Ana­ya in­sa­cia­ble, lo­cuaz y va­cío

La Jornada - - OPINIÓN - JORGE CARRIILO OLEA

i re­pa­sa­mos los de­ci­res de los pre­can­di­da­tos de ha­ce me­ses, en­con­tra­re­mos una lí­nea trans­ver­sal: un va­cío. La­men­ta­ble­men­te ese va­cío se ha sos­te­ni­do en dos de los hoy can­di­da­tos. Aten­tos ob­ser­va­do­res creen que se es­tán guar­dan­do car­tu­chos pa­ra una gran ba­ta­lla y un glo­rio­so fi­nal, pe­ro no. Ya se vio que no hay na­da que sos­ten­ga esa hi­pó­te­sis.

Los va­cíos son siem­pre pe­li­gro­sos, son tram­pas o eva­sio­nes que se en­cu­bren con ma­ño­sos ar­ti­fi­cios. Es el ca­so de Ana­ya. Se ex­hi­be co­mo jo­ven su­ges­ti­vo, to­ca la gui­ta­rra, ha­bla fran­cés e in­glés, lan­za pro­cla­mas efec­tis­tas, ame­na­za, in­sul­ta, quie­re atraer a la ju­ven­tud ha­cién­do­se pa­sar co­mo brio­so rocks­tar al que tam­bién fas­ci­na la lu­cha li­bre y que, co­mo ellos, es de­vo­to de la tec­no­lo­gía más avan­za­da.

De su inex­pe­rien­cia en ma­te­ria pú­bli­ca na­da ha­bla, na­da di­ce de có­mo trai­cio­nó a Cal­de­rón, el que co­mo li­ni­men­to de un fra­ca­so le pres­tó una sub­se­cre­ta­ría. Tam­po­co ha­bla de sus dia­blu­ras pa­ra frac­tu­rar a su par­ti­do ni de có­mo ex­pul­só vir­tual­men­te a la cán­di­da Mar­ga­ri­ta. To­do lo cu­bre con una dia­léc­ti­ca re­tor­ci­da que se ba­sa en creer que su au­di­to­rio es hip­no­ti­za­ble. En otros mo­men­tos sus ac­tos son un jol­go­rio que más que cam­pa­ña elec­to­ral pa­re­ce un fes­te­jo ju­ve­nil, so­ni­do in­fer­nal, lu­ces, gui­ta­rra­zos, lu­cha li­bre.

Ocul­ta a miem­bros de El Yun­que, a quie­nes tie­ne con­fia­das se­rias res­pon­sa­bi­li­da­des. Es­ta si­nies­tra or­ga­ni­za­ción de ex­tre­ma de­re­cha di­ce que su pro­pó­si­to es “de­fen­der la re­li­gión ca­tó­li­ca y lu­char con­tra las fuer­zas de Sa­ta­nás”. Ál­va­ro Del­ga­do, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, lo de­fi­ne co­mo gru­po “ul­tra­ca­tó­li­co, an­ti­co­mu­nis­ta, an­ti­se­mi­ta, an­ti­li­be­ral y con ras­gos fas­cis­tas”, des­ti­na­do a apo­yar “el reino de Dios en la tie­rra”. Ese gru­po tra­mi­tó an­te la Ar­qui­dió­ce­sis de Mé­xi­co ca­no­ni­zar a Car­los Abas­cal ¿Por qué Ana­ya da ca­bi­da y ocul­ta a es­ta os­cu­ran­tis­ta or­ga­ni­za­ción? Po­si­ble­men­te EN OTROS MO­MEN­TOS SUS sea su per­te­nen­cia a él co­mo no­vi­cio re­bel­de, co­mo lo fue del Opus Dei en AC­TOS SON UN JOL­GO­RIO QUE su pri­me­ra ju­ven­tud.

