MÉ­XI­CO SA

◗ TLCAN: atí­na­le a la fe­cha Mé­xi­co y Ca­na­dá en ries­go ◗ Dó­lar has­ta en 20.30 pe­sos

La Jornada - - ECONOMÍA - CAR­LOS FER­NÁN­DEZ-VEGA

na vez más fa­lla­ron los pro­nós­ti­cos y los “bue­nos de­seos”, de tal suer­te que la “mo­der­ni­za­ción” del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) se ha con­ver­ti­do en un jue­go co­no­ci­do co­mo “atí­na­le a la fe­cha”, en el que di­fí­cil­men­te ha­brá ga­na­dor por­que los avan­ces y re­tro­ce­sos de­pen­den de los ca­pri­chos y hu­mo­res de una so­la per­so­na.

Des­de el co­mien­zo for­mal de la “ne­go­cia­ción” del TLCAN –la pri­me­ra ron­da arran­có nue­ves me­ses atrás, el 17 de agos­to del año pa­sa­do– el es­qui­zoi­de de la Ca­sa Blan­ca de­jó en cla­ro (co­mo lo hi­zo en su cam­pa­ña elec­to­ral) que só­lo sus chi­cha­rro­nes tro­na­rían, y si su país no lo­gra­ba “gran­des cam­bios, aban­do­na­re­mos el acuer­do, por­que has­ta aho­ra ha si­do un desas­tre, el peor pa­ra nues­tra na­ción, nues­tras em­pre­sas y nues­tros tra­ba­ja­do­res”.

Y co­mo él de­ci­de qué sí y qué no, las re­pre­sen­ta­cio­nes me­xi­ca­na y ca­na­dien­se en la “mo­der­ni­za­ción” del acuer­do, has­ta aho­ra tri­par­ti­to, ya no sa­ben có­mo ni pa­ra cuán­do, por­que no trans­cu­rre día en el que Trump no pon­ga un pe­ro adi­cio­nal o se des­di­ga del an­te­rior pa­ra des­cua­drar las plá­ti­cas. Nue­ve lar­gos me­ses trans­cu­rri­dos, y la es­tra­te­gia del ca­te­nac­cio le ha fun­cio­na­do muy bien, en es­pe­ra del mí­ni­mo pre­tex­to pa­ra dar por con­clui­da su par­ti­ci­pa­ción en el TLCAN.

A lo lar­go del ci­ta­do pe­rio­do, mu­chos han si­do los ale­gres anun­cios (“ya ca­si fir­ma­mos”, “va­mos muy avan­za­dos”, “es­ta­mos muy cer­ca”, et­cé­te­ra) de las de­le­ga­cio­nes me­xi­ca­na y ca­na­dien­se en torno a los “pro­gre­sos” del acuer­do tri­la­te­ral, e in­clu­so en al­gu­nas oca­sio­nes has­ta fe­cha le han pues­to. Una de ella fue el 17 de ma­yo –ayer, pues– pa­ra que la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca se fun­die­ra con la po­lí­ti­ca, con el fin de que los ac­tua­les in­te­gran­tes de los Con­gre­sos apro­ba­ran la “mo­der­ni­za­ción” del acuer­do co­mer­cial, evi­tan­do así cual­quier po­si­bi­li­dad –es­pe­cial­men­te en el ca­so me­xi­cano– de que las nue­vas le­gis­la­tu­ras le hi­cie­ran el fu­chi.

Pe­ro les fa­lló, una vez más, y los ne­go­cia­do­res sim­ple­men­te re­co­rren la fe­cha en el ca­len­da­rio. El pa­sa­do miér­co­les, el se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Il­de­fon­so Gua­jar­do, se vio en la pe­no­sa ne­ce­si­dad de re­co­no­cer que no se­ría el 17 de ma­yo, co­mo lo ha­bía pre­su­mi­do, cuan­do even­tual­men­te con­clui­ría la “ne­go­cia­ción”, aun­que, siem­pre son­rien­te, di­jo que “en es­ce­na­rio muy, muy op­ti­mis­ta”, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá “pue­den con­cluir la re­ne­go­cia­ción del TLCAN la pró­xi­ma se­ma­na –26 o 27 de ma­yo–, pe­ro aún así co­rres­pon­de­rá a la nue­va le­gis­la­tu­ra de­ter­mi­nar si aprue­ba o no el acuer­do mo­der­ni­za­do” (La Jor­na­da, Susana González).

Por si fue­ra po­co, el fun­cio­na­rio in­di­có que “no des­car­ta­ría en nin­gún mo­men­to que, si hay vo­lun­tad de las par­tes, po­de­mos ate­rri­zar es­ta ne­go­cia­ción. En cual­quier mo­men­to, a par­tir del cie­rre del mes de ma­yo o del mes de ju­nio pue­den dar­se las cir­cuns­tan­cias y que nos brin­que­mos la elec­ción, no des­car­ta­ría nin­gún es­ce­na­rio de tiem­po. To­da­vía no lle­ga­mos al mo­men­to de las fle­xi­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra po­der ce­rrar; no hay mu­chas po­si­bi­li­da­des o ca­si nin­gu­na de con­tar con un acuer­do en prin­ci­pio” pa­ra la fe­cha ori­gi­nal­men­te plan­tea­da (17 de ma­yo). Eso no quie­re de­cir que no es­te­mos to­da­vía en el pro­ce­so de tra­tar avan­zar” (ídem).

