ECO­NO­MÍA MORAL

2018, año de elec­cio­nes y de im­por­tan­tes aniver­sa­rios. Bi­cen­te­na­rio de Marx La teo­ría del va­lor de Marx só­lo es vá­li­da pa­ra pro­ce­sos con­ti­nuos de tra­ba­jo

La Jornada - - ECONOMÍA - JULIO BOLTVINIK/II

pri­me­ro de los tres te­mas del pen­sa­mien­to de Karl Marx (KM) que, en mi opi­nión, de­ben desa­rro­llar­se enun­cia­dos en la en­tre­ga del 11 de ma­yo. Ex­plo­ro di­fi­cul­ta­des que la teo­ría del va­lor de Marx (TVM) enfrenta cuan­do se tra­ta de ac­ti­vi­da­des en las que el pro­ce­so de tra­ba­jo es dis­con­ti­nuo, par­ti­cu­lar­men­te la agri­cul­tu­ra. KM se­ña­la en los Grun­dris­se (GR) que “la no coin­ci­den­cia en­tre el tiem­po de pro­duc­ción (TP) y el tiem­po de tra­ba­jo (TT) só­lo pue­de de­ber­se a las con­di­cio­nes na­tu­ra­les...” En el ca­pí­tu­lo 13 del Li­bro II de El Ca­pi­tal (EC), se­ña­la:

tra­ba­jo es siem­pre TP, es de­cir tiem­po du­ran­te el cual el ca­pi­tal es­tá con­fi­na­do en la es­fe­ra de la pro­duc­ción. Pe­ro… no to­do [es­te] tiem­po es… ne­ce­sa­ria­men­te tam­bién TT. Aquí… nos re­fe­ri­mos a una in­te­rrup­ción... im­pues­ta por la na­tu­ra­le­za del pro­duc­to y su ela­bo­ra­ción y du­ran­te la cual el ob­je­to de tra­ba­jo se ve so­me­ti­do a pro­ce­sos na­tu­ra­les… que obli­gan a sus­pen­der el pro­ce­so de tra­ba­jo. Así, por ejem­plo… el tri­go de in­vierno ne­ce­si­ta unos nue­ve me­ses pa­ra ma­du­rar. En­tre la épo­ca de la siem­bra y la de la co­se­cha, el pro­ce­so la­bo­ral es­tá ca­si to­tal­men­te in­te­rrum­pi­do... Por con­si­guien­te... TP del ca­pi­tal des­em­bol­sa­do se di­vi­de en dos: uno, du­ran­te el cual el ca­pi­tal per­ma­ne­ce en el pro­ce­so de tra­ba­jo, y otro, en que su mo­da­li­dad de exis­ten­cia –el pro­duc­to aún no aca­ba­do– se con­fía a la ac­ción de pro­ce­sos na­tu­ra­les fue­ra de la ór­bi­ta del pro­ce­so de tra­ba­jo.”

di­ce que lo que plan­tea el pro­ble­ma es la in­te­rrup­ción del tra­ba­jo an­tes de que ter­mi­ne el TP, ya que en­ton­ces dos pro­duc­tos dis­tin­tos (e.g. uno agrí­co­la y otro in­dus­trial) pue­den con­te­ner el mis­mo TT in­cor­po­ra­do, pe­ro en el pro­duc­to cu­yo TP es ma­yor (el agrí­co­la), la ro­ta­ción del ci­clo del ca­pi­tal se­rá más len­ta. Aña­de:

“…Aquí el ca­pi­tal fi­xe ac­túa sin tra­ba­jo hu­mano, co­mo la se­mi­lla en­tre­ga­da al seno de la tie­rra… El tiem­po… pa­ra que el pro­duc­to al­can­ce su ma­du­rez, las in­te­rrup­cio­nes del tra­ba­jo cons­ti­tu­yen con­di­cio­nes de pro­duc­ción. El tiem­po de no tra­ba­jo cons­ti­tu­ye una con­di­ción pa­ra que el TT se con­vier­ta real­men­te en TP… el pro­ble­ma co­rres­pon­de pro­pia­men­te tan só­lo a la igua­la­ción de las ta­sas de ga­nan­cia… La ro­ta­ción más len­ta… for­ma par­te de las con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del pro­ce­so de pro­duc­ción... El va­lor, por tan­to tam­bién el plus­va­lor, no es igual al tiem­po que du­ra la fa­se de pro­duc­ción sino al TT –tan­to el ob­je­ti­va­do co­mo el vi­vo– em­plea­do…”

