UN SUENO EN TRES LE­TRAS

Life and Style (México) - - PLAY / AUTOS -

Ma­ne­ja­mos en Bar­ce­lo­na la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción del Mer­ce­des-Benz CLS, un au­to que re­su­me el lu­jo mo­derno: exclusividad, tec­no­lo­gía y ver­sa­ti­li­dad.

Un es­pa­cio de la ter­mi­nal in­ter­na­cio­nal del ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na es el ele­gi­do por la mar­ca ale­ma­na pa­ra for­mar la nue­va ge­ne­ra­ción de uno de los au­tos que más nos emo­cio­na des­de ha­ce 15 años. Nos urge ma­ne­jar­lo, así que, uno tras otro, co­mo sol­da­dos de ba­ta­llón, for­man a las dos nue­vas joyas de la in­ge­nie­ría au­to­mo­triz: el Mer­ce­des-Benz CLS 450 4MATIC y el Mer­ce­des-AMG CLS 53 4MATIC+. Las dos ver­sio­nes que pro­ba­mos en la ca­pi­tal de Ca­ta­lu­ña y sus al­re­de­do­res ya es­tán dis­po­ni­bles en el mer­ca­do me­xi­cano.

De in­me­dia­to, an­tes de arran­car­lo, me doy cuen­ta que el di­se­ño ha cam­bia­do. No hay cor­tes brus­cos en la ca­rro­ce­ría, por el con­tra­rio, lí­neas lim­pias do­mi­nan to­do el cha­sis. Es­té­ti­ca y ae­ro­di­ná­mi­ca. Ae­ro­di­ná­mi­ca y es­té­ti­ca. Los con­cep­tos que han dis­tin­gui­do a es­te mo­de­lo no se han per­di­do, só­lo se han per­fec­cio­na­do. To­do tie­ne sen­ti­do cuan­do me ex­pli­can que és­te fue el co­che ele­gi­do por los di­rec­ti­vos pa­ra in­tro­du­cir el nue­vo len­gua­je Mer­ce­des-Benz: di­se­ño ní­ti­do. Sus ras­gos más lla­ma­ti­vos son la for­ma de la pa­rri­lla, en for­ma de ti­bu­rón, con un con­torno que se en­san­cha ha­cia aba­jo y en la par­te fron­tal se in­cli­na ha­cia de­lan­te. Los fa­ros an­chos le dan un to­que muy de­por­ti­vo que sin per­der su ele­gan­cia.

En 2003, con el CLS, Mer­ce­des-Benz creó un nue­vo seg­men­to de mer­ca­do al in­tro­du­cir un vehícu­lo que com­bi­na­ba la pre­sen­cia, la cla­se y el di­na­mis­mo de un coupé con la co­mo­di­dad y fun­cio­na­li­dad de un se­dán. Hoy, esa vi­sión rin­de fru­tos en la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción del CLS con un au­to que, po­de­mos afir­mar, lo tie­ne to­do.

Al in­te­rior, con ries­go de so­nar ba­nal, quie­ro ha­cer hin­ca­pié en la in­ge­nie­ría so­no­ra de es­te mo­de­lo. No se es­cu­cha nin­gún rui­do, aún con el au­dio apa­ga­do. Cla­ro, al mo­men­to de en­cen­der las bo­ci­nas pa­re­ce que es­ta­mos en la sa­la de con­cier­tos de la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín. El pa­nel tác­til es otra de las ma­ra­vi­llas: en dos pan­ta­llas uni­das ho­ri­zon­tal­men­te, el con­duc­tor pue­de ma­ne­jar to­das las fun­cio­nes pa­ra te­ner la me­jor ex­pe­rien­cia de con­fort y rea­li­zar los ajus­tes ne­ce­sa­rios, ofre­cien­do una res­pues­ta in­tui­ti­va e in­me­dia­ta. No de­ja de ser un au­to de lu­jo, tam­po­co un de­por­ti­vo ni un Mer­ce­des-Benz.

Pe­ro ha­ble­mos de los dos mo­de­los que ma­ne­ja­mos. Las ca­lles de Bar­ce­lo­na sir­vie­ron pa­ra me­dir el ren­di­mien­to en una si­tua­ción de trá­fi­co si­mi­lar al de Mé­xi­co, mien­tras que la ru­ta ha­cia la es­pec­ta­cu­lar mon­ta­ña Mon­tse­rrat fue cla­ve pa­ra pro­bar el desem­pe­ño con ma­yor li­ber­tad pa­ra pi­sar el ace­le­ra­dor. El Mer­ce­des-Benz CLS 450 4MATIC cuen­ta con de­ta­lles que, acep­te­mos, son fac­to­res de de­ci­sión de com­pra: fa­ros LED Hig­hPer­for­man­ce, llan­tas de alea­ción de 18 pul­ga­das con llan­tas más an­chas en la par­te tra­se­ra, de­tec­tor de cam­bio de ca­rril, in­di­ca­dor de ve­lo­ci­dad lí­mi­te, ilu­mi­na­ción de am­bien­te —¡aho­ra las lu­ces in­clu­yen los di­fu­so­res de ven­ti­la­ción que, a su vez, re­mi­ten a la tur­bi­na de un avión—, ser­vi­cios de co­nec­ti­vi­dad y un mo­tor de 367 hp. Es un au­to al que no le fal­ta na­da, sin em­bar­go, al po­ner un pie en la ver­sión AMG, na­da vuel­ve a ser igual. Pa­ra em­pe­zar, el ca­ba­lla­je au­men­ta a 435, pe­ro hay otros de­ta­lles que lo co­lo­can a la van­guar­dia de los de­por­ti­vos que tan­to nos emo­cio­nan. Ofre­ce so­bre­ali­men­ta­ción do­ble me­dian­te un tur­bo­com­pre­sor por ga­ses de es­ca­pe y un com­pre­sor adi­cio­nal eléc­tri­co. Es un mons­truo en ca­rre­te­ra y un ca­ba­lle­ro en la ciu­dad, no en Bar­ce­lo­na o en la Ciu­dad de Mé­xi­co, sino en to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.