MÁS QUE CAM­PA­ÑA ELEC­TO­RAL Sus pro­pues­tas son muy no­ve­do­sas: “aca­bar con el au­to­ri­ta­ris­mo, la PA­RE­CE UN FES­TE­JO JU­VE­NIL, co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad, com­ba­tir al cri­men or­ga­ni­za­do, res­pe­tar los SO­NI­DO IN­FER­NAL, LU­CES, de­re­chos hu­ma­nos, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”

GUI­TA­RRA­ZOS, LU­CHA LI­BRE y más lu­ga­res co­mu­nes (to­ma­dos de su pá­gi­na de In­ter­net). Sus pro­pues­tas re­be­lan dos co­sas, una la­men­ta­ble y la otra muy preo­cu­pan­te: 1. La la­men­ta­ble es que, pro­mo­vién­do­se co­mo in­no­va­dor, sea in­ca­paz de plan­tear un com­pro­mi­so con­cre­to que re­sul­te tras­for­ma­dor, bri­llan­te. 2. La preo­cu­pan­te es la au­sen­cia de una de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca en ma­te­ria so­cial. Mun­do que no con­ci­be, que no le im­por­ta. No es­tá ni en sus preo­cu­pa­cio­nes ni en sus pla­nes.

Su fon­do ideo­ló­gi­co no exis­te, ca­re­ce to­tal­men­te de una ba­se dog­má­ti­ca so­bre ideas so­cia­les, de ofer­ta a las ba­ses de la pi­rá­mi­de na­cio­nal. Y es na­tu­ral, pro­ce­de de un me­dio de desa­rro­llo pri­vi­le­gia­do, no co­no­ce ca­ren­cias, to­do le ha si­do da­do y nun­ca ha es­ta­do com­pro­me­ti­do con na­da que no sea su am­bi­ción. Eso es par­te de su pe­li­gro­so va­cío, un va­cío que no co­no­ce las exi­gen­cias éti­cas del com­pro­mi­so po­lí­ti­co, de con­ten­cio­nes ra­cio­na­les, aje­nas a su am­bi­ción.

Un per­so­na­je así, que ig­no­ra los lí­mi­tes pa­ra aque­llos que ejer­cen el po­der, que no sa­be de los con­fi­nes éti­cos, po­lí­ti­cos y le­ga­les de la au­to­ri­dad y que no sa­be que exis­te una di­fe­ren­cia en­tre au­to­ri­dad y fuer­za, un per­so­na­je así, se­me­jan­te al apren­diz de bru­jo, es al­ta­men­te pe­li­gro­so pa­ra el país. Su­po­ne que le se­ría con­fia­do el respeto a las le­yes, a la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, a los tri­bu­na­les, ejer­cer la su­pre­ma­cía del man­do de las fuer­zas ar­ma­das, el uso jus­to y trans­pa­ren­te del pre­su­pues­to, la con­duc­ción de las re­la­cio­nes ex­te­rio­res que tan­to des­pre­cia y tan­tos más re­cur­sos im­plí­ci­tos en la Pre­si­den­cia de una na­ción. Es­to no pue­de ser con­fia­do a un ser inex­per­to y arre­ba­ta­do por la am­bi­ción.

Los 15 mi­llo­nes de jó­ve­nes en­tre 18 y 24 años que vo­ta­rán por pri­me­ra vez por un pre­si­den­te, fa­vo­ra­ble­men­te han desa­rro­lla­do un sen­ti­do crí­ti­co so­bre la vi­da pú­bli­ca. Aso­cián­do­se al fes­tín ro­cam­bo­les­co de Ana­ya, mu­chos par­ti­ci­pan en sus ac­tos, más no co­mo con­ven­ci­dos de­vo­tos, no. Acu­den só­lo al fes­tín, al re­la­jo, que es tan pro­pio en su ju­ven­tud. Acu­den só­lo a oír in­ju­rias con­tra el po­der, que es otra afi­ción ju­ve­nil.

Aplau­den que se anun­cie la cár­cel pa­ra Pe­ña Nie­to, que se acu­se de to­do a AMLO o de sim­plón a Mea­de, que se anun­cien rui­do­sas ven­gan­zas con­tra cual­quie­ra. To­do eso en­tra en el re­la­jo. Al mo­men­to de su­fra­gar ha­brá aca­ba­do la fies­ta, sa­brán vo­tar en fa­vor de ellos mis­mos, por su fu­tu­ro que quie­ren es­for­za­do pe­ro lu­mi­no­so. No los ha­brán en­ga­ña­do con in­ju­rias y rock.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.