ne­ra­les: des­truc­ción de tra­mos cos­te­ros y áreas sub­ya­cen­tes, mi­gra­cio­nes ma­si­vas, cor­tes en los su­mi­nis­tros de elec­tri­ci­dad, afec­ta­ción de ma­ne­ra vi­si­ble a los sis­te­mas de trans­por­te, que lle­va­rá a una des­glo­ba­li­za­ción, mer­ced a la es­ca­sez de ener­gía, to­do el uni­ver­so de la cen­tra­li­za­ción y de la tec­no­lo­gi­za­ción en­tra­rá en cri­sis en la so­cie­dad post­co­lap­sis­ta. Tam­bién, se da­rá una pro­li­fe­ra­ción de es­ta­dos fa­lli­dos y to­do ti­po de vio­len­cias, ma­yor ex­ten­sión de la de­lin­cuen­cia, agre­sio­nes de los es­ta­dos del nor­te a otros es­ta­dos en bus­ca de ma­te­rias pri­mas, no­ta­ble re­tro­ce­so del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, cri­sis so­cial agu­dí­si­ma, des­plo­me de las ciu­da­des, es­pe­cial­men­te de las me­ga­ur­bes, re­duc­ción sus­tan­cial del nú­me­ro de ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta (se cal­cu­la que 67 por cien­to de los ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta pe­re­ce­ría).

En el cuar­to y el quin­to ca­pí­tu­los se ex­po­nen las dos po­si­bles res­pues­tas an­te el co­lap­so: la que Tai­bo de­no­mi­na de los mo­vi­mien­tos por la tran­si­ción eco­so­cial y la que lla­ma eco­fas­cis­mo. Los pri­me­ros tie­nen una vo­ca­ción co­lec­ti­vis­ta, mues­tran su­fi­cien­te cohe­sión so­cial, man­tie­nen for­mas de pro­pie­dad co­mu­ni­ta­ria, re­la­cio­nes hu­ma­nas más di­rec­tas, una vi­da so­cial ac­ti­va y par­ti­ci­pa­ti­va, ca­rac­te­rís­ti­cas que re­mi­ten inevi­ta­ble­men­te a los pue­blos ori­gi­na­rios in­mer­sos en pro­ce­sos au­to­nó­mi­cos an­ti­sis­té­mi­cos, co­mo el za­pa­tis­mo. El eco­fas­cis­mo es la otra res­pues­ta ima­gi­na­ble an­te el co­lap­so, que pro­pi­cia un rá­pi­do y con­tun­den­te des­cen­so en el nú­me­ro de se­res hu­ma­nos que pue­blan el pla­ne­ta. Tai­bo re­fie­re al an­te­ce­den­te del eco­fas­cis­mo pri­mi­ge­nio de la Ale­ma­nia hitle­ria­na, y al ac­tual dar­wi­nis­mo so­cial, ba­sa­do pre­ci­sa­men­te en una fran­ca mi­li­ta­ri­za­ción de la vi­da co­lec­ti­va y ex­ten­sión del te­rror.

El sex­to ca­pí­tu­lo tra­ta so­bre las per­cep­cio­nes po­pu­la­res en torno al co­lap­so, fun­da­das en la ig­no­ran­cia y el ne­ga­cio­nis­mo, en la idea ex­ten­di­da que ocu­rri­rá, lo que que­re­mos que ocu­rra, en que no hay lí­mi­tes en el pla­ne­ta, que el mer­ca­do y las tec­no­lo­gías per­mi­ti­rán ha­cer fren­te a los pro­ble­mas, que la úni­ca so­lu­ción si­gue sien­do la acep­ta­ción acrí­ti­ca de la reali­dad exis­ten­te. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo re­fie­re a una sín­te­sis y con­clu­sio­nes ge­ne­ra­les, ex­hor­tan­do a pres­tar aten­ción al co­lap­so que se ave­ci­na y ac­tuar en con­se­cuen­cia, pro­cu­ran­do so­lu­cio­nes aje­nas to­tal­men­te al ca­pi­ta­lis­mo, la pro­pie­dad pri­va­da y el mer­ca­do, aban­do­nan­do la ló­gi­ca del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, apos­tan­do a la igual­dad en to­dos los ór­de­nes y man­te­nien­do la es­pe­ran­za fren­te a la bar­ba­rie.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.