“Era un ni­ño di­vino”: Abue­lo de Na­chi­to

La fa­mi­lia del pe­que­ño asesinado y ve­ci­nos pi­den a las au­to­ri­da­des to­do el pe­so de la ley en con­tra de su ho­mi­ci­da

La Voz de la Frontera - - Portada - DUL­CE MA­RÍA DÍAZ

La fa­mi­lia del pe­que­ño asesinado y ve­ci­nos pi­den a las au­to­ri­da­des to­do el pe­so de la ley en con­tra de su ho­mi­ci­da.

Co­mo ni­ño ale­gre, di­ver­ti­do, es­tu­dio­so y de­por­tis­ta, re­cuer­dan sus abue­los y su pa­dre al pe­que­ño Ig­na­cio Ra­fael, quien la tar­de del jue­ves per­dió la vi­da a ma­nos de un jo­ven en el frac­cio­na­mien­to Án­ge­les de Pue­bla.

Los as­cen­dien­tes del me­nor so­li­ci­tan se apli­que to­do el pe­so de la ley en con­tra de quien le qui­tó la vi­da.

Eli­gio Ser­na y Ofe­lia Ce­ce­ña son los abue­los ma­ter­nos del ni­ño de 10 años, con quie­nes vi­vió to­da su vi­da jun­to a su pe­que­ña her­ma­na Va­le­ria y a los que de­jó un gran va­cío al co­no­cer la trá­gi­ca no­ti­cia de que José Ma­nuel “N” le qui­tó la vi­da.

“Des­de que na­ció él vi­vía con no­so­tros, era un ni­ño di­vino”, di­jo el cons­ter­na­do abue­lo.

Ra­fael Ro­drí­guez, su pa­dre y quien al no con­tar con un te­cho fi­jo qué brin­dar­le a sus hi­jos se los con­fió a sus abue­los, co­men­tó que es­ta­ba pró­xi­mo a ha­cer­se de una ca­sa, lu­gar a don­de lle­va­ría a sus hi­jos.

“Él me di­jo, ‘papi, es­te fin de año va­mos a es­tar jun­tos en la ca­sa, ya me voy a ir a vi­vir con­ti­go’, él se que­ría ir con­mi­go a vi­vir, fue lo úl­ti­mo que me di­jo”.

Los pa­dres de su pre­sun­to ase­sino, los due­ños de una pe­que­ña pa­na­de­ría de la zo­na bus­ca­ban al me­nor, que se ga­nó su ca­ri­ño y con­fian­za y a quien in­vi­ta­ban a tra­ba­jar con ellos, po­nién­do­se su man­dil y te­nien­do co­mo pre­mio va­rias pie­zas de pan que él mis­mo ela­bo­ra­ba y gus­to­so lle­va­ba pa­ra com­par­tir con sus fa­mi­lia­res.

“El se­ñor de la pa­na­de­ría lo pro­cu­ra­ba mu­cho pa­ra tra­ba­jar con él, le lim­pia­ba, le ha­cía pan, le ha­bla­ba y le de­cía ‘Na­chi­to, ven­te pa­ra que me ayu­des’ y él iba y se po­nía su man­di­li­to y se po­nía a ha­cer pan, lo ha­cía y nos lle­va­ba”, di­jo el pa­pá del me­nor.

Con pa­de­ci­mien­to de es­qui­zo­fre­nia o po­si­ble adic­ción a las dro­gas han ca­ta­lo­ga­do fa­mi­lia­res del me­nor y ve­ci­nos del frac­cio­na­mien­to a José Ma­nuel “N”, el cual se en­cuen­tra de­te­ni­do en es­pe­ra de que el juez de Con­trol dic­te la fe­cha de la au­dien­cia de for­mu­la­ción de impu­tación.

Don Eli­gio y Ra­fael pi­den se ejer­za to­do el pe­so de la ley y se ha­ga jus­ti­cia en es­te ca­so que los ha de­ja­do de lu­to.

“No lo po­día­mos creer, él es­ta­ba chi­qui­to, no se me­tía con na­die, no­más que­re­mos jus­ti­cia, na­da me va a re­gre­sar la vi­da de mi ni­ño, que­re­mos que pon­gan mano du­ra, lo que que­re­mos es que no que­de im­pu­ne”, ex­pre­só don Eli­gio.

“No­más que­re­mos jus­ti­cia, na­da me va a re­gre­sar la vi­da de mi ni­ño, que­re­mos que pon­gan mano du­ra, lo que que­re­mos es que no que­de im­pu­ne”

DUL­CE MA­RÍA DÍAZ

Dul­ce Ma­ría Díaz

Don Eli­gio y su pa­dre Ra­fael pi­den to­do el pe­so de la ley con­tra el res­pon­sa­ble. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.