HAY FAN­TA­SÍA PA­RA RA­TO

EMI­LIA CLAR­KE CON­QUIS­TÓ EL MUN­DO GRA­CIAS A LA SE­RIE DE CUL­TO GA­ME OF TH­RO­NES . AHO­RA, APUN­TA AL UNI­VER­SO EN LA PE­LÍ­CU­LA SO­LO: A STAR WARS STORY.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO SAL­VA­DOR CIS­NE­ROS FO­TOS EM­MA SUMMERTON

An­tes de que su per­so­na­je de Dae­nerys Tar­gar­yen de Ga­me Of Th­ro­nes la su­pere co­mo ac­triz, Emi­lia Clar­ke ha em­pe­za­do a for­ta­le­cer su ca­rre­ra al to­mar otros pa­pe­les im­por­tan­tes en la pan­ta­lla gran­de. El más re­le­van­te, has­ta aho­ra, es su pa­pel de Qi’ra en la pre­cue­la so­bre la vi­da de Han So­lo, So­lo: A Star Wars Story.

Emi­lia Clar­ke tie­ne cla­ro que aun­que la suer­te exis­te, no con­fía ni de­pen­de de ella. Es­cu­char­la de­cir es­to re­sul­ta in­tere­san­te, o cuan­do me­nos cu­rio­so, por­que la ac­triz in­gle­sa ha te­ni­do ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra dar­le mu­cho más pe­so a la bue­na for­tu­na en su vi­da.

Cuan­do in­ten­tó in­gre­sar a la re­co­no­ci­da Dra­ma Cen­tre Lon­don fue re­cha­za­da, pe­ro, se­ma­nas des­pués, la ins­ti­tu­ción la con­tac­tó pa­ra ofre­cer­le el lu­gar de una es­tu­dian­te que se ha­bía frac­tu­ra­do la pier­na; al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con Ga­me of Th­ro

nes, por­que la ele­gi­da pa­ra in­ter­pre­tar a Dae­nerys Tar­gar­yen en la se­rie de HBO ha­bía si­do la in­gle­sa Tam­zin Mer­chant, pe­ro des­pués de fil­ma­do el pi­lo­to del pro­gra­ma, los pro­duc­to­res de­ci­die­ron —sin ja­más dar ex­pli­ca­ción— que Clar­ke se­ría quien en­car­na­ría a Kha­lee­si.

Tras su éxi­to co­mo ac­triz, no se­ría des­ca­be­lla­do dar­le al me­nos un po­co de cré­di­to a la suer­te; no se­ría iló­gi­co creer que el ta­len­to se em­pal­mó con la opor­tu­ni­dad en el mo­men­to in­di­ca­do, pe­ro ella pien­sa que si to­do es­to ha si­do po­si­ble es por su fi­lo­so­fía de vi­da. “Dé­ja­me de­cir­te en qué creo”, di­ce Emi­lia, lue­go de to­mar­se unos se­gun­dos pa­ra re­fle­xio­nar, una tar­de lluviosa de abril en Nue­va York. “Creo que si eres un per­so­na abier­ta, si te qui­tas la ar­ma­du­ra y abres los bra­zos cuan­to más te sea po­si­ble (por es­to me re­fie­ro a de­cir que ‘no’ la me­nor can­ti­dad de ve­ces), en­ton­ces la suer­te te va en­con­trar por­que es­tás más abier­to a que ella lle­gue a ti. Si es­tás ce­rra­do, la bre­cha pa­ra que la suer­te lle­gue a tu vi­da es mu­cho más es­tre­cha”.

El as­cen­so de Emi­lia, quien ya fue tres ve­ces no­mi­na­da al Emmy co­mo me­jor ac­triz de re­par­to por Ga­me of Th­ro­nes, ha si­do me­teó­ri­co. Le bas­tó ser la “Ma­dre de los Dra­go­nes” pa­ra ob­te­ner la fa­ma mun­dial que a otros les tar­da dé­ca­das. “Es un fe­nó­meno, yo sé. In­clu­so cuan­do un ni­ño de sie­te años me re­co­no­ce, pien­so: ‘¿Pe­ro por qué a tu edad sa­bes quién soy y lo que he he­cho?’”, di­ce y des­pués suel­ta una car­ca­ja­da.