Eso fue el pa­sa­do miér­co­les, pe­ro ayer –24 ho­ras des­pués– el mis­mo Gua­jar­do re­co­no­ció que “el pro­ce­so de re­ne­go­cia­ción del TLCAN po­dría ex­ten­der­se más allá de las elec­cio­nes in­ter­nas de julio”, con lo que se des­mo­ro­na la po­si­bi­li­dad de que la even­tual fir­ma de un “mo­derno” tra­ta­do co­mer­cial en­tre las tres na­cio­nes sea apro­ba­do por las le­gis­la­tu­ras ac­tua­les.

Lo an­te­rior con­tras­ta con las de­cla­ra­cio­nes que, por allá de oc­tu­bre de 2017, el pro­pio Il­de­fon­so Gua­jar­do hi­cie­ra an­te un gru­po de em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos: “No veo ma­yor pro­ble­ma en que al ex­ten­der­se la re­ne­go­cia­ción del TLCAN has­ta el pri­mer tri­mes­tre de 2018, el pro­ce­so se acer­que a los co­mi­cios pre­si­den­cia­les de Mé­xi­co, a pe­sar de que en el ca­len­da­rio ori­gi­nal se pre­ten­dió con­cluir las plá­ti­cas en es­te año pa­ra evi­tar­lo. Si so­mos un país se­rio no de­be­ría­mos te­ner mie­do a que los can­di­da­tos de­fi­nan qué re­la­ción va­mos a te­ner con Es­ta­dos Uni­dos.”

Pe­ro, así co­mo uno de­ses­pe­ra, otro se ale­gra, y en es­te con­tex­to el pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau, ex­pre­só ayer que se sen­tía “op­ti­mis­ta so­bre las con­ver­sa­cio­nes pa­ra ac­tua­li­zar el TLCAN con Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Hay un buen acuer­do so­bre la me­sa; ya es­ta­mos en las úl­ti­mas plá­ti­cas”, aun­que en otras oca­sio­nes es­te per­so­na­je ha si­do el ali­caí­do y el me­xi­cano el op­ti­mis­ta, por mu­cho que lo cier­to es que el rit­mo de la “mo­der­ni­za­ción” te­le­cia­na lo mar­ca el ca­pri­cho­so in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca.

Lo cier­to es que, si el TLCAN fi­nal­men­te re­vien­ta, los más afec­ta­dos –jun­tos y se­pa­ra­dos– se­rán Mé­xi­co y Ca­na­dá, por­que en 24 años de tra­ta­do co­mer­cial lo úni­co que hi­cie­ron sus go­bier­nos fue pro­fun­di­zar la de por sí cre­cien­te de­pen­den­cia de la eco­no­mía es­ta­du­ni­den­se.

Co­mo tiem­po atrás se co­men­tó en es­te es­pa­cio, en 1993, un año an­tes de la en­tra­da en vi­gor del TLCAN, Ca­na­dá en­via­ba po­co más de 80 por cien­to de sus ex­por­ta­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra Mé­xi­co, esa ci­fra ron­da­ba 90 por cien­to, de tal suer­te que el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción y aper­tu­ra co­mer­cial im­ple­men­ta­da por am­bos paí­ses no sir­vió pa­ra di­ver­si­fi­car el des­tino de sus ex­por­ta­cio­nes.

Lo ha do­cu­men­ta­do el IDIC: el tra­ta­do tam­po­co in­cre­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el mon­to del in­ter­cam­bio co­mer­cial en­tre Mé­xi­co y Ca­na­dá: en 1993, las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos ca­na­dien­ses re­pre­sen­ta­ban cer­ca de 650 mi­llo­nes de dó­la­res; en 2016 su­ma­ron 5 mil 600 mi­llo­nes, una ci­fra le­ja­na a los 200 mil mi­llo­nes que pro­ce­den de Es­ta­dos Uni­dos.Si bien Mé­xi­co au­men­tó su re­le­van­cia co­mo com­pra­dor de bie­nes ca­na­dien­ses, pa­ra el año pa­sa­do só­lo re­pre­sen­tó 1.5 por cien­to del to­tal.

En ese pe­rio­do, las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas a Ca­na­dá se in­cre­men­ta­ron de 2 mil 900 mi­llo­nes de dó­la­res en 1993 a 25 mil mi­llo­nes en 2016. Es evi­den­te que es­ta ci­fra es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te in­fe­rior a los 294 mil mi­llo­nes que Mé­xi­co ex­por­tó a Es­ta­dos Uni­dos en el úl­ti­mo año ci­ta­do.

El TLCAN, su­bra­ya el IDIC, re­sul­tó ser un acuer­do en­tre na­cio­nes asi­mé­tri­cas que con­fia­ron en que el li­bre co­mer­cio se­ría su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar los re­tos glo­ba­les. En teo­ría, Mé­xi­co y Ca­na­dá apos­ta­ron por la glo­ba­li­za­ción, pe­ro en la prác­ti­ca con­so­li­da­ron su de­pen­den­cia co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos, y hoy en­fren­tan las con­se­cuen­cias de la mo­no­glo­ba­li­za­ción de sus ex­por­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.