UN BRE­VE APÉNDICE SO­BRE MO­DA CON­TEM­PO­RÁ­NEA

Life and Style (México) - - GUÍA DE ESTI LO -

En 1985, Jean Paul Gaul­tier, en su pleno apo­geo, de­cla­ró que su co­lec­ción se ha­bía ins­pi­ra­do en las ca­lles de Pa­rís: ca­mi­se­tas ra­ya­das, jeans —¡jeans!— y cha­ma­rras de cue­ro en un des­fi­le de mo­da. Des­de ese mo­men­to, la po­si­bi­li­dad de ir más allá de la fan­ta­sía a la que tan­to es­ta­ba acos­tum­bra­da la mo­da en su más al­ta es­fe­ra fue un par­tea­guas en­tre el lu­jo, la mo­da ma­si­va y las ten­den­cias ca­lle­je­ras.

No obs­tan­te, la cul­tu­ra de las ca­lles ha exis­ti­do siem­pre, no en un con­tex­to ele­gan­te, sino ba­sa­da en ideo­lo­gías, in­tere­ses mu­si­ca­les y ten­den­cias po­lí­ti­cas, adop­ta­da, en su ma­yo­ría, por los jó­ve­nes. Co­no­ci­das co­mo sub­cul­tu­ras, son es­tos for­ja­do­res so­cia­les quie­nes, se­gún el so­ció­lo­go Gui­llau­me Er­ner, mues­tran una ver­tien­te dis­tin­ta so­bre la ma­si­fi­ca­ción de la ves­ti­men­ta. Su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es dis­tin­guir­se, y des­de ahí, sur­gen nue­vos sím­bo­los o có­di­gos de mo­da que re­caen en la me­mé­ti­ca o ciencia de la imi­ta­ción, gra­cias a su rá­pi­da di­fu­sión.

Re­to­man­do la teo­ría de Stan­ley Mil­gram so­bre la pro­xi­mi­dad en la que nos en­con­tra­mos ma­te­má­ti­ca­men­te unos de otros, nues­tro mun­do es pe­que­ño o, más exac­ta­men­te, la red so­cial cons­ti­tui­da por los que en él ha­bi­ta­mos es muy den­sa, por ello, el con­ta­gio so­cial pue­de di­fun­dir­se a gran ve­lo­ci­dad. Pen­sa­ría­mos en un prin­ci­pio que tér­mi­nos co­mo street sty­le (el cual acu­ña­ra Gaul­tier des­de en­ton­ces) re­fle­ja —de una for­ma me­nos au­tén­ti­ca— có­mo la gen­te se vis­te nor­mal­men­te al an­dar por la ca­lle; pero el en­torno so­cio­po­lí­ti­co, las nue­vas prác­ti­cas de con­su­mo, la geo­lo­ca­li­za­ción, las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y la in­fluen­cia eco­nó­mi­ca de cier­to es­pa­cio y de gen­te, se con­vier­ten en factores de­ci­si­vos so­bre el com­por­ta­mien­to hu­mano.

Di­ga­mos que, en es­te ca­so, las ten­den­cias o las mo­das son tan di­ver­sas co­mo efí­me­ras, y son po­cos los fe­nó­me­nos que se des­ta­can por la adap­ta­ción glo­bal que han te­ni­do —por ejem­plo, el high street fashion—, co­mo nue­vas e im­pac­tan­tes for­mas de con­su­mo. A la par, lo con­si­de­ra­do cool re­cae en uno de los ni­chos lla­ma­do street­wear, que rá­pi­da­men­te se pro­pa­ga y for­ma su ca­rác­ter in­de­pen­dien­te en un ci­clo na­tu­ral de la mo­da, mis­mo que he­mos abor­da­do en es­ta guía a tra­vés del es­ti­lis­mo y los ele­men­tos, per­so­na­jes o mo­vi­mien­tos que han marcado las nue­vas co­lec­cio­nes de mo­da para el hom­bre. Só­lo que­ría­mos de­jar cla­ro que, en la mo­da, siem­pre ha­brá un con­tex­to di­fí­cil de ig­no­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.