EL HOM­BRE DE NE­GRO

Life and Style (México) - - LIFE / TELEVISIÓN -

Tras una pri­me­ra tem­po­ra­da exi­to­sa, vuel­ve West­world jun­to con nues­tro an­ti­hé­roe fa­vo­ri­to de hoy, en­car­na­do por el gran Ed Harris.

La en­tre­vis­ta tie­ne lu­gar en el mis­mo bar don­de las pros­ti­tu­tas que in­ter­pre­tan Than­die New­ton y An­ge­la Sa­raf­yan han muer­to mil ve­ces, y don­de han so­na­do can­cio­nes de The Cu­re, Ni­ne Inch Nails o Ra­diohead, in­ter­pre­ta­das en un piano du­ran­te di­ver­sos epi­so­dios. Ubi­ca­do en San­ta Cla­ri­ta, a 45 mi­nu­tos al nor­te de Be­verly Hills, Me­lody Ranch ha si­do el es­tu­dio ideal pa­ra fil­mar wes­terns des­de que abrió sus puer­tas, en 1915. Por ejem­plo, Mo­no­gram ro­dó allí unas 750 pe­lí­cu­las an­tes de ven­dér­se­lo a Ge­ne Autry en 1952 y, si bien un in­cen­dio lo des­tru­yó 10 años más tar­de, en la dé­ca­da de 1990, fue res­tau­ra­do to­tal­men­te, y fue allí en don­de Quen­tin Ta­ran­tino fil­mó Djan­go Un­chai­ned. En es­tos días, sin du­da al­gu­na, el es­tu­dio ha co­bra­do nue­va vi­da gra­cias a West­world, que ha sa­bi­do apro­ve­char su ca­lle prin­ci­pal.

Hoy, aun­que que­da cla­ro que el es­pa­cio don­de nos en­con­tra­mos es sim­ple­men­te un fo­ro de so­ni­do, la reali­dad que se pal­pa es tan im­pac­tan­te que, en el mo­men­to en que lle­ga Ed Harris ves­ti­do de va­que­ro, uno no pue­de evi­tar pe­lliz­car­se pa­ra ve­ri­fi­car que no se tra­ta de un sue­ño ni se ha me­ti­do de pron­to en el mun­do de West­world. Aun­que el na­ti­vo de Nue­va Jer­sey, de 67 años, que pa­re­ce ha­ber na­ci­do pa­ra in­ter­pre­tar al Hom­bre de Ne­gro, no tie­ne que fil­mar has­ta la no­che, ha acep­ta­do acer­car­se a Me­lody Ranch, en don­de se gra­ba par­te de la am­bi­cio­sa se­rie de HBO só­lo pa­ra en­con­trar­se con la pren­sa. Es­te ac­tor de ros­tro in­con­fun­di­ble, que ha si­do una pre­sen­cia ha­bi­tual en las pan­ta­llas des­de co­mien­zos de la dé­ca­da de los 80, no pa­re­ce sor­pren­di­do por la ex­tra­or­di­na­ria re­cep­ción que ha te­ni­do la pro­pues­ta del ma­tri­mo­nio que in­te­gran Jo­nat­han y Li­sa No­lan, quie­nes es­cri­ben y di­ri­gen ca­da epi­so­dio con un pre­su­pues­to su­fi­cien­te co­mo pa­ra fil­mar una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te: “Es­tá muy bien he­cha y te­ne­mos muy bue­nos ac­to­res”, co­men­ta Harris. “La tra­ma ar­gu­men­tal es muy com­pli­ca­da. Se pa­re­ce a Jue­go de tro­nos en el sen­ti­do de que no siem­pre sa­bes lo que es­tá pa­san­do, pe­ro no te im­por­ta, por­que to­do es­tá muy bien fil­ma­do, el va­lor de pro­duc­ción es muy al­to, la actuación es bue­na y en­tien­des lo que le ocu­rre a los per­so­na­jes en ca­da es­ce­na. Tal vez no ter­mi­nes de en­ten­der com­ple­ta­men­te de que va la co­sa, pe­ro te en­tre­tie­nes y no pue­des de­jar de mi­rar. Es un ti­po de na­rra­ción que in­tro­du­jo Jue­go de tro­nos en la cul­tu­ra po­pu­lar. No es que se le pa­rez­ca, pe­ro la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va es si­mi­lar y eso ha­ce que la au­dien­cia se sien­ta fa­mi­lia­ri­za­da”. Harris no son­ríe ni una so­la vez, co­mo si ex­pli­ca­ra una fór­mu­la ma­te­má­ti­ca.

