LA MÚ­SI­CA CO­MO OXÍ­GENO

Life and Style (México) - - LIFE / ENTREVISTA - TEX­TO JA­NI­NA PÉREZ ARIAS

Da igual el so­ni­do que se le ocu­rra a Ryūichi Sa­ka­mo­to, siem­pre lo re­pro­du­ce en el piano. Pio­ne­ro de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, a sus 66 años si­gue sien­do un me­ticu­loso e incansable com­po­si­tor, con una obra tan am­plia que in­clu­ye mú­si­ca in­ci­den­tal de fil­mes co­mo El úl­ti­mo em­pe­ra­dor (1987) o The Re­ve­nant (2015). Asen­ta­do por ra­zo­nes prác­ti­cas en Nue­va York des­de ha­ce más de 20 años, el mú­si­co y activista ja­po­nés echa a an­dar async, su dé­ci­mo sex­to ál­bum de es­tu­dio.

Cuá­les fue­ron los re­tos a los que

te en­fren­tas­te en async? —Mi ál­bum an­te­rior es de 2009, así que trans­cu­rrió ca­si una dé­ca­da en­tre uno y otro. Tu­ve tiem­po pa­ra ha­cer lo que qui­sie­ra, pe­ro la par­te más di­fí­cil fue dar­me cuen­ta de que no sa­bía lo que que­ría ha­cer... ¡y fue fan­tás­ti­co! In­ves­ti­gar, in­ten­tar tan­tas co­sas y sen­tir­me tan per­di­do fue una bue­na ex­pe­rien­cia, por­que, en reali­dad, yo no que­ría te­ner un plan de lo que de­be­ría ser la mú­si­ca. Que­ría ha­cer al­go que es­tu­vie­ra más allá de mi ima­gi­na­ción, que fue­ra al­go anor­mal en mí, pe­ro que, al mis­mo tiem­po, pro­vi­nie­ra de muy aden­tro. —Tras su­pe­rar el cán­cer, crees que tie­nes un nue­vo sen­ti­do de la ur­gen­cia? —Des­pués de pa­sar por esa en­fer­me­dad tan se­ria (cán­cer de oro­fa­rin­ge), sien­to más real la li­mi­ta­ción del tiem­po, así que mi sen­ti­do de la ur­gen­cia se ha he­cho más pal­pa­ble. He he­cho tan­tas co­sas tan in­ne­ce­sa­rias, co­mo ac­tuar en pe­lí­cu­las o ser mo­de­lo, pe­ro la mú­si­ca es lo más im­por­tan­te. Me sien­to afor­tu­na­do por­que aún den­tro de mí si­go sin­tien­do un gran de­seo de ha­cer más mú­si­ca. Quie­ro más, más y más. —¿El con­cep­to desa­rro­lla­do en async te abre a otras po­si­bi­li­da­des?

—El con­cep­to de async se ba­sa en la “asin­cro­ni­za­ción”, y po­see mu­chos po­ten­cia­les. Des­de la pu­bli­ca­ción del ál­bum tam­bién he es­ta­do rea­li­zan­do ins­ta­la­cio­nes en To­kio con la es­pe­ran­za de que és­te sea otro nue­vo ca­mino de async. Que­ría que la mú­si­ca se ge­ne­ra­se de ma­ne­ra tri­di­men­sio­nal, que el so­ni­do pro­vi­nie­ra de di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes, y la ins­ta­la­ción vie­ne a ser la for­ma ideal pa­ra re­pre­sen­tar el con­cep­to del ál­bum. —¿Te gus­ta ser una ins­pi­ra­ción pa­ra tan­tas per­so­nas? —Una de las ra­zo­nes por las que aún ha­go mú­si­ca es pa­ra po­der com­par­tir­la. De otra ma­ne­ra, se­ría com­po­ner so­la­men­te pa­ra mí. Abri­go la es­pe­ran­za de que mi mú­si­ca pue­da es­ti­mu­lar e ins­pi­rar a la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.