S

La Jornada - - Opinión - JOHN M. ACKERMAN

i An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor lo­gra res­ca­tar Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pemex) y al­can­zar la au­to­su­fi­cien­cia ener­gé­ti­ca, es­ta con­quis­ta se­ría igual de im­por­tan­te que la ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra rea­li­za­da por Lá­za­ro Cár­de­nas el 18 de mar­zo de 1938. Y si la Cuar­ta Trans­for­ma­ción lo­gra pa­ci­fi­car el país y res­ca­tar el cam­po, sus lo­gros se­rán igual de im­por­tan­tes que los al­can­za­dos por Emi­li­ano Za­pa­ta du­ran­te la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na.

Cuan­do lee­mos sobre las lu­chas his­tó­ri­cas de los hé­roes de la pa­tria so­le­mos en­gran­de­cer­los co­mo per­so­na­jes so­bre­hu­ma­nos. Ima­gi­na­mos gi­gan­tes ilu­mi­na­dos por al­gu­na luz di­vi­na dan­do pa­sos sonoros por los bos­ques, los ríos y las mon­ta­ñas de la na­ción.

Pe­ro en reali­dad, los hé­roes fue­ron per­so­nas de car­ne y hue­so que ama­ban, se le­van­ta­ban tem­prano, tra­ba­ja­ban to­do el día y des­de su hu­mil­de hu­ma­ni­dad lo­gra­ron de­rro­tar con re­sor­te­ras a los mons­truos de la in­jus­ti­cia. To­das las gran­des con­quis­tas his­tó­ri­cas se for­man a par­tir de un cú­mu­lo de pe­que­ñas vic­to­rias en ba­ta­llas es­tra­té­gi­cas que jun­tas ge­ne­ran las gran­des trans­for­ma­cio­nes.

La lu­cha ac­tual en con­tra del ro­bo del com­bus­ti­ble y la co­rrup­ción en Pemex tie­ne to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ser con­si­de­ra­da una ges­ta “his­tó­ri­ca”. En lu­gar de ini­ciar su se­xe­nio con el en­car­ce­la­mien­to sim­bó­li­co de un“pez gor­do” co­mo cor­ti­na de hu­mo, el nue­vo Pre­si­den­te pre­fie­re aten­der las cau­sas del sa­queo. En lu­gar de sim­ple­men­te dar un gol­pe en la me­sa pa­ra de­cir “¡aho­ra man­do yo!”, Ló­pez Obra­dor ha lan­za­do una es­tra­te­gia in­te­gral pa­ra aten­der las raí­ces es­truc­tu­ra­les del pro­ble­ma.

En­ga­ña The Wall Street Jour­nal cuan­do in­si­núa que la ver­da­de­ra cau­sa de los pro­ble­mas de dis­tri­bu­ción del pe­tró­leo se­ría una su­pues­ta re­duc­ción en la im­por­ta­ción de ga­so­li­na. El he­cho de que los pro­ble­mas de “des­abas­to” so­la­men­te se han pre­sen­ta­do en al­gu­nas re­gio­nes del país, así co­mo la pre­sen­cia de nu­me­ro­sos bu­ques-tan­que re­ple­tos con ga­so­li­na im­por­ta­da es­pe­ran­do en las cos­tas me­xi­ca­nas, de­mues­tran que el pro­ble­ma no es de nin­gu­na ma­ne­ra la fal­ta de com­bus­ti­ble, sino di­fi­cul­ta­des con la dis­tri­bu­ción a raíz de la cru­za­da em­pren­di­da en con­tra del ro­bo de los com­bus­ti­bles.

Aho­ra bien, lo que más lla­ma la aten­ción res­pec­to de la cri­sis ac­tual es la enor­me pa­cien­cia, con­fian­za y so­li­da­ri­dad de la po­bla­ción me­xi­ca­na. Las lar­gas fi­las de au­to­mo­vi­lis­tas es­pe­ran­do pa­ra car­gar com­bus­ti­ble avan­zan len­ta­men­te pe­ro sin ma­yo­res con­tra­tiem­pos. Mu­chos han de­ci­di­do uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co o em­plear bi­ci­cle-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.