El ac­tor cuen­ta que fue in­vi­ta­do a par­ti­ci­par mu­cho an­tes de que la se­rie se hi­cie­ra reali­dad, y que fue tan­ta la pa­sión que ex­hi­bían los No­lan, que de­ci­dió que ha­bía que ha­cer la prue­ba. Si bien le con­ta­ron los de­ta­lles prin­ci­pa­les, co­mo el he­cho de que, fue­ra del par­que te­má­ti­co don­de su­ce­de la ma­yo­ría de la ac­ción de la se­rie, su per­so­na­je era un mul­ti­mi­llo­na­rio y fi­lán­tro­po muy res­pe­ta­do por la co­mu­ni­dad, ad­mi­te que re­cién se en­te­ró de va­rios de­ta­lles más cuan­do ya se ha­bían gra­ba­do va­rios epi­so­dios, “co­mo la muer­te de mi es­po­sa y que yo soy el due­ño del lu­gar”. Y, aun­que mu­chos pue­dan ha­ber­lo vis­to co­mo el vi­llano de la se­rie, Harris des­mien­te ca­te­gó­ri­ca­men­te que ése sea el ca­so: “En el fon­do to­dos so­mos co­mo el Hom­bre de Ne­gro —re­fle­xio­na y agre­ga—. Tal vez de eso se tra­ta el par­que. Ob­via­men­te, es­te hom­bre tie­ne al­gu­nos de­mo­nios con los que tie­ne que li­diar, pe­ro ésa es la ra­zón por la que le fas­ci­na ese si­tio”.

“Es cla­ro que du­ran­te la pri­me­ra tem­po­ra­da se le per­ci­be co­mo tal por­que no tra­ta bien a es­tos se­res ar­ti­fi­cia­les —ex­pli­ca—. Pe­ro en es­tos nue­vos epi­so­dios van a su­ce­der al­gu­nas co­sas que van a cam­biar la per­cep­ción de la au­dien­cia”, pro­me­te, aun­que du­da an­tes de se­guir ha­blan­do de lo que ven­drá. Cuan­do se le men­cio­na que un ra­to an­tes Evan Ra­chel Wood, quien tam­bién ha es­ta­do por allí, fue ge­ne­ro­sa con los se­cre­tos, se aflo­ja y con­fie­sa: “Hay gran­des cam­bios, por­que aho­ra los se­res hu­ma­nos pue­den mo­rir. Es al­go que mi per­so­na­je siem­pre ha que­ri­do que ocu­rrie­ra. Eso im­pli­ca que las si­tua­cio­nes que se pre­sen­tan se han vuel­to mu­cho más pe­li­gro­sas y los desafíos que de­be en­fren­tar son mu­cho ma­yo­res. El Hom­bre de Ne­gro tie­ne un ob­je­ti­vo muy es­pe­cí­fi­co, del que, por aho­ra, no pue­do ha­blar”, di­ce con se­que­dad. Si bien en su vas­ta ca­rre­ra, sal­pi­ca­da por cua­tro no­mi­na­cio­nes al Óscar, los wes­terns han si­do una ex­cep­ción, Harris se de­cla­ra un ab­so­lu­to fan del gé­ne­ro: “Cre­cí mi­ran­do te­le­vi­sión en las dé­ca­das de los 50 y los 60, y no me per­día nin­gu­na se­rie del Le­jano Oes­te. Allí ha­bía una sim­pli­ci­dad que se ha per­di­do. No ha­bía ce­lu­la­res, te­le­vi­sión ni ra­dio. Sim­ple­men­te ha­bía que en­con­trar la for­ma de so­bre­vi­vir. Y por su­pues­to, yo ju­ga­ba a los in­dios y va­que­ros cuan­do era ni­ño. Aho­ra que ya soy vie­jo, lo si­go ha­cien­do, y crée­me, si­gue sien­do igual de di­ver­ti­do”, di­ce.

Y al pa­re­cer, tam­bién su tra­ba­jo lo dis­fru­ta mu­cho el ca­si sep­tua­ge­na­rio: “Fil­mar aquí, en Me­lody Ranch, vuel­ve to­do más di­ver­ti­do”, di­ce Harris y ela­bo­ra: “Los sets son muy rea­lis­tas. Ade­más ayu­da el he­cho de que ten­go un muy buen ca­ba­llo. De to­dos mo­dos, las es­ce­nas de ex­te­rio­res las gra­ba­mos en Utah y, aquí en Ca­li­for­nia, no to­do se fil­ma en Me­lody Ranch, tam­bién va­mos a otras ha­cien­das que es­tán cer­ca. Pe­ro de una ma­ne­ra u otra, uno siem­pre sien­te que es­tá en el Le­jano Oes­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.