que, pa­ra KM, el va­lor es siem­pre igual al TT ob­je­ti­va­do en la mer­can­cía, in­clu­so en el ca­so agrí­co­la pro­ble­má­ti­co. No se per­ca­tó que las in­te­rrup­cio­nes del tra­ba­jo plan­tean un pro­ble­ma mu­cho más se­ve­ro pa­ra el tra­ba­ja­dor: si no tra­ba­ja to­dos los días, ¿de dón­de ha de ob­te­ner re­cur­sos pa­ra man­te­ner­se vi­vo y es­tar dis­po­ni­ble pa­ra cuan­do el ca­pi­tal lo quie­ra uti­li­zar de nue­vo? Es­to plan­tea se­rias du­das so­bre la TVM, pues no re­sol­vió cuál es el va­lor de la fuer­za de tra­ba­jo (FT) agrí­co­la: ¿el cos­to de su re­pro­duc­ción anual o só­lo lo re­que­ri­do pa­ra los días en que tra­ba­ja? En el Li­bro I de EC, don­de abor­da el va­lor de la FT, KM no in­tro­du­ce el tra­ba­jo dis­con­ti­nuo, y en los GR y en los li­bros II y III de EC, abor­da el ca­so agrí­co­la pe­ro no dis­cu­te el va­lor de la FT. Al ex­po­ner, en los ca­pí­tu­los uno al cua­tro de EC la TVM, su­po­ne siem­pre un pro­ce­so de tra­ba­jo con­ti­nuo y la igual­dad en­tre TT y TP. En el ca­pí­tu­lo cua­tro, Marx ex­pli­ca la trans­for­ma­ción del dinero en ca­pi­tal (dinero que se va­lo­ri­za a sí mis­mo), mos­tran­do que el au­men­to de va­lor só­lo pue­de de­ri­var­se del con­su­mo de una mer­can­cía, cu­yo va­lor de uso sea fuen­te de va­lor: la FT, so­bre la cual se pre­gun­ta có­mo se de­ter­mi­na su va­lor. Pa­ra res­pon­der­la, KM tie­ne que es­ti­rar el con­cep­to de pro­duc­ción pa­ra que la FT pue­da ver­se co­mo mer­can­cía pro­du­ci­da. Su res­pues­ta só­lo apli­ca pa­ra pro­ce­sos de tra­ba­jo con­ti­nuos, sin in­te­rrup­cio­nes [en­tre cor­che­tes, mis co­men­ta­rios]:

la FT… se de­ter­mi­na por el tiem­po de tra­ba­jo ne­ce­sa­rio pa­ra [su] pro­duc­ción… [y]… re­pro­duc­ción… la FT re­pre­sen­ta una can­ti­dad de­ter­mi­na­da de tra­ba­jo me­dio so­cial ob­je­ti­va­da en ella. La FT só­lo exis­te co­mo fa­cul­tad del in­di­vi­duo vi­vo. Una vez da­da di­cha exis­ten­cia [?], la pro­duc­ción de la FT con­sis­te en su pro­pia re­pro­duc­ción o con­ser­va­ción. Pa­ra su con­ser­va­ción, el in­di­vi­duo vi­vo re­quie­re cier­ta can­ti­dad de me­dios de sub­sis­ten­cia. Por tan­to... el va­lor de la FT es el va­lor de los me­dios de sub­sis­ten­cia ne­ce­sa­rios pa­ra la con­ser­va­ción del po­see­dor de aqué­lla [Es­ta fra­se es li­te­ral­men­te fal­sa por­que no in­clu­ye la ‘pro­duc­ción’ del tra­ba­ja­dor, só­lo su con­ser­va­ción, ni la pro­duc­ción de su des­cen­den­cia que Marx aña­de des­pués]… Si el pro­pie­ta­rio de la FT ha tra­ba­ja­do el día de hoy, es ne­ce­sa­rio que ma­ña­na pue­da re­pe­tir el mis­mo pro­ce­so ba­jo con­di­cio­nes igua­les de vi­gor y sa­lud… [En la agri­cul­tu­ra, el ma­ña­na la­bo­ral pue­de es­tar a va­rios me­ses de dis­tan­cia del hoy la­bo­ral, pe­ro Marx se re­fie­re al hoy y ma­ña­na cro­no­ló­gi­cos, su­po­nien­do un pro­ce­so con­ti­nuo de tra­ba­jo]... El pro­pie­ta­rio de la FT es mor­tal. Por tan­to, de­bien­do ser con­ti­nua su pre­sen­cia en el mer­ca­do –tal co­mo pre­su­po­ne la con­ti­nua trans­for­ma­ción del dinero en ca­pi­tal– ha­brá de per­pe­tuar­se, “del mo­do en que se per­pe­túa to­do in­di­vi­duo vi­vo, por me­dio de la pro­crea­ción”. [Se apre­cia que KM se ba­sa en el su­pues­to de con­ti­nui­dad y de­ja fue­ra la agri­cul­tu­ra. Al de­cir pro­crea­ción, Marx im­pli­ca que no es pro­duc­ción]… los me­dios de sub­sis­ten­cia ne­ce­sa­rios pa­ra la pro­duc­ción de la FT in­clu­ye los me­dios de sub­sis­ten­cia de los sus­ti­tu­tos, es­to es de los hi­jos de los obre­ros… [KM omi­te aquí no só­lo los me­dios de sub­sis­ten­cia de quien ges­ta, ama­man­ta y cui­da a los me­no­res y lle­va a ca­bo el tra­ba­jo do­més­ti­co, sin los cua­les no hay pro­duc­ción de FT, sino tam­bién su tra­ba­jo de crian­za]... Dia­ria­men­te se con­su­me una par­te de los me­dios de sub­sis­ten­cia… otros… se con­su­men en lap­sos más pro­lon­ga­dos... Pe­ro… es ne­ce­sa­rio cu­brir­la día a día con el in­gre­so me­dio”. [Al de­cir dia­ria­men­te y día con día, KM su­bra­ya el ca­rác­ter con­ti­nuo del con­su­mo hu­mano, pe­ro no ve nin­gún pro­ble­ma por­que su­po­ne un pro­ce­so de tra­ba­jo y re­mu­ne­ra­ción tam­bién con­ti­nuo.]

