P

La Jornada - - Opinión - GUS­TA­VO ESTEVA

ara mí, co­mo pa­ra mu­chas y mu­chos, la gran trans­for­ma­ción em­pe­zó en 1994.

Has­ta di­ciem­bre de 1993, unos veían la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral co­mo pro­me­sa, y otros co­mo ame­na­za, pe­ro to­dos la veía­mos co­mo reali­dad, un da­to que de­bía­mos acep­tar. El ¡Bas­ta ya! fue la pri­me­ra lla­ma­da a la re­be­lión, co­mo re­co­no­cen aho­ra to­dos los mo­vi­mien­tos an­ti­sis­té­mi­cos. Hi­zo po­si­ble plan­tar­se a re­sis­tir la ola des­truc­ti­va de­di­ca­da al des­po­jo y la nue­va co­lo­ni­za­ción.

Esa dis­po­si­ción de áni­mo per­mi­tió cam­bios tan­to en la ca­be­za co­mo en el co­ra­zón, en la teo­ría lo mis­mo que en la prác­ti­ca. Es una ac­ti­tud con­ta­gio­sa que se ex­tien­de sua­ve­men­te, a ras de tie­rra. Mi­llo­nes de per­so­nas han es­ta­do po­nién­do­se de pie, al­re­de­dor del mun­do, in­fec­ta­das por ese vi­rus de re­sis­ten­cia y de re­bel­día… aun­que na­da se­pan del za­pa­tis­mo.

He­mos apren­di­do a apren­der. “Ca­mi­nar pre­gun­tan­do” de­fi­nió un es­ti­lo que era in­no­va­ción ra­di­cal pa­ra pro­pues­tas po­lí­ti­cas co­mo la del EZLN. Sin trai­cio­nar­se, sin aban­do­nar prin­ci­pios y sen­ti­do de su lu­cha, las y los za­pa­tis­tas han cam­bia­do con­ti­nua­men­te. No son quie­nes eran. Ya es mu­cho sa­ber apren­der de los pro­pios erro­res, o de los aje­nos. Pe­ro es mu­cho más sa­ber es­cu­char. “Es­cu­char – di­jo al­gu­na vez el co­man­dan­te Ta­cho– no es sim­ple­men­te oír, sino es­tar dis­pues­to a ser trans­for­ma­do por el otro, la otra”. Con los za­pa­tis­tas he­mos apren­di­do a vi­vir sin dog­mas, sin la ce­rra­zón que im­pli­ca ate­ner­se a una doc­tri­na, un par­ti­do, un lí­der… Apren­der en co­lec­ti­vo es uno de los desafíos más di­fí­ci­les de una au­tén­ti­ca trans­for­ma­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do no es fru­to de la en­se­ñan­za, cuan­do no hay al­guien arri­ba for­ma­tean­do a la gen­te y di­cién­do­le por dón­de ir; apren­der no es lo mis­mo que ser do­mes­ti­ca­do.

Re­cons­truir el ca­mino de la vi­da, co­mo los za­pa­tis­tas, pa­re­ce sim­ple e im­po­si­ble a la vez, por la fuerza del ím­pe­tu pa­triar­cal mi­le­na­rio, orien­ta­do a la muer­te y lle­va­do a su ex­tre­mo en su for­ma ca­pi­ta­lis­ta ac­tual, y por el ca­rác­ter de las so­cie­da­des ac­tua­les, que bloquean to­do ca­mino pro­pio. Apren­di­mos que es un ca­mino plu­ral, que se in­ven­ta to­dos los días, sin ata­jos ni fór­mu­las má­gi­cas. Se apar­ta ra­di­cal y cons­cien­te­men­te de los desa­rro­llis­mos que hoy se po­nen de nue­vo de mo­da.

Des­de la Sex­ta, la no­ta­ble crea­ción za­pa­tis­ta, su­pi­mos que es es­té­ril plan­tear­se trans­for­ma­cio­nes, la li­ber­tad o in­clu­so sobrevivir den­tro del ca­pi­ta­lis­mo. No que­da sino des­man­te­lar­lo. No es una fuerza om­ni­po­ten­te y om­ni­pre­sen­te, que só­lo pue­da ser derrotada por una fuerza equi­va­len­te. Tam­po­co es ti­gre de pa­pel. Con lu­ci­dez y co­ra­je, con em­pe­ño y or­ga­ni­za­ción, es po­si­ble des­man­te­lar­lo co­ti­dia­na­men­te y re­sis­tir sus atro­pe­llos más atro­ces. Con los za­pa­tis­tas, re­cha­za­mos la idea de un ca­pi­ta­lis­mo be­né­vo­lo, que se pue­da ocu­par sa­tis­fac­to­ria­men­te de los po­bres que crea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.