Los mi­gran­tes que vie­nen…

Ya se co­no­ce, co­mo se­ria

La Voz de la Frontera - - Analisis - Eduardo Navarro Gon­zá­lez pi­be­na­va­rro@gmail.com

ad­ver­ten­cia, que los mi­les de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que tran­si­tan por el sur del país vie­nen a Ti­jua­na con el ob­je­ti­vo de bus­car asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos…

Aquí en nues­tro Es­ta­do, no so­lo en Ti­jua­na co­mo se ha ve­ni­do in­for­man­do una y otra vez, no hay es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra aten­der­los por­que l os al­ber­gues dis­po­ni­bles es­tán a su má­xi­ma ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra con cien­tos de de­por­ta­dos y otros mi­gran­tes na­cio­na­les y ex­tran­je­ros que por su pro­pio pie lle­gan. Sin em­bar­go, la de­ci­sión es­tá to­ma­da por los mi­les de ex­tran­je­ros en ca­mino, co­mo tam­bién el he­cho de que el Go­bierno fe­de­ral ha de­cli­na­do ha­cer uso del or­den cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que es­tos gru­pos de cien­tos o mi­les que hu­yen de la vio­len­cia, el des­po­jo y la mi­se­ria, se in­ter­nen en Mé­xi­co con la ver­da­de­ra es­pe­ran­za de una me­jor vi­da, no de un via­cru­cis que pa­re­ce no ter­mi­nar.

Aquí, co­mo ha ocu­rri­do a lo lar­go de la his­to­ria, son bien­ve­ni­dos los mi­gran­tes, los de bien, los que con es­fuer­zo pro­pio sa­len ade­lan­te apro­ve­chan­do las opor­tu­ni­da­des que en Ba­ja Ca­li­for­nia se mul­ti­pli­can, las que no en­cuen­tran en su lu­gar de ori­gen, pe­ro no los que de­lin­quen o los que quie­ren vi­vir del apo­yo so­li­da­rio de la so­cie­dad in­de­fi­ni­da­men­te.

Van a lle­gar, eso sí, con más ga­nas de pa­sar a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra so­li­ci­tar asi­lo que de que­dar­se en Ba­ja Ca­li­for­nia, mien­tras el pre­si­den­te Trump --pa­ra re­te­ner­los en te­rri­to­rio me­xi­cano-- ya man­dó tro­pas que pre­pa­ran más “can­da­dos” en la fron­te­ra Ba­ja Ca­li­for­nia-Ca­li­for­nia…e igual por otras zo­nas fron­te­ri­zas de am­bos paí­ses.

El ca­so es que el li­ge­ro apo­yo fe­de­ral es in­su­fi­cien­te cuan­do es­tá en ma­nos de es­ta ins­tan­cia gu­ber­na­men­tal pri­me­ro po­ner or­den a es­tas in­ter­na­cio­nes ma­si­vas y des­pués pro­cu­rar apo­yos ex­tra­or­di­na­rios a las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas por don­de atra­vie­san -o se que­dan- es­tas fa­mi­lias de ex­tran­je­ros. Pe­ro no, no creo que va­ya a su­ce­der así…por­que si al­go ha de­mos­tra­do el Go­bierno fe­de­ral en es­tas “ca­ra­va­nas” de mi­gran­tes ex­tran­je­ros (re­cor­dar el ca­so de los hai­tia­nos), se im­pro­vi­sa y es ca­si nu­la la pre­ven­ción pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de mi­les de per­so­nas (ni­ños, ado­les­cen­tes, adul­tos y an­cia­nos de am­bos se­xos)…

Por eso us­ted, yo y to­dos los ba­ja­ca­li­for­nia­nos de­be­mos unir­nos, ser so­li­da­rios con el go­bierno es­ta­tal y los mu­ni­ci­pa­les, tam­bién con los al­ber­gues pa­ra pro­cu­rar en to­do sen­ti­do sal­va­guar­dar los de­re­chos hu­ma­nos de es­ta gen­te que por mi­les es­ta­rá arri­ban­do a Ba­ja Ca­li­for­nia en la an­te­sa­la de fe­chas de fies­ta y re­li­gio­si­dad que obli­gan a que pre­va­lez­ca el sen­ti­do hu­mano.

Mien­tras, es­pe­ra­re­mos a ver qué ha­cen los go­bier­nos fe­de­ra­les de Mé­xi­co y de Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na y la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos y quién sa­be cuán­tas ins­tan­cias más del es­pec­tro na­cio­nal y el in­ter­na­cio­nal que no so­lo tie­nen la obli­ga­ción de ve­lar por es­tos mi­gran­tes, sino pro­cu­rar­les opor­tu­ni­da­des reales de una vi­da me­jor.

Aquí las ten­drán por­que hay em­pleos, mu­chos em­pleos, pe­ro tam­bién re­que­ri­rán ser­vi­cios de sa­lud, edu­ca­ción, vi­vien­da, etc., y ahí es don­de pre­ci­sa­men­te sur­gen los pro­ble­mas por abrir las puer­tas del país de par en par de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble. ¿O no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.