NICOLAS BARETZKI

Life and Style (México) - - ENTREVISTA -

Lle­va po­co más de un año co­mo CEO de Mont­blanc, no obs­tan­te, es un ve­te­rano en la in­dus­tria y, so­bre to­do, en gru­po Ri­che­mont. Du­ran­te el Sa­lon In­ter­na­tio­nal de la Hau­te Hor­lo­ge­rie, en Gi­ne­bra, nos con­tó so­bre la nue­va co­lec­ción 1858, el es­pí­ri­tu in­no­va­dor in­he­ren­te a la fir­ma, y su pie­za fa­vo­ri­ta de la co­lec­ción.

Mont­blanc es bien iden­ti­fi­ca­do por su es­pí­ri­tu in­no­va­dor, ¿có­mo es que la fir­ma com­bi­na es­ta vi­sión con su le­ga­do?

Cuan­do ana­li­zo có­mo ma­ne­jar am­bos as­pec­tos, tra­di­ción e in­no­va­ción, pien­so en la his­to­ria de Mont­blanc y có­mo la fir­ma fue crea­da a par­tir de una vi­sión in­no­va­do­ra. Fue fun­da­da por tres hom­bres que en sus via­jes, por ejem­plo, a Es­ta­dos Uni­dos, des­cu­brie­ron nue­vas tec­no­lo­gías e ideas. Es al­go que se ha man­te­ni­do a lo lar­go de la his­to­ria de la fir­ma, fui­mos los pri­me­ros en in­cor­po­rar un clip a los ins­tru­men­tos de es­cri­tu­ra. Mont­blanc siem­pre ha in­no­va­do y es a par­tir de es­te ras­go que he­mos cons­trui­do nues­tro le­ga­do.

¿Cuál fue el pro­ce­so crea­ti­vo de­trás del desa­rro­llo de la co­lec­ción 1858,?

De­ci­di­mos acer­car­nos a los re­lo­jes de una ma­ne­ra muy sis­te­má­ti­ca, nos cen­tra­mos mu­cho en la his­to­ria de la ma­nu­fac­tu­ra de Mi­ner­va, que cum­ple 160 años de exis­ten­cia. En ella iden­ti­fi­ca­mos mu­chos pe­rio­dos re­pre­sen­ta­ti­vos y de gran ac­ti­vi­dad, uno de ellos, la dé­ca­da de 1930, un pe­rio­do en el que se desa­rro­lla­ron mu­chos re­lo­jes mi­li­ta­res, di­se­ña­dos pa­ra ser usa­dos en ex­te­rio­res, con una es­fe­ra su­ma­men­te le­gi­ble, una ca­ja muy ro­bus­ta y un mo­vi­mien­to pen­sa­do pa­ra es­te ob­je­ti­vo.

¿Cuál es tu re­loj fa­vo­ri­to de es­te año?

En ca­da co­lec­ción te­ne­mos una pie­za ex­cep­cio­nal, una que co­nec­ta, pre­ci­sa­men­te, la in­no­va­ción con nues­tro le­ga­do. Uno de mis fa­vo­ri­tos es jus­to el que es­toy usan­do (Mont­blanc Ti­me Wal­ker Ma­nu­fac­tu­re Ch­ro­no­graph), es un re­loj ro­bus­to, con un di­se­ño fuer­te, que re­in­ter­pre­ta los cro­nó­gra­fos em­ble­má­ti­cos his­tó­ri­cos con la icó­ni­ca es­fe­ra “pan­da” de tres con­ta­do­res. Tam­bién me en­can­ta el Mont­blanc Star Le­gacy Full Calendar, par­te de una lí­nea ins­pi­ra­da en el ex­tra­or­di­na­rio pa­tri­mo­nio de Mi­ner­va que se re­mon­ta a 1858. La le­gi­bi­li­dad de las es­fe­ras, muy im­por­tan­te en la épo­ca, se man­tie­ne.

¿Cuá­les crees que sean los cam­bios que ve­re­mos los pró­xi­mos años en la in­dus­tria re­lo­je­ra?

Des­de ha­ce tiem­po, la in­dus­tria se ha con­cen­tra­do en pro­veer de un va­lor ade­cua­do a sus re­lo­jes; de po­si­cio­nar­se a tra­vés del pre­cio an­te los con­su­mi­do­res. Yo no ten­go nin­gún te­mor de los cam­bios que es­to re­pre­sen­ta pa­ra el sec­tor de la al­ta re­lo­je­ría, veo un fu­tu­ro bri­llan­te pa­ra la in­dus­tria.

MONT­BLANC S TAR L EGACY F U L L CALENDAR Ca­ja: 42 mm en ace­ro inoxi­da­ble. Mo­vi­mien­to: au­to­má­ti­co. Co­rrea: piel de ali­gá­tor azul Sfu­ma­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.