EL DON DE LA PA­LA­BRA

Life and Style (México) - - LIFE -

Con­duc­tor, co­me­dian­te, ac­tor y de­vo­to de Rihan­na, Seth Me­yers tie­ne un ofi­cio que va por en­ci­ma de cual­quier otro: guio­nis­ta.

Seth Me­yers se ha da­do en la nue­va se­rie Do­cu­men­tary Now! el gran gus­to de su vi­da: po­der de­di­car­se a es­cri­bir los guio­nes sin te­ner que apa­re­cer de­lan­te de las cá­ma­ras. Y es que aun­que su ros­tro se ha vuel­to po­pu­lar gra­cias a su tra­ba­jo en Sa­tur­day Night Li­ve y en La­te Night, el programa de en­tre­vis­tas en el que ha su­ce­di­do a Jimmy Fa­llon, Co­nan O’Brien y Da­vid Let­ter­man, Me­yers es mu­cho más fe­liz de­trás de la compu­tado­ra. En la nue­va tem­po­ra­da de Do­cu­men­tary Now!, ha de­ja­do que sean sus co­le­gas Bill Ha­der y Fred Ar­mi­sen los que, desde la pan­ta­lla, den vi­da a sus ideas y a la pa­ro­dia de fa­mo­sos do­cu­men­ta­les. En en­tre­vis­ta, el con­duc­tor que se bur­la del don de sa­ber con­du­cir.

¿Cuán­do des­cu­bris­te el po­der de la pa­la­bra?

Mi pa­dre con­tó una his­to­ria en mi ca­sa­mien­to: di­jo que un día lle­gó a ca­sa y vio que me ha­bía sa­ca­do un 10 en un pro­yec­to que con­sis­tía en es­cri­bir la his­to­ria de mi fa­mi­lia. Él lo le­yó y se que­dó im­pre­sio­na­do por dos co­sas: por un la­do, por­que le pa­re­ció que es­ta­ba muy bien es­cri­to y, por el otro, por­que to­do era in­ven­ta­do. Sim­ple­men­te es­cri­bí una his­to­ria fa­mi­liar que no era la mía. De­bía te­ner 11 o 12 años. No me des­ta­ca­ba como es­tu­dian­te, pe­ro tu­ve maes­tros que me di­je­ron que po­día es­cri­bir. Y que si era ca­paz de tra­ba­jar en ello, po­día te­ner un fu­tu­ro ahí.

¿Es ver­dad que de­trás de to­do gran co­me­dian­te se es­con­de un ma­nia­co de­pre­si­vo?

Mi mu­jer es­cu­cha to­do el tiempo que la vi­da del co­me­dian­te de­be de ser muy du­ra. Y ella siempre res­pon­de que no, que no es así. Que el úni­co pro­ble­ma es que no soy di­ver­ti­do en la ca­sa, que ha­ce ya mu­cho tiempo que no la ha­go reír.

¿Con­du­cir un programa de en­tre­vis­tas era tu es­pa­cio la­bo­ral so­ña­do?

Pro­ba­ble­men­te, pe­ro na­da se com­pa­ra con SNL, por­que ése era el programa que mi­ra­ba mien­tras cre­cía. He vis­to mu­cho más SNL que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.