en es­ta teo­ría so­bre el va­lor de la FT se in­tro­du­ce la reali­dad de tra­ba­jo dis­con­ti­nuo en la agri­cul­tu­ra? En el Li­bro II de EC, KM for­mu­la el es­que­ma de re­pro­duc­ción sim­ple (ERS) así: Sec­tor I (bie­nes de pro­duc­ción): W1= C1 + V1 + P1 ; Sec­tor II (bie­nes de con­su­mo): W2 = C2 + V2 + P2. W es va­lor pro­du­ci­do; C es el mon­to de ca­pi­tal cons­tan­te des­gas­ta­do, V es ca­pi­tal va­ria­ble em­plea­do y P es la plus­va­lía. Ca­da sím­bo­lo ex­pre­sa pro­duc­ción (ofer­ta) e in­gre­so (de­man­da) de bie­nes. Ofer­ta y de­man­da to­ta­les son igua­les por de­fi­ni­ción. KM su­po­ne que tan­to tra­ba­ja­do­res (V) co­mo ca­pi­ta­lis­tas (P) con­su­men to­do su in­gre­so. Pa­ra que ha­ya pro­por­cio­na­li­dad en­tre los dos sec­to­res de la pro­duc­ción, es ne­ce­sa­rio que C2 = V1+P1. (Véa­se re­cua­dro pa­ra ma­yor ex­pli­ca­ción del ERS). El ERS mues­tra có­mo se re­pro­du­ce el ca­pi­tal. Pe­ro no mues­tra có­mo se re­pro­du­ce la FT. Los se­res hu­ma­nos de­ben sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des, tra­ba­jen o no. La re­pro­duc­ción no só­lo in­clu­ye a los tra­ba­ja­do­res sino tam­bién a sus hi­jos (y a sus cón­yu­ges que cui­dan a los me­no­res y lle­van a ca­bo el tra­ba­jo do­més­ti­co). En prin­ci­pio, si la FT se pa­ga por su va­lor y si el tra­ba­jo es con­ti­nuo (se tra­ba­ja to­do el año) la re­pro­duc­ción del ca­pi­tal con­lle­va tam­bién la de la FT (y sus fa­mi­lias) pues se pa­gan sa­la­rios to­do el año. Pe­ro si el tra­ba­jo es dis­con­ti­nuo, co­mo en la agri­cul­tu­ra, la re­pro­duc­ción del ca­pi­tal no con­lle­va la de la FT: su va­lor en el sec­tor II (me­dios de con­su­mo), don­de es­tá la agri­cul­tu­ra, no se­rá su­fi­cien­te pa­ra la re­pro­duc­ción de la FT. No se po­drá cum­plir con lo que di­ce KM: “Si el pro­pie­ta­rio de la FT ha tra­ba­ja­do hoy, es ne­ce­sa­rio que ma­ña­na pue­da re­pe­tir el mis­mo pro­ce­so ba­jo con­di­cio­nes igua­les de vi­gor y sa­lud”. Cam­bie­mos hoy por en la siem­bra, y ma­ña­na por en la co­se­cha y ve­re­mos que en el tra­ba­jo es­ta­cio­nal no se cum­ple es­ta con­di­ción: des­pués de la siem­bra el tra­ba­ja­dor ca­re­ce­rá de me­dios pa­ra sub­sis­tir has­ta la co­se­cha. No ha­brá, por tan­to, FT dis­po­ni­ble pa­ra tal ta­rea: la FT que sem­bró ha­brá fa­lle­ci­do. En la pró­xi­ma en­tre­ga pre­sen­ta­ré mi pro­pues­ta pa­ra re­sol­ver es­te pro­ble­ma y re­se­ña­ré, ade­más, los diá­lo­gos que, so­bre el pro­ble­ma y mi pro­pues­ta, he te­ni­do con Luis Ariz­men­di y Megh­nad De­sai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.