Su cros­so­ver al ci­ne —cu­yo pri­mer pa­pel im­por­tan­te tras el éxi­to de la se­rie fue dar vi­da a Sa­rah Con­nor en Ter­mi­na­tor Ge­nisys (2015)— tam­bién tie­ne la di­rec­ción y la po­ten­cia de un cohe­te que apun­ta al es­pa­cio… o, me­jor di­cho, del Hal­cón Mi­le­na­rio, aho­ra que pro­ta­go­ni­za jun­to a Al­den Eh­ren­reich So­lo: A Star Wars Story, un pe­lí­cu­la so­bre los orí­ge­nes del mer­ce­na­rio ga­lác­ti­co que in­mor­ta­li­zó Ha­rri­son Ford. “Al ser un fil­me mu­cho más fa­mi­liar, creo que aho­ra sí to­dos los ni­ños de sie­te años po­drán co­no­cer­me”, bro­mea Emi­lia. En es­te fil­me, di­ri­gi­do por Ron Ho­ward y que es­tre­na el 25 de ma­yo, in­ter­pre­ta a Qi’Ra, un per­so­na­je que, se­gún ella, es­tá a la al­tu­ra de So­lo. “En una his­to­ria co­mo és­ta, no pue­des en­ten­der a Han sin te­ner un per­so­na­je fe­me­nino fuer­te co­mo el mío, por­que él es un ti­po imponente. Tie­ne tal ca­ris­ma que só­lo una mu­jer con ca­rác­ter pue­de es­tar a su la­do. Creo que los fans van a que­dar com­pla­ci­dos al ver có­mo fue que to­do em­pe­zó pa­ra So­lo. Es una his­to­ria con mis­te­rio, dra­ma, mu­cho hu­mor y, cla­ro, ¡un po­qui­to de romance por­que se tra­ta de Han!”.

SO­BRE EL EGO Y EL RE­CHA­ZO

Emi­lia, na­ci­da ha­ce 31 años en Berks­hi­re, hi­ja de un in­ge­nie­ro de so­ni­do tea­tral y la di­rec­to­ra de una fun­da­ción, tu­vo la cer­te­za de que que­ría ser ac­triz a los tres años, cuan­do vio Show Boat, obra en el que tra­ba­ja­ba su pa­dre. “Des­de siem­pre su­pe que iba a ac­tuar. No te­nía du­da de eso. Pe­ro no sa­bía en qué me­di­da po­dría te­ner éxi­to co­mo ac­triz. Es­pe­ra­ba só­lo que mi pa­sión me die­ra lo su­fi­cien­te pa­ra vi­vir y así no te­ner que tra­ba­jar tan­to co­mo me­se­ra”, con­fie­sa en­tre ri­sas.

“TIE­NES QUE CON­FRON­TAR, DE MA­NE­RA MUY BRU­TAL, TU EGO Y, SIM­PLE­MEN­TE, HA­CER­LO A UN LA­DO”.

Lo que le en­can­tó de la actuación fue que le dio la op­ción de ex­plo­rar su per­so­na­li­dad y des­cu­brir que tie­ne la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra ba­ta­llar por lo que quie­re y apren­der a li­diar con el re­cha­zo. “Mi­ra, sé que des­de es­te si­tio pri­vi­le­gia­do en el que me en­cuen­tro es di­fí­cil de­cir que des­cu­brí que soy fuer­te y he ba­ta­lla­do mu­cho, pe­ro cuan­do amas al­go tan­to y quie­res que se ha­ga reali­dad a to­da cos­ta, es muy di­fí­cil li­diar con el re­cha­zo”, ex­pli­ca Emi­lia, se­ria. “Me to­có es­cu­char que me die­ran las gra­cias en mu­chas au­di­cio­nes y sen­tir que to­do ex­plo­ta­ba en mi ca­ra por­que no te­nía ni pa­ra pa­gar la ren­ta. Eso me to­có y no creo que sea al­go ex­clu­si­vo de los ac­to­res, to­do aquel que se aven­tu­ra a ser un tra­ba­ja­dor in­de­pen­dien­te co­rre ese ries­go”.

Las ne­go­cia­cio­nes del backs­ta­ge de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to la fue­ron for­jan­do y con­fron­tan­do con­si­go mis­ma. Y no fue fá­cil. “Al ser ac­tor li­dias con tu pro­pio ego to­do el tiem­po: cuan­do en­tras a una ha­bi­ta­ción pa­ra que­rer ser par­te de un nue­vo pro­yec­to, el pro­duc­to que vas a ven­der no es es­ta ta­za que ten­go en mis ma­nos, sino tú mis­mo. Es a ti a quien re­cha­zan, eres tú quien no le gus­tas­te al pro­duc­tor, al crí­ti­co, al pú­bli­co... Tie­nes que con­fron­tar, de ma­ne­ra muy bru­tal, tu ego y, sim­ple­men­te, ha­cer­lo a un la­do… al me­nos eso creo”.

