Fil­me na­rra el via­je ha­cia la paz a tra­vés del ri­tual ja­po­nés del té

Cuen­ta có­mo Roberto Behar Cal­de­rón pa­só de exi­to­so em­pre­sa­rio a bu­dis­ta

La Jornada - - CULTURA - JAI­ME WHALEY

■ De Ha­ri Sa­ma, el do­cu­men­tal se ex­hi­be des­de hoy en sa­las de la ca­pi­tal del país ■ Anéc­do­tas del per­so­na­je y de­cla­ra­cio­nes de sus ami­gos, en­tre ellos ci­neas­tas y mú­si­cos, in­te­gran la cin­ta

Sun­ka Ra­ku es el nom­bre de un ale­gó­ri­co do­cu­men­tal so­bre la cam­bian­te e in­tere­san­te vi­da de Roberto Behar Cal­de­rón, ico­no­clas­ta que lo mis­mo ha si­do exi­to­so pu­bli­cis­ta que en­tre­na­dor de halcones, y que aho­ra es bu­dis­ta.

El fil­me es un re­co­rri­do por la fan­tás­ti­ca vi­da de es­te hom­bre na­ci­do en el otro­ra Dis­tri­to Fe­de­ral ha­ce 76 años. Es­te co­yoa­ca­nen­se, bi­ci­cle­te­ro y ta­que­ro, en sus an­sias de ser mú­si­co, so­por­tó las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras pa­ri­si­nas cuan­do se fue a la ca­pi­tal fran­ce­sa en bus­ca de per­fec­cio­nar la eje­cu­ción del cla­ve­cín y dor­mía en el sue­lo, ba­jo su ins­tru­men­to, por lo re­du­ci­do del cuar­to en que vi­vía.

Behar Cal­de­rón re­la­ta en el do­cu­men­tal que man­dó pe­dir a Fran­cia su an­ti­quí­si­mo ins­tru­men­to, con un repu­tado lau­dis­ta que se lo man­dó vía ma­rí­ti­ma. Cuen­ta que pa­só días en­te­ros en los mue­lles de Ve­ra­cruz es­pe­ran­do el arri­bo de su ate­so­ra­da po­se­sión.

Ha­ri Sa­ma, quien ha abra­za­do el bu­dis­mo, aun­que de ma­ne­ra más in­ten­sa, es el di­rec­tor del fil­me de ca­si dos ho­ras de du­ra­ción que a par­tir de hoy se ex­hi­bi­rá en va­rias sa­las de la ca­pi­tal.

Los ofi­cios de Behar, co­mo se ano­ta en la ho­ja de pre­sen­ta­ción del fil­me, han sur­gi­do a par­tir de im­pul­sos que obe­de­cen con ob­se­sión, ca­ri­ño y ter­que­dad. Su in­fan­cia, na­da fá­cil, po­dría ser el ori­gen de su bús­que­da y la crea­ción en un es­pa­cio de re­man­so con sus ca­sas de té ja­po­ne­sas en un te­rreno del Ajus­co si­guien­do la más mi­nu­cio­sa de sus re­glas de cons­truc­ción.

Y so­bre la asom­bro­sa cons­truc­ción de su pri­me­ra ca­sa de té, la cin­ta abor­da el pa­sa­je de que Behar Cal­de­rón fue a Nue­va York a con­sul­tar con un maes­tro los ri­tua­les de la ce­re­mo­nia de di­cha be­bi­da.

El le­tra­do neo­yor­quino no da­ba cré­di­to a que la ca­sa de bam­bú y otros ma­te­ria­les or­gá­ni­cos no hu­bie­se si­do cons­trui­da por al­guien na­ci­do en tie­rras ja­po­ne­sas.

Tes­ti­mo­nia­les

Aun­que Behar Cal­de­rón es el per­so­na­je cen­tral y úni­co de la cin­ta, hay apor­ta­cio­nes tes­ti­mo­nia­les de gen­te que ha con­vi­vi­do con él, co­mo los mú­si­cos Julio Es­tra­da y Jo­sé An­to­nio Guz­mán, y el ci­neas­ta Ni­co­lás Eche­ve­rría, quien tu­vo ini­cios ar­tís­ti­cos co­mo mú­si­co fi­lar­mó­ni­co; asi­mis­mo, con el fa­lle­ci­do der­ma­tó­lo­go Do­mi­ni­que Ve­rut, de ori­gen tur­co, cu­yo ape­lli­do –iró­ni­ca­men­te– sig­ni­fi­ca ve­rru­ga, quien ac­tua­ba en los co­mer­cia­les de co­ñacs fil­ma­dos por el pu­bli­cis­ta Behar Cal­de­rón, ade­más de los apor­tes de de­ta­lles fa­mi­lia­res a car­go de su ma­dre y su tía, quien aún vi­ve.

Sa­ma tie­ne otros fil­mes co­mo El sue­ño de Lu, Des­per­tar el pol­vo y Sin ton ni So­nia.

En al­gu­na oca­sión, en sus días de pu­bli­cis­ta, Behar Cal­de­rón pu­so a Ma­ría Fé­lix co­mo pro­ta­go­nis­ta de un co­mer­cial de un de­ter­gen­te, en el que la es­tre­lla so­no­ren­se era par­te de una bri­ga­da re­vo­lu­cio­na­ria del mo­vi­mien­to que co­men­zó en 1910, ex­pe­rien­cia des­agra­da­ble, pues pa­ra él, quien tra­tó con La Do­ña, “ya Ma­ría ha­bía per­di­do su ser”.

Si al­go en­se­ña la cin­ta es que no hay que te­mer ser ni ha­cer.

Sun­ka Ra­ku sig­ni­fi­ca ale­gría eva­nes­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.