El efec­to in­ver­na­de­ro

71 Fes­ti­val de Can­nes

La Jornada - - ESPECTÁCULOS - CAN­NES. LEONARDO GARCÍA TSAO

na de las con­se­cuen­cias de la es­ca­sa di­fu­sión de ci­ne asiá­ti­co en Mé­xi­co es el des­co­no­ci­mien­to del gran di­rec­tor sur­co­reano Lee Chang-Dong, cu­yas an­te­rio­res Se­cret Suns­hi­ne (2007) y Poetry (2010) pu­de apre­ciar en Can­nes, pre­ci­sa­men­te. Ade­más de ser no­ve­lis­ta, el hom­bre ocu­pó el car­go de Mi­nis­tro de Cul­tu­ra en el go­bierno de su país, na­da me­nos.

Tras ocho años sin po­der fil­mar, Lee ha vuel­to en ple­na for­ma con Bur­ning (En lla­mas), uno de los me­jo­res tí­tu­los de la com­pe­ten­cia (aun­que es po­si­ble no ob­ten­ga pre­mio al­guno por­que así es es­to de los fes­ti­va­les). Le­ve­men­te ba­sa­do en un cuen­to cor­to del ja­po­nés Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi, el ar­gu­men­to gi­ra en torno a tres jó­ve­nes: el as­pi­ran­te a es­cri­tor Jong­su (Yoa Ah-in), la chi­ca que lo enamo­ra, Hae­mi (Jun Jong-seo) y el hom­bre pu­dien­te Ben (Steven Yeun, co­no­ci­do en oc­ci­den­te por su pa­pel en The Wal­king Dead) que ella co­no­ció en un via­je a Áfri­ca.

Na­da es lo que pa­re­ce ser. Hae­mi di­ce co­no­cer des­de la in­fan­cia a Jong­su, pe­ro él no la re­cuer­da; tam­bién le en­car­ga que cui­de a su ga­to en su pe­que­ño de­par­ta­men­to y el ani­mal nun­ca apa­re­ce. La re­la­ción en­tre Ben y Hae­mi es am­bi­gua. En una cru­cial reunión al ai­re li­bre ba­jo una be­lla luz cre­pus­cu­lar, la si­tua­ción pa­re­ce de­fi­nir­se. Jong­su con­fie­sa su amor por la chi­ca, quien bai­la me­dio des­nu­da. Por su par­te, Ben con­fie­sa el ex­tra­ño pa­sa­tiem­po de in­cen­diar in­ver­na­de­ros. Am­bas ins­tan­cias ob­se­sio­nan a Jong­su.

Aun­que la re­so­lu­ción for­mal de Lee es sen­ci­lla, re­sul­ta su­ma­men­te fun­cio­nal al di­men­sio­nar ese mis­te­rio­so trián­gu­lo. Si bien el di­rec­tor se to­ma su tiem­po –Bur­ning du­ra ca­si dos ho­ras y me­dia– na­da se sien­te so­bra­do o gra­tui­to. La vio­len­ta con­clu­sión de la pe­lí­cu­la re­sul­ta per­fec­ta­men­te con­se­cuen­te da­dos el re­sen­ti­mien­to de cla­se, la im­po­ten­cia y los ce­los que se han acu­mu­la­do en Jong­su.

Qué sim­plo­na pa­re­ce en com­pa­ra­ción Dog­man, la más re­cien­te rea­li­za­ción del ita­liano Ma­teo Ga­rro­ne. El asun­to arran­ca bien: en una pla­ya na­po­li­ta­na que vio me­jo­res épo­cas, el pro­ta­go­nis­ta Mar­ce­llo (Mar­ce­llo Fon­te) es un hom­bre­ci­llo que ado­ra a su pe­que­ña hi­ja y, so­bre to­do, ama a los pe­rros (su ne­go­cio es el la­va­do de los mis­mos). Tam­bién dis­tri­bu­ye dro­ga al me­nu­deo, so­bre to­do a Si­mo­ne (Edoar­do Pes­ce), te­mi­ble ham­pón que tie­ne ate­rra­do al ba­rrio. Por su cul­pa, Mar­ce­llo va a dar a la cár­cel. A su sa­li­da ejer­ce­rá la ven­gan­za pa­ra sal­var el ho­nor.

Con­for­me avan­za la pe­lí­cu­la se sien­te más es­que­má­ti­ca y un tan­to pre­vi­si­ble. A pe­sar de las con­vin­cen­tes ac­tua­cio­nes (¿hay al­gún ac­tor ita­liano ma­lo?), la ca­rac­te­ri­za­ción se vuel­ve al­go ca­ri­ca­tu­res­ca, en esa opo­si­ción en­tre un hom­bre tí­mi­do y el rey de los bu­llies. Ga­rro­ne man­tie­ne ten­so su re­la­to y sór­di­da su at­mós­fe­ra, y es qui­zá su me­jor es­fuer­zo des­de Go­mo­rra (2008). Pe­ro al­go fal­ta.

Lo que no fa­lla es el sa­dis­mo de quie­nes go­bier­nan el fes­ti­val. Pa­ra ma­ña­na el úl­ti­mo día de pro­yec­cio­nes, se han dis­pues­to las tres com­pe­ti­do­ras fi­na­les, in­clu­yen­do la tur­ca, cu­ya du­ra­ción re­ba­sa las tres ho­ras. Tam­bién aco­mo­da­ron la pe­lí­cu­la de clau­su­ra, The Man Who Ki­lled Don Qui­xo­te, de Terry Gi­lliam, en un so­lo pa­se de pren­sa a la ho­ra de la co­mi­da, en la sa­la Ba­zin, la más pe­que­ña de to­das. Ha­brá gol­pes pa­ra tra­tar de ver esa pro­duc­ción mal­di­ta. A ver si el desas­tre re­sul­tan­te no se vuel­ve par­te tam­bién de su le­yen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.