EL ORI­GEN DE L A CREA­TI­VI­DAD

Al igual que cuan­do lan­zó el re­loj Santos, en 1904, C ar ti er da otra lec­ción de in­no­va­ción en la in­dus­tria re­lo­je­ra con The So­cial Lab, un ge­ne­ra­dor de ideas y con­ver­sa­ción.

Life and Style (México) - - EXPERIENCIAS -

El pri­mer re­loj de mu­ñe­ca de la era mo­der­na fue el Santos, de Car­tier. Na­ció por ins­pi­ra­ción de una de las men­tes más in­quie­tas del si­glo XX, Al­ber­to Santos Du­mont, el osa­do pi­lo­to bra­si­le­ño que re­que­ría un re­loj fun­cio­nal pa­ra con­tro­lar el tiem­po de vue­lo du­ran­te sus pri­me­ras —y te­me­ra­rias— aven­tu­ras. La in­no­va­ción fue el eje de es­ta nue­va pie­za: su for­ma cua­dra­da y los tor­ni­llos a la vis­ta rom­pían con to­dos los có­di­gos es­té­ti­cos de la épo­ca. Fue una re­vo­lu­ción en to­dos los sen­ti­dos.

Es­te año, tras pre­sen­tar en enero la nue­va ver­sión del Santos du­ran­te el Sa­lon In­ter­na­tio­nal de la Hau­te Hor­lo­ge­rie, Car­tier de­ci­dió de­jar­se guiar, nue­va­men­te, por la au­da­cia y la crea­ti­vi­dad. Es­ta vez, su pro­pues­ta lle­vó el nom­bre de The So­cial Lab, un con­cep­to que de­fi­ne la ar­qui­tec­tu­ra del Santos ac­tual. Du­ran­te tres días, el Pier 48 de San Fran­cis­co se con­vir­tió en un es­pa­cio de in­ter­ac­ción en­tre men­tes au­da­ces, es­ti­mu­la­das por con­ver­sa­cio­nes en las que el con­fort, la fun­cio­na­li­dad y el di­se­ño tu­vie­ron un pa­pel pro­ta­go­nis­ta.

EPI­CEN­TRO DE INS­PI­RA­CIÓN

“To­dos te­ne­mos que rein­ven­tar­nos... lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra sa­lir­nos con la nues­tra”, afir­ma Larry Jack­son, je­fe de Con­te­ni­do de Ap­ple Mu­sic. Es­tá sen­ta­do en me­dio de una sa­la de au­dio cons­trui­da con la me­jor tec­no­lo­gía mu­si­cal dis­po­ni­ble. Al fon­do se es­cu­cha una play­list crea­da por Chaz Bear, el ta­len­to­so mú­si­co de­trás del pro­yec­to To­ro y Moi, que bus­ca ex­pli­car, a tra­vés de los so­ni­dos, por qué San Fran­cis­co ha si­do una ciu­dad mar­ca­da his­tó­ri­ca­men­te por la crea­ti­vi­dad. Larry ex­pli­ca que es­ta­mos en un hub so­cial, cul­tu­ral y tec­no­ló­gi­co. “San Fran­cis­co es tan di­ver­so que de

aquí han sur­gi­do ban­das tan di­ver­sas co­mo icó­ni­cas, co­mo Gra­te­ful Dead, Me­ta­lli­ca o Green Day”, ase­gu­ra. Más tar­de, se unió a la con­ver­sa­ción Es De­vlin, una de las más re­co­no­ci­das di­se­ña­do­ras de es­ce­na­rios pa­ra con­cier­tos, que ha co­la­bo­ra­do con Be­yon­cé, Kan­ye West y Ade­le, así co­mo fas­hion shows, ópe­ras en el Met y La Sca­la, ade­más de obras de tea­tro con Be­ne­dict Cum­ber­batch y Ca­rey Mu­lli­gan. La con­ver­sa­ción no te­nía un te­ma de­fi­ni­do, pe­ro sí un eje en co­mún: la crea­ti­vi­dad.

Otra de las plá­ti­cas, ti­tu­la­da “Di­se­ñan­do sue­ños”, fue una lec­ción de có­mo en­fren­tar los re­tos en las in­dus­trias crea­ti­vas. Ahí par­ti­ci­pa­ron la pro­pia De­vlin, jun­to con el ac­tor Idris El­ba y la di­rec­to­ra/ar­tis­ta in­gle­sa Sam Tay­lor-John­son. Du­ran­te el in­ter­cam­bio de ideas, los va­lo­res de­trás del re­no­va­do re­loj de Car­tier sa­lie­ron a re­lu­cir: que­dó cla­ro que los tér­mi­nos bold and fear­less —“atre­vi­do” e “in­tré­pi­do”—, en los que se ba­sa el men­sa­je de la mai­son pa­ra el Santos, apli­can pa­ra dis­tin­tas in­dus­trias y son cla­ve pa­ra los lí­de­res de és­tas. “Cuan­do con­cen­tras tu men­te en al­go, su­ce­den co­sas in­creí­bles”, di­jo el ac­tor.

El li­ne-up de ce­le­bri­da­des, mo­de­los, ar­tis­tas, di­se­ña­do­res, ar­qui­tec­tos y de­más que pre­sen­tó The So­cial Lab man­dó un men­sa­je cla­ro a la in­dus­tria re­lo­je­ra: el ADN de Car­tier nun­ca de­ja­rá de in­no­var y mar­car el rit­mo en el mun­do del lu­jo.

Fue­ron dos días de apren­di­za­jes y ex­pe­rien­cias que re­fle­ja­ron la fi­lo­so­fía de­trás del Santos. Con­ver­sa­cio­nes que no sa­bía­mos de qué iban, pe­ro que nos de­ja­ron con el me­jor sa­bor de bo­ca, en un am­bien­te ac­ti­vo, di­se­ña­do pa­ra dis­fru­tar­se.

Fi­nal­men­te, un acier­to de es­te la­bo­ra­to­rio fue que to­dos los pro­ta­go­nis­tas mos­tra­ban aper­tu­ra a nue­vas ideas y a in­ter­ac­tuar con los asistentes. Las pre­gun­tas y res­pues­tas flu­ye­ron en am­bos sen­ti­dos por­que, al fin y al ca­bo, las gran­des ideas y las con­ver­sa­cio­nes son icó­ni­cas y atem­po­ra­les, co­mo la nue­va ver­sión del Santos, de Car­tier.

LAS GRAN­DES LI­GAS DE LA CREA­TI­VI­DAD. Larry Jack­son, je­fe de Con­te­ni­do de Ap­ple Mu­sic, ha­bló de las atre­vi­das ideas que na­cen en el te­rreno mu­si­cal de San Fran­cis­co.

S ANTOS D E C A R T I E R Mo­de­lo me­diano en oro ama­ri­llo y ace­ro. Mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co. Co­rrea y bra­za­le­te in­ter­cam­bia­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.