Ame­na­zan con linchar a mi­li­ta­res en co­mu­ni­dad se­ña­la­da de hua­chi­co­le­ra

La Jornada - - Política - JUAN RI­CAR­DO MON­TO­YA CO­RRES­PON­SAL PA­CHU­CA, HGO.

Po­bla­do­res de San­ta Ana Ahuehue­pan, mu­ni­ci­pio de Tu­la, re­tu­vie­ron ayer, du­ran­te tres ho­ras, a tres sol­da­dos, lue­go de un en­fren­ta­mien­to en­tre ele­men­tos del Ejér­ci­to y pre­sun­tos hua­chi­co­le­ros, con sal­do de un ci­vil ar­ma­do muer­to y otro he­ri­do de gra­ve­dad.

Los lu­ga­re­ños ame­na­za­ron con lin­char­los, por lo que las fuer­zas fe­de­ra­les pu­sie­ron en mar­cha un ope­ra­ti­vo de rescate, el cual ya no fue ne­ce­sa­rio, pues tras la in­ven­ción de man­dos cas­tren­ses y de Abraham Mendoza Zenteno, de­le­ga­do es­ta­tal de Pro­gra­mas pa­ra el Desa­rro­llo del go­bierno fe­de­ral, los sol­da­dos fue­ron li­be­ra­dos.

Los efec­ti­vos cas­tren­ses, cu­yos nom­bres no se pro­por­cio­na­ron, fue­ron retenidos du­ran­te la ma­ña­na por los ha­bi­tan­tes de San­ta Ana Ahuehue­pan, y tres ho­ras des­pués en­tre­ga­dos –aun­que vi­si­ble­men­te gol­pea­dos– a un ca­pi­tán de la Po­li­cía Mi­li­tar de ape­lli­do Pimentel.

San­ta Ana Ahuehue­pan es una lo­ca­li­dad hua­chi­co­le­ra, se­gún di­jo en agos­to pa­sa­do Mau­ri­cio Del­mar Saa­ve­dra, ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Hi­dal­go, ya que sus po­bla­do­res pro­te­gen y evi­tan la de­ten­ción de su­je­tos de­di­ca­dos a la ex­trac­ción y ven­ta ile­gal de com­bus­ti­ble.

La tar­de del sá­ba­do, los ha­bi­tan­tes de esa co­mu­ni­dad co­lo­ca­ron ba­rri­ca­das en los ac­ce­sos an­te las ver­sio­nes de que las fuer­zas fe­de­ra­les rea­li­za­rían un ope­ra­ti­vo de com­ba­te al hua­chi­col.

Se­gún lo re­la­ta­do por ve­ci­nos a Mendoza Zenteno y al ca­pi­tán Pimentel, la ma­ña­na del do­min­go un vehícu­lo cas­tren­se in­gre­só al cen­tro de la lo­ca­li­dad rea­li­zan­do de­to­na­cio­nes de ar­ma de fue­go en per­se­cu­ción de los ocu­pan­tes de una ca­mio­ne­ta.

En la per­se­cu­ción, un su­je­to iden­ti­fi­ca­do co­mo Víc­tor Ma­nuel Re­yes García, de 40 años, fue he­ri­do a ba­la­zos y mi­nu­tos des­pués fa­lle­ció en una clí­ni­ca de Tu­la, y otro, Mi­guel Án­gel Her­nán­dez Ji­mé­nez, apo­da­do El Pi­ra­ña, de 20, que­dó gra­ve­men­te he­ri­do.

Fue en­ton­ces que los lu­ga­re­ños re­tu­vie­ron por es­pa­cio de tres ho­ras a tres ele­men­tos cas­tren­ses, a quie­nes ame­na­za­ron con linchar. An­te ello, las fuer­zas fe­de­ra­les pu­sie­ron en mar­cha un ope­ra­ti­vo de rescate; en la zo­na ya so­bre­vo­la­ba un he­li­cóp­te­ro de la Po­li­cía Fe­de­ral y de­ce­nas de sol­da­dos eran des­ple­ga­dos en las in­me­dia­cio­nes del po­bla­do.

Sin em­bar­go, Mendoza Zenteno y el ca­pi­tán Pimentel dia­lo­ga­ron con los po­bla­do­res, quie­nes les exi­gían que los sol­da­dos res­pon­sa­bles de la muer­te de Mi­guel Án­gel Her­nán­dez fue­ran pues­tos a dis­po­si­ción del agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral.

Al­re­de­dor de las 13 ho­ras, los ve­ci­nos en­tre­ga­ron a los tres mi­li­ta­res, quie­nes fue­ron tras­la­da­dos a las ofi­ci­nas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral de Tu­la, don­de en las pró­xi­mas ho­ras se de­ter­mi­na­rá su si­tua­ción le­gal.

En cuan­to al he­ri­do, Mi­guel Án­gel Her­nán­dez Ji­mé­nez, tras­cen­dió que po­bla­do­res los tras­la­da­ron y ocul­ta­ron pa­ra evi­tar que fue­ra aprehen­di­do por las au­to­ri­da­des.

Has­ta el cie­rre de edi­ción, la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal no ha­bía emi­ti­do nin­gún po­si­cio­na­mien­to al res­pec­to. La Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia de Hi­dal­go in­for­mó que ini­ció una car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.