“Te­sis” so­bre el cuer­po pa­les­tino

La Jornada - - OPINIÓN - MACIEK WISNIEWSKI*

ómo ex­pli­car que –tra­te­mos de usar las pa­la­bras pre­ci­sas– la sal­va­je ex­plo­sión de la vio­len­cia co­lo­nial y el pre­me­di­ta­do ase­si­na­to de los pa­les­ti­nos des­ar­ma­dos por el ejér­ci­to is­rae­lí en Ga­za o sea la pro­lon­ga­da y bru­tal re­pre­sión de la Gran Mar­cha del Re­torno (bit. ly/2GW2z09) con el sal­do de más de 110 muer­tos por ba­las vi­vas cul­mi­na­da el 14 de ma­yo con un ver­da­de­ro ba­ño de san­gre –¡62 ma­ni­fes­tan­tes eje­cu­ta­dos uno por uno por fran­co­ti­ra­do­res is­rae­líes en una jor­na­da de pro­tes­ta!– en el 70 aniver­sa­rio de la fun­da­ción de Israel y en la vís­pe­ra del aniver­sa­rio de la Nak­ba (la “ca­tás­tro­fe”) que ex­pul­só a más de 750 mil pa­les­ti­nos de sus ca­sas en 1948 jus­to cuan­do Trump inau­gu­ra­ba –por me­dio de su hi­ja y yerno– “su” em­ba­ja­da en Je­ru­sa­lén (bit.ly/2GqB­fWU) ha­blan­do de un su­pues­to “plan de paz” [sic], pa­se (ca­si) des­aper­ci­bi­da?

¿Có­mo es po­si­ble que ocu­rra pa­ra em­pe­zar?

Sim­ple.

Se ex­pli­ca por el ge­ne­ra­li­za­do ra­cis­mo ha­cia los pa­les­ti­nos y por la per­sis­ten­cia de los mo­dos co­lo­nia­les de do­mi­na­ción cu­ya me­jor mues­tra es el “free pass” que el mun­do le si­gue dan­do al pro­yec­to co­lo­nial is­rae­lí en Pa­les­ti­na.

Es po­si­ble por una se­rie de su­pues­tos ideo­ló­gi­cos res­pec­to a los pa­les­ti­nos que po­drían ser plas­ma­das en unas “te­sis” bio­po­lí­ti­cas cen­tra­das en su cuer­po, en­rai­za­das en la so­cie­dad is­rae­lí, pe­ro com­par­ti­das tam­bién –al me­nos en par­te– por el mun­do. Vea­mos:

• El cuer­po pa­les­tino es un pro­ble­ma “fun­da­cio­nal” de Israel (des­de los pri­me­ros asen­ta­mien­tos, pri­me­ros or­ga­ni­za­dos des­po­jos de la tie­rra y pri­me­ros trans­fers po­bla­cio­na­les has­ta la Nak­ba y la lim­pie­za ét­ni­ca que és­ta tra­jo). El des­ha­cer­se de él es un pro­ble­ma his­tó­ri­co y ac­tual a la vez cu­ya so­lu­ción es co­sa del pre­sen­te (bit.ly/2Km21ST).

• El cuer­po pa­les­tino es en sí mis­mo un pe­li­gro (su exis­ten­cia ha­ce pe­li­grar a la ex­clu­si­vi­dad ra­cial y la iden­ti­dad ex­clu­yen­te de un Es­ta­do es­ta­ble­ci­do vio­len­ta­men­te en su tie­rra y a su cos­ta).

• El cuer­po pa­les­tino es en sí mis­mo un ar­ma. Un pa­les­tino des­ar­ma­do –in­clu­so un ni­ño o un dis­ca­pa­ci­ta­do (bit. ly/2IuT5dh)– es­tá ar­ma­do por el so­lo he­cho de exis­tir. La me­jor ma­ne­ra de des­ar­mar al cuer­po pa­les­tino es con­ver­tir­lo en un cuer­po muer­to.

• El cuer­po pa­les­tino es un te­rreno don­de las re­glas uni­ver­sa­les de la gue­rra no apli­can (ol­ví­den­se por ejem­plo del “uso pro­por­cio­nal de la fuer­za”). La gue­rra en su con­tra ha de lle­var­se a ca­bo in­dis­cri­mi­na­da­men­te y con el má­xi­mo uso de la fuer­za (“doc­tri­na Dahi­ya”). La muer­te siem­pre es la pri­me­ra op­ción.

• El cuer­po pa­les­tino no co­no­ce la di­fe­ren­cia en­tre un ci­vil y un com­ba­tien­te; en­tre una mu­jer y un hom­bre; en­tre un adul­to y un ni­ño: “en Ga­za no hay gen­te inocen­te” (A. Lie­ber­man di­xit). Su de­li­to es exis­tir y ocu­par un es­pa­cio que no le per­te­ne­ce.

• El cuer­po pa­les­tino siem­pre mue­re “so­lo”. Nun­ca es ase­si­na­do. En el me­jor de los ca­sos “mue­re en cho­ques” (bit.ly/2rO­zL4n).

• El cuer­po pa­les­tino es vio­len­to por su na­tu­ra­le­za. Si cae víc­ti­ma de la vio­len­cia, es por­que él mis­mo la ha pro­vo­ca­do. Es in­ca­paz de ac­tuar de ma­ne­ra no-vio­len­ta y si lo apa­ren­ta es só­lo un tru­co pa­ra ac­tuar vio­len­ta­men­te. El cuer­po pa­les­tino no lu­cha por sus de­re­chos, in­ci­ta. No pro­tes­ta, ata­ca.

• El cuer­po pa­les­tino es “di­fe­ren­te”: “ellos no aman a sus ni­ños co­mo no­so­tros”, “no aman a la vi­da co­mo no­so­tros” (una vie­ja y cal­cu­la­da es­tra­te­gia co­lo­nial de des­hu­ma­ni­za­ción pa­ra jus­ti­fi­car ma­sa­cres de “na­ti­vos”).

• El cuer­po pa­les­tino es “sub­hu­mano”, in­fe­rior en la es­ca­la del ser: “bes­tias de dos pa­tas” (M. Be­gin di­xit); “cha­pu­li­nes pa­ra aplas­tar” (Y. Sha­mir di­xit); “ser­pien­tes cu­yas ma­dres hay que ex­ter­mi­nar” (A. Sha­ked di­xit).

• El cuer­po pa­les­tino es un cuer­po co­lo­ni­za­do y ra­cia­li­za­do (su­je­to a una do­ble es­tra­te­gia de des­hu­ma­ni­za­ción y eli­mi­na­ción): “no se le re­co­no­ce la mis­ma dig­ni­dad hu­ma­na que se atri­bu­ye a quie­nes lo do­mi­nan”; “su vi­da tie­ne po­co va­lor pa­ra quien los opri­me, es fá­cil­men­te desecha­ble” (bit. ly/2vbGCZC). Es “ma­sa­cra­ble”. Su muer­te no cuen­ta.

• El cuer­po pa­les­tino es una “ame­na­za de­mo­grá­fi­ca”. Da­do que cons­ti­tu­ye una li­ge­ra ma­yo­ría en­tre el Me­di­te­rrá­neo y el río Jor­dán y ade­más po­see una na­ta­li­dad ma­yor, hay que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.