Com­ba­tir el in­gre­so de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en cár­ce­les fe­de­ra­les, re­to: Garduño Yá­ñez

La Jornada - - Política - DEN­NIS A. GARCÍA

Com­ba­tir el in­gre­so de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en pe­na­les fe­de­ra­les, la co­rrup­ción, el uso de la tec­no­lo­gía, hu­ma­ni­zar el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio y una au­di­to­ría pa­ra de­tec­tar si hu­bo des­vío de re­cur­sos en el go­bierno an­te­rior “por­que don­de quie­ra hay, le es­car­ba uno y apa­re­ce”, son los prin­ci­pa­les re­tos pa­ra la re­cien­te ad­mi­nis­tra­ción en la re­vi­sión del sis­te­ma car­ce­la­rio.

Fran­cis­co Garduño Yá­ñez, co­mi­sio­na­do del Ór­gano Ad­mi­nis­tra­ti­vo Des­con­cen­tra­do Pre­ven­ción y Rea­dap­ta­ción So­cial, ha­ce un diag­nós­ti­co y re­co­no­ce que con to­do y tec­no­lo­gía pa­ra im­pe­dir­lo, hay te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en ma­nos de los reos en las pri­sio­nes fe­de­ra­les, por lo que en­fren­tan una “lu­cha de tec­no­lo­gía” con los in­ter­nos que bus­can es­tar co­mu­ni­ca­dos con el ex­te­rior.

“Hay mi­cro­te­lé­fo­nos chi­nos que pa­san por los fa­mi­lia­res”, pe­ro tam­bién hay cus­to­dios im­pli­ca­dos; por eso, una de las me­di­das del go­bierno es com­ba­tir la co­rrup­ción y que se­pan los guar­dias que “hay pe­nas más gra­ves” a quien se sor­pren­da.

Garduño Yá­ñez sos­tie­ne que la fu­ga de Joa­quín El Cha­po Guz­mán del pe­nal de má­xi­ma se­gu­ri­dad del Al­ti­plano fue lo más tras­cen­den­te que im­pac­tó a los sis­te­mas de jus­ti­cia y pe­ni­ten­cia­rio; des­de en­ton­ces, se apos­tó por más tec­no­lo­gía en la vi­gi­lan­cia, pe­ro aún hay de­bi­li­da­des.

“Hay que es­tar muy pen­dien­tes, es una lu­cha de tec­no­lo­gías. Te­ne­mos blo­quea­do­res de se­ñal, pe­ro si ele­va­mos el ni­vel se afec­ta a ter­ce­ros; te­ne­mos que evi­tar que pa­sen los ce­lu­la­res, pe­ro los fa­mi­lia­res o bien el per­so­nal se pres­tan a eso. Ha­ce­mos ope­ra­ti­vos sin avi­so pre­vio pa­ra re­vi­sión, es una lu­cha per­ma­nen­te.”

Ex­pli­ca que los fa­mi­lia­res, sobre to­do las mu­je­res, pa­san los te­lé­fo­nos en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po, pues apro­ve­chan que es de­li­ca­do re­vi­sar­las, por ejem­plo, “hay mu­je­res que las obli­ga el in­terno a que le pa­se dro­ga y lo ha­cen en are­tes, pul­se­ras do­bles, va­gi­na, ano”.

La cel­da en la que se ca­vó el túnel pa­ra la fu­ga de Guz­mán Loe­ra, co­men­ta, ya es­tá ha­bi­li­ta­da y la ocu­pa otro in­terno, por­que “de­jar­la pa­ra la historia es un agra­vio pa­ra el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio”, afir­ma.

“Si sa­bes que hay un roe­dor en su ca­sa y que hay un ho­yo, sa­bes que va a ser rey en ese te­rri­to­rio; si sa­bes que El se­ñor de los cie­los do­mi­na el cie­lo, hay que evi­tar los ríos en el cie­lo. Si sa­bes que un in­terno do­mi­na el sub­sue­lo, hay que es­tar aten­tos al sub­sue­lo. Uno ta­pa el po­zo cuan­do ya se aho­gó el ni­ño.”

Otra for­ma de in­gre­sar­los es que los abo­ga­dos la ha­cen de car­te­ros, es de­cir, lle­van los re­ca­dos al ex­te­rior, pe­ro “tie­nen de­re­cho a la de­fen­sa”; por eso, se en­fo­ca­rán más en las tec­no­lo­gías, en em­plear ca­ni­nos y con el blo­queo de se­ñal.

Sobre los se­ña­la­mien­tos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos (CNDH) re­la­cio­na­dos con la ma­la ca­li­dad de ali­men­tos y fal­ta de me­di­ca­men­tos, el fun­cio­na­rio sos­tie­ne que las per­so­nas pri­va­das de su li­ber­tad pien­san en có­mo re­tar a la au­to­ri­dad y con en­fer­me­da­des si­co­so­má­ti­cas in­ten­tan que los lle­ven al con­sul­to­rio pa­ra sa­lir de la ru­ti­na. “Di­cen que les due­le la ca­be­za, el hom­bro, to­do, pe­ro no les do­lía cuan­do te­nían pri­va­da de la li­ber­tad a un me­nor de edad y le cor­ta­ban el de­do”, ad­vier­te.

Los ejes pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio tam­bién se en­fo­can en res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos, go­ber­na­bi­li­dad con dig­ni­dad, con trans­pa­ren­cia, paz y re­con­ci­lia­ción na­cio­nal y la re­in­ser­ción.

Ade­lan­ta que po­drían sus­cri­bir con­ve­nios con el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co pa­ra que los asis­tan con una bol­sa de tra­ba­jo con mé­di­cos egre­sa­dos, “pues mu­chos sa­len y no en­cuen­tran tra­ba­jo. Aquí hay tra­ba­jo y po­de­mos dar­les con­di­cio­nes dig­nas a fin de que es­tén ate­nien­do las pa­to­lo­gías, en eso re­si­de la hu­ma­ni­za­ción”.

Sobre las pri­sio­nes es­ta­ta­les, ex­pli­ca que bus­ca­rán efec­tuar una con­fe­ren­cia na­cio­nal pe­ni­ten­cia­ria pa­ra re­to­mar y plan­tear po­lí­ti­cas pú­bli­cas, y que los es­ta­dos se cer­ti­fi­quen con nor­mas in­ter­na­cio­na­les, co­mo los pe­na­les fe­de­ra­les que es­tán ava­la­dos por la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Co­rrec­cio­na­les.

Fa­mi­lia­res y cus­to­dios es­tán im­pli­ca­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.