Sobre la Guar­dia Na­cio­nal

La Jornada - - Opinión - CAR­LOS FAZIO

D es­de que era pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha ve­ni­do uti­li­zan­do un len­gua­je críp­ti­co pa­ra re­fe­rir­se a las fuer­zas ar­ma­das. Críp­ti­co, no en el sen­ti­do de al­go os­cu­ro, se­cre­to o ca­mu­fla­do, sino re­fe­ri­do a al­go a ple­na vis­ta, pe­ro que es de difícil com­pren­sión por­que no ha si­do ex­pre­sa­do en for­ma cla­ra y ní­ti­da y ar­gu­men­ta­do con ba­se en da­tos du­ros. Hay al­go en el dis­cur­so pre­si­den­cial sobre las fuer­zas ar­ma­das −y su par­ti­ci­pa­ción aho­ra en una Guar­dia Na­cio­nal ba­jo man­do ci­vil pe­ro que con­ser­va­rá su perfil cas­tren­se−, que im­pe­le a creer­le pe­ro sin dar ra­zo­nes pa­ra ello; al­go así co­mo un dog­ma de fe.

Lo an­te­rior po­dría ori­gi­nar­se en las malas re­la­cio­nes del can­di­da­to Ló­pez Obra­dor con los an­ti­guos man­dos de las fuer­zas ar­ma­das, y con el in­con­tras­ta­ble po­der me­ta­cons­ti­tu­cio­nal y las pre­rro­ga­ti­vas que és­tos ha­bían ve­ni­do ad­qui­rien­do du­ran­te las ges­tio­nes de Er­nes­to Ze­di­llo, Vi­cen­te Fox, Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña (in­clui­do su ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co de­li­be­ran­te y la no ren­di­ción de cuen­tas), en el mar­co de una mi­li­ta­ri­za­ción ne­cro­po­lí­ti­ca (A. Mbem­be) de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, que de­ri­vó en una ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria sal­pi­ca­da de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad (ca­sos Aguas Blan­cas, Ac­teal, El Char­co, ni­ños Al­man­za, Tec de Mon­te­rrey, Tlatla­ya, Igua­la, Tan­hua­to, et­cé­te­ra).

AMLO ha di­cho que pre­ten­de re­con­ver­tir una ins­ti­tu­ción re­pre­so­ra en un “Ejér­ci­to de paz”, pe­ro el pro­gre­si­vo des­man­te­la­mien­to de las es­truc­tu­ras fac­cio­sas de ese po­der fác­ti­co, vin­cu­la­do ade­más de ma­ne­ra es­tre­cha y su­bor­di­na­da a la doc­tri­na de con­tra­in­sur­gen­cia y las di­rec­tri­ces de las fuer­zas ar­ma­das de Es­ta­dos Uni­dos, re­que­ri­rá, en la tran­si­ción, de tac­to, tiempo y es­tra­te­gia.

El pre­go­na­do cam­bio de pa­ra­dig­ma con­te­ni­do en el Plan Na­cio­nal de Paz y Se­gu­ri­dad si­gue te­nien­do co­mo pi­lar de la es­tra­te­gia a las fuer­zas mi­li­ta­res; de allí que sea difícil de en­ten­der. Dos me­di­das que apun­tan ha­cia un cam­bio po­si­ble en el Ejér­ci­to, fue­ron la di­so­lu­ción del anacró­ni­co Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial y la de­sig­na­ción del nue­vo se­cre­ta­rio de De­fen­sa, ge­ne­ral Luis Cres­cen­cio San­do­val, rom­pien­do con la es­truc­tu­ra su­ce­so­ria di­se­ña­da por el man­do saliente, ge­ne­ral Sal­va­dor Cien­fue­gos.

No obs­tan­te, el nom­bra­mien­to de San­do­val po­dría ha­ber sig­ni­fi­ca­do un men­sa­je de acer­ca­mien­to a la ad­mi­nis­tra­ción Trump, li­ga­do in­clu­so con la pre­sen­cia en Mé­xi­co, la vís­pe­ra de la to­ma de esa de­ci­sión, del ge­ne­ral Jo­seph Dund­ford, pre­si­den­te de la Jun­ta de Jefes de Es­ta­do Ma­yor del Pen­tá­gono. San­do­val −quien se­gún ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas no des­men­ti­das car­ga con la res­pon­sa­bi­li­dad, al me­nos por omi­sión, en sen­das ma­tan­zas de Los Ze­tas en Pie­dras Ne­gras y Allen­de, Coahui­la, en 2011 y 2012, cuan­do el mi­li­tar era el en­car­ga­do de la se­gu­ri­dad del Cen­tro de Rea­dap­ta­ción So­cial (Ce­re­so) de Pie­dras Ne­gras, usa­do por el gru­po cri­mi­nal co­mo cen­tro de ex­ter­mi­nio− cuen­ta con va­rios cur­sos de for­ma­ción en es­cue­las del Pen­tá­gono, in­clui­dos los de de­fen­sa con­ti­nen­tal; in­te­li­gen­cia y co­man­do, y me­dios de co­mu­ni­ca­ción en el Co­le­gio In­te­ra­me­ri­cano de De­fen­sa, en Was­hing­ton.

En­tre las ar­gu­men­ta­cio­nes ini­cia­les pa­ra po­ner a la Guar­dia Na­cio­nal ba­jo el man­do de la Se­cre­ta­ría de De­fen­sa −y tras se­ña­lar que las fuer­zas ar­ma­das, en par­ti­cu­lar la Ma­ri­na, “lle­va­ban a ca­bo ope­ra­ti­vos que ni si­quie­ra se de­ci­dían en nues­tro país” por­que “[Fe­li­pe] Cal­de­rón lo per­mi­tió y el otro [Pe­ña Nieto] lo mis­mo” [ver “El país sal­drá ade­lan­te con la obra de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na”, La Jor­na­da, 30/11/18]−, el ac­tual Pre­si­den­te di­jo ha­ber pon­de­ra­do el “pro­fe­sio­na­lis­mo”, la “dis­ci­pli­na”, la

Ese te­so­ro na­tu­ral ha pa­de­ci­do in­con­ta­bles in­va­sio­nes en per­jui­cio de sus an­ces­tra­les due­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.