SO­BRE EL DUE­LO Y EL CON­TROL

Pa­ra Emi­lia, 2016 fue un pun­to de in­fle­xión en su vi­da que la obli­gó a ma­du­rar. Su pa­dre, la ra­zón por la que de­di­có su vi­da a la actuación, fa­lle­ció víc­ti­ma del cán­cer; sin em­bar­go, de esa tra­ge­dia per­so­nal na­ció una nue­va óp­ti­ca so­bre sí mis­ma. “Cuan­do eso pa­só, sen­tí que per­dí mi red de se­gu­ri­dad y es jo­di­da­men­te ate­rra­dor. Pe­ro cuan­do te das cuen­ta de que tu vi­da no es una caí­da li­bre y, sin ser cur­si, que tie­nes la ca­pa­ci­dad de sal­var­te a ti mis­ma, en­ton­ces sim­ple­men­te cre­ces. He ma­du­ra­do bas­tan­te. Per­der a al­guien que amas y afron­tar esa reali­dad es, bá­si­ca­men­te, co­mo ha­cer a un la­do el pol­vo de un por­ta­rre­tra­to pa­ra te­ner una ima­gen más cla­ra de quién eres tú”.

Esa pér­di­da tam­bién le ayu­dó a asu­mir su fu­tu­ro co­mo ac­triz con me­nos pre­sión y an­sie­dad. “Siem­pre he si­do bas­tan­te fa­ta­lis­ta con res­pec­to a es­te tra­ba­jo… sien­to que es inevi­ta­ble que un mo­men­to es­tés has­ta arri­ba y el si­guien­te, en el sue­lo. Así que cuan­do eso pa­se só­lo se­gui­ré bus­can­do el ti­po de pro­yec­tos que a mí me gus­tan e ins­pi­ren y creo que to­do lo de­más se aco­mo­da­rá”.

Por eso Emi­lia, que es­tá a pun­to de ce­rrar el ci­clo de Ga­me of Th­ro­nes por­que es­tá fil­man­do la oc­ta­va y úl­ti­ma tem­po­ra­da de es­ta se­rie que con­clui­rá en 2019, ya no pien­sa a fu­tu­ro. “Sé que sue­na co­mo una res­pues­ta eva­si­va, pe­ro su­pon­go que no sa­bré qué ha­ré o qué sen­ti­ré cuan­do ter­mi­ne la se­rie has­ta que eso pa­se. Lo que apren­dí es que no pue­des pre­de­cir na­da. Cuan­do me pre­gun­tan que ha­ré el si­guien­te fin de se­ma­na y res­pon­do que no sé, lo di­go en se­rio. Hay mu­cha gen­te que tie­ne que te­ner una ima­gen muy cla­ra de su vi­da, al me­nos a cor­to pla­zo, pe­ro yo no soy así: apren­dí a de­jar de tra­tar de con­tro­lar to­do aque­llo so­bre lo que no tie­nes con­trol”.

Una vez más, re­sul­ta in­tere­san­te, o cuan­do me­nos cu­rio­so y has­ta pa­ra­dó­ji­co, que a la per­so­na que in­ter­pre­ta a Da­naerys —quien lu­cha por con­quis­tar los Sie­te Rei­nos mon­ta­da en dra­go­nes; es de­cir, en te­ner el con­trol—, és­te no le im­por­te en su vi­da real. “Es que mien­tras más tiem­po lle­vo en es­ta in­dus­tria y veo que no se pue­de pre­de­cir qué va a ser un éxi­to (qué pe­lí­cu­la va a ha­cer di­ne­ro, si a la gen­te le va a gus­tar); lo úni­co que pue­des ha­cer es, jus­ta­men­te, lo que crees que es co­rrec­to pa­ra ti en ese mo­men­to. Ésa es sim­ple­men­te la na­tu­ra­le­za de es­ta ca­rre­ra. Mien­tras te man­ten­gas leal y con­ten­to con tu tra­yec­to­ria, to­do es­tá bien. Más allá de eso, no hay un ca­ra­jo que tú pue­das ha­cer. ¿En­tien­des lo que di­go? Tie­nes que acep­tar que no tie­nes con­trol”. L&S

“SÓ­LO ES­PE­RA­BA QUE MI PA­SIÓN ME DIE­RA PA­RA VI­VIR Y ASÍ NO TE­NER QUE TRA­BA­JAR TAN­TO CO­MO ME­SE­RA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.