La Cer­ve­ce­ría de Me­xi­ca­li: 1924-1973

En la Me­mo­ria Ad­mi­nis­tra­ti­va del

La Voz de la Frontera - - Analisis - Ós­car Her­nán­dez Va­len­zue­la

Go­bierno del Dis­tri­to Nor­te de la Ba­ja Ca­li­for­nia (1924-1927) del Gral. Abe­lar­do L. Rodríguez, nos en­con­tra­mos una des­crip­ción pre­ci­sa de es­ta plan­ta in­dus­trial ubi­ca­da en la co­lo­nia Nue­va de la Se­gun­da Sec­ción de Me­xi­ca­li.

“Es­ta em­pre­sa se inau­gu­ró el 4 de julio de 1924 y tie­ne ins­ta­la­da su fá­bri­ca y bo­de­gas en un be­llo y ex­ten­so edi­fi­cio de ma­de­ra, re­ves­ti­do de ce­men­to ame­ri­cano que le da una per­fec­ta apa­rien­cia de gra­ni­to. Las úl­ti­mas con­cep­cio­nes de la quí­mi­ca in­dus­trial y de hi­gie­ne han si­do aplicadas en la ela­bo­ra­ción de la cer­ve­za y se usan co­mo ma­te­rias pri­mas: Mal­ta pro­ce­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, lú­pu­lo de Bohe­mia, arroz de So­no­ra y agua del Río Co­lo­ra­do.

En el ter­cer pi­so del edi­fi­cio que ocu­pa es­ta fá­bri­ca ope­ra un mo­lino Co­lum­bia en el que se tri­tu­ra el arroz y des­pués pa­sa a una ba­ti­do­ra. En el mis­mo si­tio fun­cio­na un apa­ra­to que se­pa­ra la pa­ja de la mal­ta. El arroz y la mal­ta se pre­ci­pi­tan en una cal­de­ra don­de re­ci­ben un li­ge­ro co­ci­mien­to an­tes de pa­sar a otra cal­de­ra en la que su­fren el pro­ce­so for­mal de coc­ción. Di­cha mez­cla lle­va in­cor­po­ra­do el lú­pu­lo que pre­via­men­te es lim­pia­do por una má­qui­na Mu­ller Im­pro­ved. De la se­gun­da cal­de­ra se lle­va el co­ci­mien­to a otro apa­ra­to idén­ti­co don­de se le ha­ce pa­sar por un ce­da­zo de co­bre que se­pa­ra to­das las ma­te­rias que lle­va el lí­qui­do en sus­pen­sión e in­me­dia­ta­men­te se trans­por­ta el cal­do por me­dio de una bom­ba a la en­fria­do­ra ins­ta­la­da en el ter­cer pi­so del edi­fi­cio. Allí ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra de la cer­ve­za pa­ra que pue­da pa­sar al al­ma­cén de fer­men­ta­ción. La cer­ve­za no sa­le de di­cho al­ma­cén, sino has­ta des­pués de cua­tro me­ses de re­po­so”.

Lí­neas ade­lan­te se ex­pli­ca el la­va­do a de­ta­lle de los ba­rri­les he­chos de fi­nas ma­de­ras, la pas­teu­ri­za­ción y el em­bo­te­lla­do se ha­cían si­guien­do los más al­tos pre­cep­tos de hi­gie­ne.

Ini­cial­men­te se in­vir­tió un ca­pi­tal de 475,000 pe­sos. En una pri­me­ra eta­pa la Cer­ve­ce­ría de Me­xi­ca­li em­pleó a 30 tra­ba­ja­do­res: 15 nor­te­ame­ri­ca­nos y 15 me­xi­ca­nos, to­dos con ex­ce­len­tes sa­la­rios e in­me­jo­ra­bles con­di­cio­nes de tra­ba­jo. En po­cos años es­ta em­pre­sa cre­ció en pro­duc­ti­vi­dad, en plan­ta la­bo­ral e ins­ta­la­cio­nes. Sus so­cios fun­da­do­res fue­ron Miguel Gon­zá­lez Qui­roz y He­ra­clio Ochoa, quie­nes en muy po­co tiem­po con­si­guie­ron el éxi­to co­mer­cial.

En­tre 1928 y 1952 cons­tru­ye­ron un edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo, una mal­te­ra, bo­de­gas, pa­tios y un tan­que ele­va­do, el cual to­da­vía lu­ce el em­ble­ma de la Cer­ve­za Me­xi­ca­li. El quí­mi­co ale­mán Adol­fo Bind­her se es­me­ró pa­ra ob­te­ner una cer­ve­za de al­ta ca­li­dad ca­paz de com­pe­tir con las me­jo­res mar­cas del mun­do.

El pe­río­do de vi­gen­cia de las Le­yes de la Prohi­bi­ción Al­cohó­li­ca en Es­ta­dos Uni­dos (1919-1933) ge­ne­ró una enor­me de­man­da de be­bi­das al­cohó­li­cas en nues­tra re­gión bi­na­cio­nal; em­pre­sa­rios nor­te­ame­ri­ca­nos de ca­si­nos, ba­res, ho­te­les y can­ti­nas se tras­la­dan a las ciu­da­des fron­te­ri­zas. Así sur­ge aquel Me­xi­ca­li tu­rís­ti­co de los años vein­te que cap­tu­ró la aten­ción de las es­tre­llas de Holly­wood y de miem­bros de la ma­fia norteamericana.

La Me­xi­ca­li Beer se po­día dis­fru­tar en en­va­ses split, me­dias, ca­te­dra­les y sú­per ca­te­dra­les, en la­tas y ba­rri­les.

La Cer­ve­ce­ría de Me­xi­ca­li ce­rró sus puer­tas de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va en 1973, po­nien­do fin a una tra­di­ción cer­ve­ce­ra re­gio­nal.

Buen fin... Art

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.