El en­ga­ño de los ali­men­tos trans­gé­ni­cos

La Jornada - - OPINIÓN - STEVEN M. DRUKER*

un­que en re­pe­ti­das oca­sio­nes Do­nald Trump ha ad­ver­ti­do a los es­ta­du­ni­den­ses so­bre las ame­na­zas pro­ve­nien­tes de Mé­xi­co, lo que ni él ni la ma­yo­ría de las per­so­nas se dan cuen­ta es que los ries­gos más im­por­tan­tes se es­tán ori­gi­nan­do en la di­rec­ción opues­ta –a tra­vés de ex­por­ta­cio­nes ma­si­vas de ali­men­tos trans­gé­ni­cos so­me­ti­dos a in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca cul­ti­va­dos en Es­ta­dos Uni­dos (EU). Es más, Mé­xi­co ha si­do ins­ti­ga­do a acep­tar ese ali­men­to me­dian­te el frau­de sis­te­má­ti­co del go­bierno es­ta­du­ni­den­se.

Es­te frau­de fue ex­pues­to de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va me­dian­te una de­man­da ini­cia­da por mí que obli­gó a las se­cre­ta­rías de aquel país pa­ra eva­luar Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA, por sus si­glas en in­glés) de EU a di­vul­gar sus ar­chi­vos so­bre ali­men­tos trans­gé­ni­cos y las si­guien­tes re­ve­la­cio­nes pro­vie­nen de los do­cu­men­tos con­te­ni­dos en esos ar­chi­vos y de otras fuen­tes con evi­den­cia só­li­da.

Des­de 1986 EU ha apli­ca­do una po­lí­ti­ca de pro­mo­ver la in­dus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca de la na­ción, y la FDA ha ad­mi­ti­do que obe­de­ce es­ta po­lí­ti­ca. En 1992, an­tes de que cual­quier otra au­to­ri­dad re­gu­la­do­ra to­ma­se una po­si­ción ofi­cial so­bre los ali­men­tos pro­ve­nien­tes de or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos (ali­men­tos trans­gé­ni­cos), la FDA emi­tió una de­cla­ra­ción de la po­lí­ti­ca que sen­tó las ba­ses pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción ase­ve­ran­do que ha­bía un con­sen­so abru­ma­dor en­tre los cien­tí­fi­cos en cuan­to a que son tan se­gu­ros que no re­quie­ren es­tu­dios. Sin em­bar­go, la FDA en­cu­brió un he­cho de­ci­si­vo: sus pro­pios cien­tí­fi­cos lle­ga­ron a una con­clu­sión opues­ta. Su opi­nión pre­do­mi­nan­te, ex­pre­sa­da en una se­rie de me­mos en­via­dos a sus su­pe­rio­res, fue: a) que los ali­men­tos trans­gé­ni­cos con­lle­van ries­gos no­ve­do­sos, en es­pe­cial la po­si­bi­li­dad de efec­tos se­cun­da­rios no­ci­vos no pre­vis­tos di­fí­ci­les de de­tec­tar, y b) que nin­guno de es­tos ali­men­tos trans­gé­ni­cos se pue­de con­si­de­rar se­gu­ro a me­nos que hu­bie­se apro­ba­do las prue­bas ca­pa­ces de de­tec­tar ta­les efec­tos.

La ge­ne­ra­li­za­ción de las in­quie­tu­des den­tro del per­so­nal cien­tí­fi­co es­tá con­fir­ma­da en el me­mo de un fun­cio­na­rio de la FDA quien de­cla­ró: “Los pro­ce­sos de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca y la re­pro­duc­ción tra­di­cio­nal son di­fe­ren­tes, y de acuer­do con los es­pe­cia­lis­tas téc­ni­cos de la agen­cia, es­tos pro­ce­sos dan pie a di­fe­ren­tes ries­gos”. Ade­más, los fun­cio­na­rios de la FDA sa­bían que tam­po­co ha­bía un con­sen­so en torno a la se­gu­ri­dad en­tre los cien­tí­fi­cos ex­ter­nos a la agen­cia y que es­ta au­sen­cia fue re­co­no­ci­da por el coor­di­na­dor de Bio­tec­no­lo­gía de la agen­cia en una car­ta di­ri­gi­da a un fun­cio­na­rio ca­na­dien­se. Él tam­bién ad­mi­tió, “creo que la po­si­bi­li­dad de que al­gu­nas sus­tan­cias de los ali­men­tos trans­gé­ni­cos cau­sen o no reac­cio­nes aler­gé­ni­cas par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les de pre­de­cir”.

No obs­tan­te, en su de­cla­ra­ción de la po­lí­ti­ca, la FDA afir­mó que “no es­ta­ba al tan­to de in­for­ma­ción al­gu­na” que mos­tra­se que los ali­men­tos trans­gé­ni­cos di­fe­rían de otros “de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­vo”. Ade­más, aun­que con el pa­so de los años la agen­cia ha re­ci­bi­do ex­ten­sa in­for­ma­ción adi­cio­nal que de­mues­tra di­fe­ren­cias im­por­tan­tes, con­ti­núa afir­man­do fal­sa­men­te que no es­tá al tan­to de na­da.

La FDA ha co­me­ti­do otros frau­des pa­ra pro­te­ger tam­bién la ima­gen de los ali­men­tos trans­gé­ni­cos. Por ejem­plo, aun­que los fun­cio­na­rios de EU de ma­ne­ra ru­ti­na­ria afir­man que nin­gún pro­duc­to ela­bo­ra­do con cul­ti­vos re­sul­ta­do de la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca se ha vin­cu­la­do con al­gún pro­ble­ma de sa­lud en los hu­ma­nos, en 1989 el pri­mer pro­duc­to tec­no­ló­gi­co co­mes­ti­ble (un su­ple­men­to ali­men­ti­cio del ami­noá­ci­do L-trip­tó­fano pro­du­ci­do me­dian­te bac­te­rias ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­das) in­du­jo una gran epi­de­mia que ma­tó a de­ce­nas de es­ta­du­ni­den­ses y en­fer­mó gra­ve­men­te a mi­les más. Aun­que la evi­den­cia se­ña­la la al­te­ra­ción ge­né­ti­ca co­mo la cau­sa prin­ci­pal de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.