Ma­cron y el fra­ca­so del neo­li­be­ra­lis­mo

La Jornada - - Editorial -

L ue­go del apa­ren­te re­plie­gue du­ran­te la tem­po­ra­da na­vi­de­ña, las pro­tes­tas so­cia­les que des­de el 17 de no­viem­bre an­te­rior sacuden al go­bierno del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron han re­tor­na­do con fuerza a la ca­pi­tal de Francia y a otras ciu­da­des del país.

Al lle­gar a su no­ve­na se­ma­na con­se­cu­ti­va de ma­ni­fes­ta­cio­nes sa­ba­ti­nas, los re­cla­mos de los cha­le­cos ama­ri­llos con­ser­van un for­mi­da­ble res­pal­do so­cial, que en al­gu­nas pro­pues­tas re­ba­sa 80 por cien­to de las sim­pa­tías ciu­da­da­nas.

La con­ti­nui­dad de las pro­tes­tas y su po­pu­la­ri­dad in­clu­so en­tre quie­nes nun­ca han par­ti­ci­pa­do en ellas, pe­se a la cre­cien­te hos­ti­li­dad gu­ber­na­men­tal y a epi­so­dios la­men­ta­bles co­mo los ata­ques ais­la­dos con­tra pe­rio­dis­tas du­ran­te la co­ber­tu­ra de las mar­chas, se ex­pli­ca por­que lo que co­men­zó co­mo una reac­ción pun­tual con­tra el al­za de im­pues­tos a los com­bus­ti­bles –que los ha­bi­tan­tes de las pe­ri­fe­rias y las ciu­da­des pe­que­ñas con­si­de­ran vi­ta­les– pron­to co­bró el ca­rác­ter de una re­vuel­ta con­tra un pro­gra­ma eco­nó­mi­co que cas­ti­ga a las ma­yo­rías y con­sien­te al sec­tor más pu­dien­te de la po­bla­ción. Mues­tra de lo an­te­rior es que 77 por cien­to por cien­to de los fran­ce­ses apo­ya la exi­gen­cia de res­ta­ble­cer el im­pues­to de so­li­da­ri­dad sobre la for­tu­na, gra­va­men que afec­ta­ba úni­ca­men­te a los po­see­do­res de un pa­tri­mo­nio ne­to su­pe­rior a 1.3 mi­llo­nes de eu­ros (28 mi­llo­nes 540 mil pe­sos) y que fue eli­mi­na­do en 2018 por Ma­cron.

Pa­ra col­mo, el Elí­seo no ha ce­sa­do de hil­va­nar sa­li­das en fal­so: por un la­do, el man­da­ta­rio apues­ta a un “de­ba­te na­cio­nal” que na­ce muer­to, tan­to por la fu­ti­li­dad de dis­cu­tir me­dian­te tec­ni­cis­mos cuan­do ya exis­te un cla­mor po­pu­lar que in­di­ca el ca­mino a se­guir, co­mo por la au­sen­cia de cual­quier atis­bo de ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca en su di­se­ño.

Esa ca­ren­cia que­dó pa­ten­te cuan­do se asig­nó un suel­do de 14 mil 600 eu­ros a la en­car­ga­da de di­ri­gir el de­ba­te, quien de­bió re­nun­ciar an­te la in­dig­na­ción ge­ne­ra­li­za­da. Por otro la­do, la res­pues­ta se en­fo­ca en la ju­di­cia­li­za­ción del des­con­ten­to y el en­du­re­ci­mien­to de las me­di­das re­pre­si­vas, lo cual no só­lo no ha lo­gra­do que re­tro­ce­dan las ma­ni­fes­ta­cio- nes, sino que ha da­do a los in­con­for­mes un re­no­va­do mo­ti­vo de ma­les­tar.

En una pers­pec­ti­va glo­bal, la opo­si­ción al man­da­ta­rio ga­lo mues­tra el ago­ta­mien­to del mo­de­lo neo­li­be­ral y lo in­ser­vi­ble de los in­ten­tos por re­no­var­lo me­dian­te gi­ros dis­cur­si­vos y fór­mu­las pre­ten­di­da­men­te no­ve­do­sas.

Pa­ra Ma­cron, el fra­ca­so en acli­ma­tar lo peor del mo­de­lo an­glo­sa­jón en sue­lo fran­cés se ha sal­da­do has­ta aho­ra con un enor­me cos­to po­lí­ti­co: con ape­nas un ter­cio de su man­da­to cum­pli­do, el jo­ven tec­nó­cra­ta y otro­ra gran pro­me­sa de las de­re­chas mun­dia­les se en­cuen­tra en­tram­pa­do en una si­tua­ción en la que ya no pa­re­ce res­tar­le ca­pi­tal po­lí­ti­co sino pa­ra ad­mi­nis­trar el de­te­rio­ro de su cre­di­bi­li­dad.

A me­nos que se renuncie abier­ta­men­te a los prin­ci­pios y las for­mas de la de­mo­cra­cia, que­da cla­ro que el úni­co ca­mino po­si­ble pa­ra Ma­cron es el que pa­sa por echar atrás su pro­gra­ma neo­li­be­ral, res­ti­tuir a la po­bla­ción los de­re­chos que le han si­do arre­ba­ta­dos y con­vo­car a un diá­lo­go au­tén­ti­co en el que se pon­gan sobre la me­sa las al­ter­na­ti­vas a la de­ba­cle y no só­lo los dis­tin­tos es­ti­los de ad­mi­nis­trar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.