El ar­te de pro­me­ter

La ce­re­mo­nia. El Pa­la­cio de San Lá­za­ro re­vi­vió el Día del Pre­si­den­te.

La Voz de la Frontera - - Analisis -

To­dos los in­gre­dien­tes se con­ju­ga­ron y se re­crea­ron. Des­fi­le de arri­bis­tas, ab­yec­tos, re­li­gio­sos del po­der, por­ta­do­res del es­pi­na­zo dúc­til, neo­priís­tas y to­dos los dia­léc­ti­cos opor­tu­nis­tas. Una sa­la ca­si re­ple­ta de per­so­na­jes acrí­ti­cos y dis­pues­tos a lan­zar po­rras al Tla­toa­ni. La pa­la­bra del se­ñor dis­pa­ra­ba aplau­sos y ví­to­res. Qui­zá fal­ta­ron las ma­tra­cas. Y ahí, una opo­si­ción blan­den­gue y sin au­to­ri­dad mo­ral. Gri­to­nes in­sus­tan­cia­les. Ora­do­res de ver­bo anémi­co y mo­no­cor­de. Una me­sa di­rec­ti­va la­ca­yu­na y su­mi­sa. Lis­ta pa­ra ren­dir­le cer­ca­na plei­te­sía al me­sías que les con­ce­día sa­lu­dar­los.

Otra vez, co­mo an­tes, los fe­li­gre­ses ves­ti­dos de tra­je an­sia­ban una mue­ca, una mi­ra­da, pa­ra sen­tir­se cer­ca del cie­lo del po­der. In­fa­mes.

El dis­cur­so de AMLO fue una sín­te­sis de to­dos los dis­cur­sos mi­ti­ne­ros y ca­lle­je­ros. Las mis­mas pro­me­sas. Un Pre­si­den­te que cree que pue­de tras­la­dar la es­pe­ran­za al ejer­ci­cio con­cre­to del pre­su­pues­to y a las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les. Un Pre­si­den­te que lan­za loas al añe­jo y re­mi­so “de­sa­rro­llo es­ta­bi­li­za­dor”, que emi­te pi­ro­pos pa­ra Or­tiz Me­na y ha­bla del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la épo­ca, pe­ro “ol­vi­da” la as­fi­xia an­ti­de­mo­crá­ti­ca que ca­rac­te­ri­zó esos tiem­pos. Re­cuer­da con nos­tal­gia a Adolfo Ló­pez Ma­teos, sin men­cio­nar que di­cho per­so­na­je man­dó ase­si­nar a Rubén Ja­ra­mi­llo y a su fa­mi­lia, que re­pri­mió a los mé­di­cos y a los fe­rro­ca­rri­le­ros, que per­si­guió a la opo­si­ción sin lí­mi­te; le da am­ne­sia ha­blar de Díaz Or­daz y sus fe­cho­rías, de Eche­ve­rría y sus des­plan­tes lo­cua­ces; de Ló­pez Por­ti­llo y sus fan­ta­sías eco­nó­mi­cas.

Son com­pren­si­bles sus ala­ban­zas a sus an­ces­tros, su priís­mo en­cuen­tra hos­pe­da­je en un pa­sa­do omi­no­so y au­to­ri­ta­rio. Ese es el nue­vo Pre­si­den­te, en­vuel­to en el ce­lo­fán de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, aun­que su ga­bi­ne­te es­tá con­for­ma­do por al­gu­nos per­so­na­jes im­pre­sen­ta­bles, re­pre­sen­ta­ti­vos de la pi­ca­res­ca na­cio­nal.

2. El un­gi­mien­to ce­les­tial. Lle­nar el Zó­ca­lo de co­pal y esen­cias di­ver­sas fue la cul­mi­na­ción de los ri­tos del pre­si­den­cia­lis­mo uní­vo­co y má­gi­co. Ahí es­tá la en­tre­ga a los po­de­res es­pi­ri­tua­les, ahí es­tán mi­les de es­pe­ran­za­dos ciu­da­da­nos que es­tán en la tie­rra es­pe­ran­do los mi­la­gros de un ora­dor re­pe­ti­ti­vo y es­pe­ran­za­dor. Ahí los tie­ne a sus pies pa­ra que en dos ho­ras les re­ce­te 100 pro­me­sas sin de­cir­les có­mo con­cre­tar­las. No im­por­ta, la es­pe­ran­za cie­ga y no ra­zo­na.

Ahora el Pre­si­den­te se reúne a las 6:00 de la ma­ña­na pa­ra es­cu­char la bi­tá­co­ra del cri­men. No so­lu­cio­na na­da, pe­ro im­pac­ta a ilu­sos y da no­ta a la pren­sa su­per­fi­cial e in­tras­cen­den­te. Ini­cia la nueva aven­tu­ra ha­cia el pa­sa­do.

Pe­dro Pe­ña­lo­za OPI­NIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.